El centro Félix Garrido recupera a sus 25 residentes tras su reubicación provisional en el Hotel Reino de Navarra

La Residencia de Sarriguren ha tratado a pacientes COVID-19 que no requerían hospitalización procedentes de otras residencias
10 de junio de 2020
videocam Retorno de residentes al centro Felix Garrido. collections Ver galería de imágenes

Dejaron su espacio de un día para otro, el 27 de marzo, para dejar espacio a 73 personas mayores residentes en otros centros que padecían coronavirus. Con el alta progresiva de estas últimas, las y los 25 residentes de Félix Garrido, centro ubicado en Sarriguren, han vuelto a casa desde su estancia provisional en el Hotel Reino de Navarra, junto al pamplonés Parque de Yamaguchi.

Dejaron su espacio de un día para otro, el 27 de marzo, para dejar espacio a 73 personas mayores residentes en otros centros que padecían coronavirus. Con el alta progresiva de estas últimas, las y los 25 residentes de Félix Garrido, centro ubicado en Sarriguren, han vuelto a casa desde su estancia provisional en el Hotel Reino de Navarra, junto al pamplonés Parque de Yamaguchi.

Las 73 personas trasladadas a la Residencia Félix Garrido durante la parte más dura de la pandemia para ser tratadas del COVID-19 procedían de otros centros de mayores y no requerían hospitalización. Desde el día 2, obtenida el alta epidemiológica, han  vuelto a sus centros de origen. Tras unos días de reacondicionamiento y limpieza, hoy se ha materializado el regreso de las 25 personas residentes y del equipo de 7 profesionales que les atienden a diario, que han seguido prestando su apoyo en estos dos meses de estancia en el Reino de Navarra.

La residencia Félix Garrido atiende de modo integral a personas con trastorno mental grave, por lo que “los traslados repentinos y la quiebra de las rutinas supone una perturbación que las personas residentes han sabido sobrellevar bien”, según ha explicado la directora del centro, Silvia Mateo.

“En general, relata Mateo, se han adaptado bien a esta situación. Ha habido a quien le ha parecido muy bien el factor novedad de estar en un gran hotel como este; y otras personas residentes que echaban de menos algunas de las actividades que facilita la residencia”.

Adaptación a un nuevo espacio

El equipo de terapeutas, educadores y resto de profesionales ha tenido que adaptar las actividades ordinarias a nuevos espacios comunes y atender otras eventualidades que se han presentado como la información a las familias, que durante el confinamiento no han podido realizar visitas, o colaborar en las vídeollamadas para mantener el contacto con el entorno durante estas 10 semanas. En esta tarea, en ocasiones muy diferente a la rutinaria, ha recibido el refuerzo del equipo de profesionales del Programa de Rehabilitación Psico-Social bien mediante teletrabajo, bien desplazándose al hotel o a los domicilios de las personas usuarias del centro de día cuando ha sido necesario, inclusive en pleno confinamiento.

Además de las 25 personas residentes, otras 65 asistían de lunes a viernes al centro de día, actividad también interrumpida por la pandemia. Desde el próximo lunes, vuelve de forma escalonada a funcionar este servicio.

73  personas atendidas

Durante estos dos meses, la residencia Félix Garrido ha atendido a 73 pacientes de otros centros residenciales. 41 de ellos procedentes de residencias para personas con discapacidad, 23 de residencias para mayores, 5 de residencias de comunidades religiosas y 4 de centros hospitalarios.

Con el regreso a su actividad residencial habitual en Félix Garrido, se cierran todos los recursos intermedios puestos en funcionamiento por el Departamento de Derechos Sociales, tras el cierre el 28 de mayo de las instalaciones del Balneario de Fitero, como recurso habilitado para pacientes con COVID de varias residencias de la Ribera, o de la Residencia Fuerte del Príncipe, habilitada como alojamiento para personas vulnerables con positivo en COVID.