El Departamento de Salud refuerza la detección de COVID-19, con PCR y seguimiento a los contactos estrechos de los casos positivos

La identificación y la valoración de los contactos, clave para la prevención de posibles rebrotes de la enfermedad, se realizará por el equipo de consejo sanitario, que incorpora nuevos profesionales
14 de mayo de 2020

El Departamento de Salud sigue reforzando su estrategia de detección y seguimiento de los nuevos casos de infección por coronavirus que pudieran producirse en Navarra, así como de sus contactos estrechos, tanto en el ámbito familiar como social y laboral. En este sentido, además de la realización de la PCR en las primeras 24 horas a los casos positivos, tal y como se venía haciendo hasta ahora, se intensifica la identificación y seguimiento de sus contactos estrechos, a los que se les va a realizar asimismo la misma prueba diagnóstica, de las que ayer se contabilizaron más de 1.300 en el sistema sanitario público.

Por otra parte, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, se ha redefinido el concepto de caso sospechoso de infección por coronavirus, para abarcar los nuevos síntomas que se han ido conociendo durante la evolución de la pandemia. En concreto, al cuadro clínico de infección respiratoria que cursa con fiebre, tos o sensación de falta de aire, se suman otros síntomas atípicos, definidos por su aparición súbita, como el dolor de garganta, la pérdida del sentido del gusto o del olfato, los dolores musculares, la diarrea, el dolor torácico o la cefalea.

Identificación y seguimiento de contactos

El procedimiento de detección y seguimiento de los contactos se lleva a cabo por parte de las enfermeras de consejo sanitario, un servicio dependiente de Atención Primaria, que ha jugado un papel relevante a lo largo de todas estas semanas en la valoración inicial y en la derivación de los pacientes con sospecha de infección por coronavirus, y que se ha reforzado con la organización de un call center de nueve profesionales contratados para esta labor. Estas profesionales serán las encargadas, en primer lugar, de contactar con los casos positivos en la prueba de PCR en el entorno extrahospitalario, con el fin de identificar a aquellas personas que puedan ser consideradas como contacto estrecho.

Una vez identificada la lista de contactos, se llamará a cada uno de ellos para confirmar si cumple los criterios de contacto estrecho, en cuyo caso se les indicará un aislamiento de catorce días desde la fecha del último contacto.

Las enfermeras de consejo se encargarán del seguimiento de estas personas mientras dure la cuarentena para valorar la posible aparición de sintomatología compatible con infección por coronavirus. Asimismo, desde el equipo de consejo sanitario se darán las indicaciones que tienen que mantener las personas consideradas como contacto durante la duración del aislamiento.

Además, se recomendará a la persona en seguimiento la utilización de la app de autoevaluación Coronatest, que ya fue presentada a principios de abril, y que ha incorporado novedades para el seguimiento de los contactos. A través de esta app, el paciente recibirá un mensaje diario para el registro de la temperatura y el control de nuevos síntomas. En el caso de aparecer alguno, el programa oferta una visita no presencial con el centro de salud para valorar la realización de una PCR.

Diferencias en la identificación según ámbitos

La enfermera de consejo centraliza el seguimiento de los contactos, pero su identificación tiene algunas diferencias en función del ámbito en el que se produzca la detección del caso. Así, en el ámbito laboral serán los servicios de prevención de riesgos laborales de las empresas los que deberán identificar los contactos de sus trabajadores de baja por COVID-19 y comunicarlos al Instituto Navarro de Salud Laboral, quien los remitirá a la enfermera de consejo.

En los pacientes ingresados, la identificación de los contactos intrahospitalarios corresponde a los servicios de Medicina Preventiva de cada centro, quien los trasladará a la enfermera de consejo para completar la lista de contactos. Los contactos de las personas internas en residencias serán identificados por los profesionales sanitarios de estos centros o, en su ausencia, por la dirección del centro, para remitirlos a su vez a la enfermera de consejo.