El Ejecutivo foral impulsará actuaciones en los municipios que contribuyan a hacer frente a los nuevos retos en materia de urbanismo

Destina una convocatoria de ayudas de 150.000 euros para apoyar la elaboración de proyectos que incorporen la perspectiva de las personas mayores, el enfoque de género, la adaptación al cambio climático, la accesibilidad o la seguridad ante los efectos del COVID-19
10 de julio de 2020

El Gobierno de Navarra, a través de la Dirección General de Ordenación del Territorio, destina 150.000 euros a una convocatoria de ayudas a las entidades locales para que promuevan proyectos o estrategias innovadoras de urbanismo que hagan frente a nuevos retos como el envejecimiento activo, el enfoque de género, la adaptación al cambio climático, la accesibilidad y la seguridad ante los efectos de la pandemia del COVID-19.

El plazo de presentación de solicitudes finaliza el próximo 10 de agosto.

En definitiva, “se trata de contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible de los municipios y promover un urbanismo participativo de y para las personas”, según explica la directora general Izaskun Abril.

Esta convocatoria, cuyo plazo para la presentación de proyectos finaliza el próximo 10 de agosto, establece un máximo de 20.000 euros por cada actuación, que deberá ir encaminada a favorecer modelos más inclusivos, participativos, accesibles, sostenibles, eficientes o equitativos en el rediseño de los espacios públicos de los barrios, pueblos y ciudades de la Comunidad Foral.

Las ayudas se enmarcan en el Plan Reactivar Navarra y Objetivo 11 de la Agenda 2030, desde la premisa de que “la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia las debilidades de nuestras ciudades y pueblos y ha revelado la necesidad de abordar una reflexión desde el cambo del urbanismo sobre los nuevos requisitos de movilidad personas o uso de los espacios comunitarios”, tal y como indica Izaskun Abril.

Oportunidad para promover un nuevo urbanismo

Las actuaciones objeto de subvención deberán aportar mejoras o enfoques nuevos frente a los existentes, y promover modelos urbanos sostenibles, eficientes y equitativos. Asimismo, incorporarán la participación, el enfoque de género, de envejecimiento y la diversidad funcional, en la intervención urbanística de pueblos, barrios y ciudades.

Estas actuaciones estarán enmarcadas en uno de los siguientes bloques: urbanismo y paisaje, estrategia y envejecimiento, acciones urbanísticas singulares a nivel local y urbanismo y cambio climático. En concreto, se subvencionará la elaboración de documentos tales como: estrategias, estudios, proyectos y criterios de ordenación, que sirvan de marco para identificar y definir actuaciones innovadoras en materia de urbanismo a escala local con el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible de los municipios.

Quedan excluidas como actuaciones subvencionables, a los efectos de esta convocatoria, los proyectos de ejecución de obras y los instrumentos de planeamiento urbanístico.

Para la directora general de Ordenación del Territorio “la necesaria adaptación de la forma de ordenar nuestros pueblos y ciudades a los efectos de pandemia se convierte también en una oportunidad para promover un nuevo urbanismo”.

“El espacio público –indica- se convierte en un elemento estructural clave, como verdadero espacio de convivencia ciudadana que debe garantizar su calidad y cualidad para la multiplicación de usos y derechos ciudadanos, y debe adaptarse a las nuevas condiciones climáticas o requisitos sobre salud colectiva, accesibilidad o seguridad, entre otros”.