El consejero Gimeno destaca que la LOMLOE refuerza las estrategias educativas del Departamento en la distribución del alumnado

El consejero ha expuesto en la Conferencia Sectorial las distintas actuaciones en educación especial llevadas a cabo este curso en centros públicos y privados
14 de diciembre de 2020

Navarra ve reforzada su gestión educativa con la nueva ley de Educación LOMLOE, con el objetivo de compensar por la vía del sistema educativo las desigualdades sociales y culturales que pueda presentar el alumnado.

Así lo ha resaltado esta mañana el consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Gimeno, en la Conferencia Sectorial de Educación que ha tenido lugar por vía telemática y en la que han participado los responsables educativos de las diferentes comunidades autónomas. Presidida por la ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, la conferencia ha servido para conocer la tramitación de la nueva ley educativa y para realizar un balance de las incidencias registradas en el primer trimestre del curso 2020-2021.

En su intervención, Gimeno ha destacado que la Comunidad Foral lleva tiempo trabajando en consolidar la educación del futuro conforme al espíritu que ahora recoge la LOMLOE y lo hacía respetado el paraguas normativo hasta ahora vigente de la LOMCE.  “Agradecemos”, ha dicho el consejero navarro de Educación, “las políticas que la LOMLOE establece en aspectos como la admisión, el ciclo 0-3, la coeducación, la democratización de los centros educativos, la inclusión o los derechos subjetivos a becas”. Gimeno ha añadido que la disponibilidad financiera que acompaña a las nuevas propuestas normativas consolidan de forma decidida esos objetivos.

“Asumimos esa responsabilidad social para que los centros no generen fragmentación social y que los centros sostenidos con fondos públicos no se diferencien por el alumnado que tienen ni estén desvinculados de su contexto socicultural”, ha continuado Gimeno.

Nuevo decreto de admisión

El consejero ha informado al Ministerio y a las comunidades autónomas del gran apoyo alcanzado por el dictamen del nuevo decreto foral de admisión, aprobado días atrás en el seno del Consejo Escolar de Navarra, sin ningún voto en contra y con una única abstención. El consejero ha indicado que el nuevo decreto tiene como objetivo una distribución más equilibrada del alumnado desfavorecido y la reducción de la tasa de concentración de este alumnado en determinados centros, fundamentalmente públicos. Gimeno ha explicado que el apoyo a la nueva norma es “el resultado de un arduo trabajo de consenso y coordinación con toda la comunidad educativa”, incluida la patronal de la concertada y los sindicatos representativos de los docentes de esos centros privados.

Carlos Gimeno ha repasado en la Conferencia Sectorial las actuaciones del Gobierno navarro hacia los centros de educación especial de la región, incidiendo en el hito que supone que, por primera vez en Navarra, haya estructuras de necesidades educativas especiales en centros ordinarios de Secundaria, tanto públicos como concertados. Actuaciones estratégicas que la nueva LOMLOE va a refrendar.

El Departamento ha incorporado este curso 2020-2021 un relevante número de estructuras de educación especial en centros ordinarios de Primaria y Secundaria. En concreto en los colegios Iturrama, Luis Gil e Hijas de Jesús; en los institutos Mendillorri, Caro Baroja, Jesuitas, Askatasuna; en los centros de Formación Profesional para el Empleo Mariana Sanz y CIF Burlada, así como en los centros específicos Isterria y El Molino.

El Plan Director de Infraestructuras del Departamento de Educación contempla además el proyecto de ampliación y adecuación del colegio de educación especial Andrés Muñoz Garde de Pamplona, cuyas obras se iniciarán en 2021 con un presupuesto de 3,8 millones de euros. Gimeno ha concretado que las políticas de admisión han hecho que se concierten más unidades con los centros  de educación especial de titularidad privada concertada.  El consejero ha subrayado que todo ello servirá para que los centros “sean más inclusivos y dispongan de todos los recursos materiales y especializados que este alumnado necesite y para que los derechos humanos se cumplan en todos los contextos educativos, independientemente de la modalidad de educación que se determine técnicamente”.

Libertad de enseñanza, participación y planificación

Para finalizar, Gimeno ha expresado el apoyo del Gobierno de Navarra a la libertad de enseñanza, a la participación  de la comunidad en el sistema educativo y al principio que rescata la LOMLOE restableciendo la obligatoriedad de los poderes públicos de abordar la planificación y creación de nuevos centros educativos. “Es una tarea irrenunciable de los poderes públicos”, ha concluido el consejero navarro de Educación, “el establecer una oferta de calidad en cuanto a plazas educativas públicas suficientes, sobre todo en las zonas de nueva creación, conjugando la libertad de elección de centro con el bien común y los intereses generales”.

Respecto al desarrollo de los primeros meses del presente curso 2020-2021, Gimeno ha reiterado que el mantenimiento de la educación presencial en el 100% de los centros educativos está siendo un gran éxito de toda la comunidad educativa. Otro gran logro al que se ha referido el consejero es el excelente grado de integración de los procesos automatizados de información sobre contactos estrechos y alumnado confinado y desconfinado desarrollado por el Departamento de Salud junto al de Educación para gestionar las consecuencias en el aula de los contagios por COVID-19.