Llegan a Navarra cinco nuevos pollos de águila de Bonelli para ser liberados por el proyecto Aquila-a-LIFE

Llegan a Navarra cinco nuevos pollos de águila de Bonelli para ser liberados por el proyecto Aquila-a-LIFE

Antes de su suelta, Cáseda acoge una acción para aclimatar al territorio y completar el desarrollo de estos ejemplares de rapaz en peligro de extinción

17/06/2020
Consejera Itziar Gomez en la entrega de pollos de águila de Bonelli

Cinco nuevos pollos de águila de Bonelli han llegado esta mañana a Cáseda para ser liberados en el término municipal con el fin de que se establezcan y críen en el territorio, dentro del Proyecto AQUILA a-LIFE para la recuperación de esta especie, en el que participa como socio el Gobierno de Navarra a través del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente.

Cinco nuevos pollos de águila de Bonelli han llegado esta mañana a Cáseda para ser liberados en el término municipal con el fin de que se establezcan y críen en el territorio, dentro del Proyecto AQUILA a-LIFE para la recuperación de esta especie, en el que participa como socio el Gobierno de Navarra a través del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente.

Se trata de tres machos y dos hembras de entre 80 y 86 días de edad que serán liberados con la técnica de "jaula-hacking", una instalación que durante varias semanas mantendrá a las águilas en un recinto de aclimatación ubicado en la propia zona de reintroducción y  donde terminarán su desarrollo antes de ser liberados al medio natural. Esta técnica crea en las aves un apego especial a la zona, lo que garantiza su regreso para establecer en ella su territorio de cría.

De los 5 pollos que  han llegado a Navarra, dos proceden de Andalucía, gracias a la colaboración de la Junta,  de nidos con puestas múltiples, y los otros tres del centro de cría en cautividad de  Christian Pacteau en La Vendée (Francia). Todos ellos llevarán nombres locales, tomados de otras tantas corralizas de Cáseda: los  machos serán  CABEZÓN, URIZ y  MULGAR y las hembras MARICUSINA y  LASAGA.

Aunque el estado de alarma decretado por la crisis sanitaria ha complicado el proceso que desarrolla el equipo técnico del Proyecto, finalmente se ha podido realizar con todas las garantías sanitarias, tanto las acciones de rescate y translocación de pollos salvajes desde Andalucía, como la cría en cautividad de los centros colaboradores en España y Francia.

En la actividad de recibimiento, realizada en la campa de San Isidro de la localidad, han tomado parte la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez; el alcalde de Cáseda, Jesús Esparza;  una representación de la sociedad local de cazadores y otra de Senda Viva y de Viscofán, empresas  que colaboran con esta iniciativa. Por parte de esta última han asistido Jesús Calavia y Armando Ares.

La importante implicación de ayuntamientos, cazadores, entidades  y empresas

Se trata del tercer año consecutivo en que Cáseda acoge esta acción de reforzamiento de la presencia del águila de Bonelli en uno de sus territorios tradicionales de hábitat. A la implicación de la localidad en la recuperación de esta rapaz se sumó el pasado año la firma del Ayuntamiento y la sociedad local de cazadores de un Acuerdo de Custodia para la conservación del águila de Bonelli, en el que se comprometen a colaborar en distintas acciones del Proyecto AQUILA a-LIFE. Durante 2019, cazadores y técnicos del Departamento y de la empresa pública GAN-NIK han trabajado conjuntamente sobre un territorio de 13,4 hectáreas, mejorando notablemente el estado de conservación de los hábitats para las especies presa del águila de Bonelli, así como para muchas otras especies de fauna y flora.

Además de la colaboración e implicación continua de otros ayuntamientos de la zona como Gallipienzo / Galipentzu, Lumbier y Sangüesa / Zangoza, el proyecto cuenta también con el respaldo de un convenio recién firmado entre la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y el Parque de Naturaleza Sendaviva para el acondicionamiento y gestión de un equipamiento dedicado al águila de Bonelli en las instalaciones del Parque.

El proyecto AQUILA a-LIFE, financiado por la Unión Europea, tiene por objetivo aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental,  ubicación tradicional de esta especie, e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

El proyecto AQUILA a-LIFE, que comenzó en 2018 y estará operativo hasta septiembre de 2022, está coordinado por el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su hábitat (GREFA) y también participan en él como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), la sociedad pública Gestión Ambiental de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).