(ir al contenido)

Instituto de
Salud Pública y Laboral de Navarra

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Technorati
  • Google
  • Facebook
  • Yahoo

contacto de esta sección

Promoción de la Salud

Leyre, 15

31003  Pamplona

Tfno.: 848 42 34 50

Fax: 848 42 34 74

isp.promocion@navarra.es

Prevención del inicio

Crecer sin tabaco / Prevenir el tabaquismo en jóvenes

Hace más de medio siglo que existen evidencias de que el tabaco mata. Pese a múltiples informes y recomendaciones, apenas transcurre un día sin que se presente otro estudio con nuevas pruebas sobre los riesgos que implica el tabaco y el humo del tabaco pero, al mismo tiempo, miles de jóvenes del mundo entero prueban su primer cigarrillo, lo que frecuentemente les precipita hacia una adicción que durará toda la vida y que causará más adelante múltiples enfermedades acortando su vida. El tabaquismo en jóvenes puede causar tempranamente enfermedades del corazón, puede dañar los pulmones de inmediato y puede causar cáncer.

A pesar de que actualmente las personas jóvenes disponen de mucha información, ocurre que muchos medios de comunicación, a la vez que advierten de los peligros del tabaco, emiten mensajes de que fumar es lo más, algo audaz y de personas adultas. Esta es una de las razones por la cuales miles de menores fuman su primer cigarrillo. Se conoce que casi el 90% de estos nuevos consumidores de tabaco fuman su primer cigarrillo antes de los 18 años y el 99% antes de los 26.

En Navarra en 2013, al igual que en otros países cercanos, el porcentaje de jóvenes que fuman viene disminuyendo anualmente, si bien el descenso es mayor en los chicos que en las chicas: 21,3 de cada 100 jóvenes fuman diariamente y por primera vez en la epidemia del tabaco, las chicas de edades entre 14 y 23 años fuman más que los chicos, destacando de forma especialmente negativa el grupo de chicas más jóvenes entre 14 y 18 años que duplica el porcentaje de los chicos.

¿POR QUÉ LOS Y LAS JÓVENES CONSUMEN TABACO?

Adolescentes y jóvenes empiezan a consumir tabaco por muchas y variadas razones.

La industria tabaquera. Hoy ya fuman menos personas adultas por haberlo dejado o porque la mitad de las personas fumadoras mueren a largo plazo por enfermedades causadas por el tabaquismo. Las compañías tabaqueras buscan jóvenes para reemplazar a esos fumadores y fumadoras. Desarrollan numerosas estrategias de mercado para captar nuevos consumidores que prueben sus productos y así continúen consumiendo.

Las compañías tabaqueras usan múltiples métodos y gastan gran cantidad de dinero para convencer a los y las jóvenes de que consumir tabaco es algo que está bien y es atractivo. Mantener precios bajos, productos que sean fáciles de comprar, uso de los medios de comunicación, medios digitales, revistas, diseñar productos atractivos para los jóvenes como cigarrillos pequeños, con sabores, y nuevos productos de tabaco sin humo como los cigarrillos electrónicos, son estrategias utilizadas para captar nuevos clientes y que pueden causar problemas de salud, llevar a la adicción a la nicotina y fumar en el futuro.

Para incentivar el consumo de tabaco entre las mujeres han asociado el hecho de fumar con ideas de liberación e igualdad, aunque la realidad es que al igual que en los hombres, el tabaco produce adicción, enfermedad y muerte.

Actualmente, la irrupción en el mercado de nuevos productos de tabaco sin humo (tabaco de mascar, el snus y los llamados cigarrillos electrónicos o e-cigarrillos, hace de los jóvenes un blanco especial para seguir consumiendo sustancias como la nicotina que crean una gran dependencia. Se conoce que la mayoría de jóvenes que consumen productos de tabaco sin humo también fuman cigarrillos.

Vulnerabilidad de las personas jóvenes y adultas jóvenes. La adolescencia y el comienzo de la edad adulta son las épocas más susceptibles para empezar a consumir tabaco; en estas etapas la influencia de la publicidad es mayor que en las personas adultas y también se está más dispuesto a asumir riesgos incluso con la salud, piensan que nada les puede hacer daño. Además fumar se presenta como norma social en personas que se perciben como atractivas, sofisticadas, rebeldes y divertidas, y los adolescentes con frecuencia responden copiando su comportamiento. Si su padre o madre, hermanos o hermanas y o amistades fuman, la posibilidad de fumar aumenta. Además son más sensibles a la nicotina, cuanto más jóvenes se inicien mayor probabilidad tienen de desarrollar adicción y de que su nivel sea mayor.

Influencias físicas. La nicotina es tan adictiva como la heroína y la cocaína y la sensibilidad de las personas jóvenes a la nicotina puede hacer caer en la dependencia antes que a las adultas. También hay evidencia de que la genética puede dificultar más que algunos jóvenes dejen de fumar una vez que empiezan.

Normas sociales y ambientales. Muchas normas sociales influyen y facilitan el fumar: la permisividad de fumar en público, la accesibilidad, la publicidad encubierta en medios de comunicación masivos, películas, juegos de vídeo y revistas llamativas…

En los últimos años se ha ido ganando consenso social y se han ido limitando los espacios públicos en los cuales ya no se puede fumar: lugares de trabajo, bares, restaurantes, escuelas, hospitales, transporte público, lugares públicos cerrados…, y son los espacios privados como la casa y el coche los lugares en los cuales se dan las exposiciones más altas al humo del tabaco, sobre todo en niños y niñas que no tienen capacidad de elegir.

EL TABAQUISMO ES UNA EPIDEMIA QUE SE PUEDE PREVENIR

El tabaquismo es una epidemia que se puede prevenir. Podemos ayudar a los y las adolescentes y adultos jóvenes a decir no al tabaco. Si las personas jóvenes no empiezan a consumir tabaco antes de los 26 años, lo más probable es que nunca lo consumirán.

La buena noticia es que hay muchas cosas que podemos hacer: crear un mundo en que consumir productos de tabaco sea la excepción y no la norma, educar y ayudar a elegir opciones saludables, programas educativos escolares, campañas de medios de comunicación, dar ejemplo como personas adultas evitando consumir tabaco y ofrecer ayuda para dejar de fumar en el caso de que ya se esté fumando.

Y también tomar algunas medidas para hacer más difícil que las personas jóvenes consuman tabaco, como: aumentar el precio de los productos de tabaco, y respetar las leyes que prohíben la venta a menores, proteger a la gente del humo del tabaco y limitar aún más el patrocinio, la promoción y la publicidad de estos productos dirigida a jóvenes.

Muchos estados y comunidades llevan tiempo poniendo en marcha programas de prevención para jóvenes y tienen políticas de control del tabaquismo que incluyen todas o parte de estas medidas que han demostrado ser eficaces en la prevención de inicio del consumo de tabaco y en la lucha contra el tabaquismo.

¡ES POSIBLE CRECER SIN TABACO!

LA JUVENTUD ES EL MEJOR MOMENTO PARA DEJAR DE FUMAR, LAS PERSONAS FUMADORAS QUE DEJAN DE FUMAR ANTES DE LOS 30 AÑOS REPARARÁN LA MAYORÍA DE LOS AÑOS A LA SALUD CAUSADOS POR EL TABAQUISMO.

Juventud navarra y consumo de tabaco / Datos de la Encuesta Navarra de Juventud y Salud 2013

Si vemos la evolución de los últimos 25 años, referidos a jóvenes de 15-25 años en Navarra, los datos de las encuestas navarras de juventud 2007 y 2013 comparables con las encuestas de la Fundación Bartolomé de Carranza desde 1986 hasta 2002, nos ofrecen la siguiente perspectiva:


ampliar imagen

Como se puede observar, el número de jóvenes que fuman diariamente aunque venía descendiendo desde 1986, es a partir del 1997 cuando comienzan los descensos más acusados. En el año 1997 el número de personas que no fuman nada comienza a ser más elevado que las que fuman.

Señalar que en estos períodos de tiempo se pusieron en marcha en Navarra el Plan Foral de Acción sobre el tabaco 2001-2005 vigente hasta el 2010 y las leyes 28/2005 y 42/2010 de medidas sanitarias frente al tabaquismo. Previamente y desde finales de los 80 los y las profesionales de atención primaria de salud venían trabajando en la prevención a través del Consejo y la oferta de programas de ayuda a dejar de fumar. En diferentes centros escolares también se viene trabajando desde hace años la prevención de inicio al tabaquismo.

Consumo actual

En el colectivo de jóvenes de 14-29 años de Navarra al igual que en otros colectivos, se dan cuatro situaciones frente al tabaco: la de quienes nunca han fumado, la de quienes fuman ocasionalmente, la de quienes fuman diariamente y las personas exfumadores (antes han fumado y han dejado de fumar).

Personas que consumen diariamente


ampliar imagen

Destaca especialmente el hecho de que por primera vez en la historia de la epidemia del tabaco, desaparecen prácticamente las diferencias entre sexos. En el 2007 los chicos fumaban más que las chicas y en el año 2013 prácticamente se han igualado (21,6 chicos y 21,1chicas).

Datos comparados del 2013 respecto al 2007


ampliar imagen

Como se puede ver en la gráfica, sube el número de personas que nunca ha fumado y de exfumadores y desciende el número de personas que fuman todos los días y ocasionalmente. En cuanto a sexos, el número de chicos y chicas que fuman ocasionalmente es prácticamente igual y las chicas han dejado de fumar en menor proporción que los chicos.

Consumo de tabaco por grupos de edad en porcentaje


ampliar imagen

Si observamos la tabla, el aumento del consumo de tabaco se produce con la edad, el grupo de edad con porcentaje más alto de personas fumadoras es el de 24-29 años, los cuales fuman el 31,1%, siendo el único grupo de edad en el que los chicos fuman más que las chicas.

Se valora de forma positiva el hecho de que un número cada vez mayor de jóvenes declare no haber fumado nunca (59%). Así mismo, desciende la población fumadora ocasional a un 8,4%.

Frente a la tendencia positiva general de disminución de consumo diario de tabaco, del consumo ocasional y también del número de personas exfumadoras, destaca el hecho de que aunque la media de chicas que fuman es prácticamente igual que la de los chicos, en el grupo de edad de 14-23 años, las chicas fuman más que los chicos.

Aunque el porcentaje de jóvenes menores de 18 años que fuman diariamente también ha descendido, es preciso señalar que el 7,9% de la población menor de 18 años fuma a diario, siendo el porcentaje de mujeres el doble que el de varones.

La edad de inicio al consumo de tabaco

La edad de inicio al consumo de tabaco es decisiva para la política de prevención. Su retraso en el tiempo es uno de los objetivos clave de los programas preventivos y su adelanto por contra, uno de los logros de las campañas de márketing de las industrias tabaqueras.

En relación con la edad de inicio, se mantiene respecto a la del 2007, siendo de15, 4 años. La edad de inicio de un consumo diario es de 16,5 años y en 2007era de 16,9 años.

Jóvenes que han dejado el tabaco, jóvenes exfumadores y exfumadoras

En cuanto a jóvenes que han dejado de fumar, se mantiene el porcentaje de población ex fumadora respecto a la encuesta de 2007 (11,3%), siendo estos porcentajes más altos en los grupos de más edad. La principal causa para dejar de fumar son los motivos económicos, entre los que encuentra el precio del tabaco.

Descargar Encuesta Navarra de Juventud y Salud 2013. Pdf

Materiales

- Hacia una generación sin tabaco

- Cómo proteger a niños y niñas del humo del tabaco

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web