(ir al contenido)

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Pabellones

  

El hospital de Navarra está conformado por un conjunto de pabellones de escasa altura que se distribuyen en un recinto ajardinado, originalmente cerrado con un muro que hoy puede verse en algunos tramos.

Se inicia su construcción en 1906, gracias a la donación de D.ª Concepción Benítez Ruiz, que en sus peticiones dice querer "construir un hospital en pabellones separados por jardines; aislar los sexos, las enfermedades, y cuando convenga y sea hacedero a los mismos pacientes; proporcionándoles a pedir de higiene, luz, aire y espacio; paseos vastos y alegres a los capaces de andar; y a los incapaces de tanto movimiento, a lo menos agradable y recreadora vista".

Así que desde el inicio ya se contempla el jardín como parte importante del hospital y del proceso de recuperación de los enfermos. Inicialmente se construyen los pabellones A, B, C y D, separados entre sí, que se unirán más tarde a través del edificio de entrada y el pabellón N. Posteriormente se han ido desarrollando con ampliaciones y construcción de pabellones nuevos. Actualmente se nombran con letras excepto algunos como el Azul y el Blanco.

Destacamos por su singularidad:

  • El Pabellón E o también llamado "El caracol" por la forma de las escaleras y corredor exterior que lo rodea. Fue inicialmente utilizado para el ingreso de los enfermos de tuberculosis, y para poder visitarlos sin ser contagiado las visitas se realizaban por las escaleras y corredor exterior.
  • Un pequeño pabellón que aunque está pintado de azul no lleva ese nombre, destaca por su especial tipología arquitectónica. Parece ser una pequeña maqueta representativa del tipo de arquitectura que se utilizaría en el resto de los pabellones. Durante un tiempo se utilizó como laboratorio experimental para el estudio de enfermedades.
  • La capilla. Tras el edificio principal y en el centro del jardín, se encuentra una pequeña capilla de piedra. Inaugurada en 1913 está construida en una mezcla de estilos neorrománico y bizantino. Para su construcción se utilizó piedra de Peralta. En su interior alberga imágenes de santos relacionados con los enfermos, como San Antonio y San Camilo así como de los patronos San Fermín y San Francisco Javier. Actualmente se ha añadido en la puerta de entrada una imagen de San Miguel.

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web