(ir al contenido)

Instituto de
Salud Pública y Laboral de Navarra

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Technorati
  • Google
  • Facebook
  • Yahoo

contacto de esta sección

Sanidad Ambiental

Leyre, 15

31003 Pamplona

Tel.: 848 42 34 59

Fax: 848 42 85 04

ispsanam@navarra.es

Campos electromagnéticos (CEM de 50 Hz)

¿Dónde se originan los CEM de 50 Hz?

Los campos eléctricos y magnéticos están presentes siempre que haya flujo de corriente eléctrica, en líneas y cables de transporte de energía, en centros de transformación, en instalaciones domésticas y en general en cualquier aparato eléctrico. Los tipos de frecuencia empleados en los sistemas eléctricos son 50 Hz para Europa y 60 Hz para Norteamérica, Cuba, Brasil y otros países.

¿Qué son los CEM de 50 Hz?

Hay que distinguir entre campos eléctricos y campos magnéticos. Los campos eléctricos se generan por cargas eléctricas, independientemente de que estén o no en movimiento y su intensidad se mide en voltios por metro (V/m). Algunos materiales comunes, como la madera o el metal, apantallan sus efectos. Además, las paredes de los edificios reducen considerablemente la intensidad de estos campos con respecto a la del exterior.

Los campos magnéticos se originan por el movimiento de las cargas eléctricas (es decir, una corriente) y su intensidad se expresa en amperios por metro (A/m), aunque en los estudios sobre campos electromagnéticos se suele utilizar una magnitud relacionada: la inducción magnética o densidad de flujo magnético que se mide en teslas (T) o, más comúnmente en microteslas (µT). A diferencia de los campos eléctricos, la mayoría de los materiales no atenúan a los campos magnéticos.

No obstante, una característica muy importante de estos CEM es que en ambos su intensidad alcanza su nivel más alto junto a la fuente y disminuye rápidamente conforme aumenta la distancia con respecto a la misma.

En general, las intensidades de campo eléctrico más elevadas se encuentran en las zonas situadas bajo las líneas de transporte de alta tensión. En el caso del campo magnético las mayores intensidades se detectan en las proximidades de motores u otros aparatos eléctricos.

¿Cuáles son los niveles de exposición más habituales generados por instalaciones de transporte y distribución de electricidad?

El transporte de electricidad a larga distancia se realiza mediante líneas eléctricas de alta tensión. Estas altas tensiones se reducen posteriormente mediante transformadores para su distribución local a los edificios, industrias u otras instalaciones.

En las zonas situadas bajo las líneas de conducción eléctrica el campo eléctrico puede llegar a ser de hasta 10 kV/m, mientras que el campo magnético a nivel del suelo puede ser del orden de varios µT.

No obstante, la intensidad de los CEM se reduce al aumentar la distancia a las líneas eléctricas de tal forma a unos 100 metros de distancia ésta podría resultar del mismo orden que la de zonas mucho más alejadas de ellas.

Los valores más habituales se indican en las tablas siguientes, teniendo en cuenta que los niveles de exposición efectivos varían considerablemente dependiendo de los valores de la tensión, de la intensidad de la corriente, de la configuración de los conductores, de la distancia del conductor más próximo al suelo y de otros factores.

¿Cuáles son los niveles de exposición más habituales en las viviendas?

Las fuentes principales de CEM en las viviendas son el cableado y los electrodomésticos. En el caso de viviendas alejadas de líneas de conducción eléctrica la intensidad del campo magnético generado por dichas fuentes puede llegar a ser de hasta 0,2 µT y la intensidad del campo eléctrico suele ser menor de 30 V/m.

El campo eléctrico existe incluso cuando el aparato eléctrico no está en funcionamiento pero el campo magnético solamente se origina cuando si lo está y por tanto fluye la corriente.

Las tablas de intensidades estimadas de los CEM de los aparatos eléctricos más comunes son las siguientes, teniendo en cuenta que los niveles de exposición efectivos varían considerablemente dependiendo del modelo de electrodoméstico y de la distancia al mismo:

Fuente: Oficina federal alemana de seguridad radiológica (Bundesamt für Strahlenschutz, BfS), 1999.

Nota: en negrita los valores de campo a las distancias más usuales de utilización de los aparatos
Fuente: Oficina federal alemana de seguridad radiológica (Bundesamt für Strahlenschutz, BfS), 1999.

¿Cuáles pueden ser los efectos en salud de la exposición a los CEM de 50 Hz?

Efectos a corto plazo

Tanto los campos eléctricos como los magnéticos inducen tensiones eléctricas y corrientes en el organismo, pero en el caso de los campos eléctricos, incluso justo debajo de una línea de alta tensión las corrientes inducidas son muy pequeñas comparadas con los umbrales para la producción de sacudidas eléctricas u otros efectos eléctricos.

No obstante, la exposición aguda a campos magnéticos de 50 Hz de frecuencia, a niveles elevados por encima de 100 µT, puede tener efectos biológicos ya que originan en el cuerpo humano corrientes y campos eléctricos que causan estimulación nerviosa y muscular.

Posibles efectos a largo plazo

Las investigaciones sobre los efectos a largo plazo de la exposición a campos magnéticos de 50 Hz de frecuencia se han centrado en la leucemia infantil. En 2002, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) publicó un informe en el que estos campos se calificaban como «posiblemente carcinógenos para las personas». Esta calificación se aplica a aquellos agentes cuya acción cancerígena está escasamente probada en personas o animales.

En este caso la calificación se establece en base a estudios epidemiológicos en los que se ha observado un incremento del 100% de los casos de leucemia infantil, asociado a una exposición media a campos magnéticos de 50 Hz de frecuencia de intensidad igual o superior a 0,4 µT.

La IARC, en base a estudios adicionales, ha establecido que esa calificación debe mantenerse aun cuando los estudios podrían no ser concluyentes, debido a posibles errores de sesgo, y no se han demostrado mecanismos biológicos que expliquen la relación entre la exposición a campos magnéticos de baja frecuencia y la carcinogénesis. Además, los estudios en animales han dado mayormente resultados negativos.

Por todo ello es por lo que los científicos adoptan una actitud de cautela para acordar que las evidencias relacionadas con la leucemia infantil no son suficientemente sólidas para establecer una relación de causalidad.

Además, se han estudiado otros efectos adversos para la salud en relación con la exposición a estos campos magnéticos. Los estudios se han centrado en otros tipos de cáncer en adultos y niños, así como en la depresión, el suicidio, trastornos cardiovasculares, disfunciones reproductivas, los trastornos del desarrollo, modificaciones inmunológicas, efectos neuroconductuales, enfermedades neurodegenerativas y otros.

El grupo de trabajo para los CEM de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha concluido que las pruebas científicas que respaldan la existencia de una correlación entre la exposición a campos magnéticos de 50 Hz de frecuencia y todos estos efectos adversos para la salud son mucho más débiles que en el caso de la leucemia infantil. En algunos casos concretos como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer de mama las evidencias sugieren que los campos magnéticos no son la causa de esos efectos.

¿Cuál es la Normativa aplicable?

No existe legislación básica en España de aplicación directa sobre los CEM de 50 Hz de frecuencia (“frecuencia Industrial”) generados en la producción, transformación, conducción y utilización de energía eléctrica común.

La Unión Europea si ha establecido unos niveles de referencia los cuales se adoptan como límites de exposición. Dichos niveles se recogen en el cuadro 2 del anexo III de la Recomendación del Consejo 1999/519/CE, de 12 de julio, relativa a la exposición del público en general a los campos electromagnéticos de 0 Hz a 300 GHz, y son los siguientes:

5000 V/m para el campo eléctrico.

100 µT para el campo magnético. En este caso dicho valor es el correspondiente a un nivel de campo magnético de 5000 μT que podría originar en personas expuestas corrientes nocivas dividido por 50, como factor de seguridad.

Respecto a la exposición laboral, la Unión Europea ha establecido unos valores límite de exposición y unos niveles de actuación en la Directiva 2013/35/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de junio de 2013, sobre las disposiciones mínimas de salud y seguridad relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de agentes físicos (campos electromagnéticos).

¿Dónde puedo obtener más información?

En los siguientes enlaces:

OMS

Campos electromagnéticos y salud pública. Exposición a campos de frecuencia extremadamente baja. Nota descriptiva N° 322. 2007.

¿Qué son los campos electromagnéticos?

Comisión Europea. Comité científico de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados (CCRSERI)

Campos de frecuencia extremadamente baja como los de las líneas eléctricas y de los electrodomésticos.

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Campos electromagnéticos y salud pública. Informe técnico elaborado por el comité de expertos. Dirección General de Salud Pública y Consumo.

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web