28 de abril de 2021

Derechos Sociales renueva su convenio con la residencia “Hogar Zoe” para acoger a personas convalecientes de alguna enfermedad y en riesgo de exclusión social

Este centro, gestionado por las Hijas de la Caridad, atendió en 2020 a 19 personas

El Departamento de Derechos Sociales, a través de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas (ANADP), ha renovado el Convenio de Colaboración para la gestión del Hogar Zoe, espacio gestionado por la Compañía Hijas de la Caridad, donde se recuperan personas enfermas y en riesgo de exclusión social, que carecen de hogar.

Gestionado por la orden religiosa de las Hijas de la Caridad en la localidad de Ororbia, Hogar Zoe acoge a una treintena de personas al año, aunque en 2020 atendió a 19 mujeres y hombres. Convalecientes de alguna enfermedad, sin recursos de vivienda o apoyos familiares o sociales y que, en algunos casos, tienen otros problemáticas asociadas como drogodependencias, discapacidad o salud mental, encuentran en el centro una solución residencial y de apoyo de emergencia. El Hogar permanece abierto todo el año y las personas residentes pueden tener estancias de semanas o hasta meses.

El Ejecutivo foral aporta 280.000 euros para financiar este recurso asistencial, único de sus características en la Comunidad Foral.

Por parte del Gobierno han firmado el convenio la directora gerente de la ANADP, Inés Francés, y María Rosario Antoñana, en nombre de las Hijas de la Caridad.

El documento firmado, vigente durante 2021, relaciona las actividades de atención realizadas en el centro con los y las residentes. Como prioridad se atienden las necesidades más inmediatas: control de higiene y sanitario, gestión y acompañamiento de citas médicas o terapias de estimulación cognitiva y de memoria. Además, el centro propone otras actividades que también sirven para evaluar la evolución positiva de cada persona: taller de pintura, manualidades, puzles, costura, taller de lectura, ejercicio físico y otros relacionados con el bienestar emocional como habilidades sociales, emociones o coloquios.

Los y las residentes son atendidos por un equipo de cinco profesionales de la educación social, gerocultura, limpieza y mantenimiento, además de monitoras y personal voluntario para algunas de las actividades impartidas.

Con esta iniciativa se proporciona un hogar a personas que atraviesan dificultades que derivan en su exclusión social o en el riesgo de caer en ella. Las solicitudes de ingreso llegan al recurso a través de organismo oficiales como centros hospitalarios, centros de salud o servicios sociales e incluso del centro penitenciario cuando se adelanta una excarcelación por enfermedad grave. Cuando la demanda procede de una persona, se deriva en primer lugar a una evaluación previa de los servicios sociales.   

Hogar Zoe nace como centro de acogida en el año 1995 para acoger personas afectadas por el VIH. Desde 2014 atiende otras situaciones personales como drogodependencias, problemas de salud y de exclusión social.