La aportación del Gobierno a las entidades locales para financiar los servicios sociales de base se incrementará en torno a 2 millones

La aportación del Gobierno a las entidades locales para financiar los servicios sociales de base se incrementará en torno a 2 millones

El actual sistema será sustituido por otro más equitativo que garantizará unos mínimos y tendrá en cuenta las necesidades específicas de cada zona básica

13/05/2020
El Gobierno Foral ha aprobado, en su sesión de hoy, un acuerdo por el que toma en consideración un proyecto de decreto foral por el que se regulan los programas básicos y el sistema de financiación de los servicios sociales de base. A continuación, el texto se remitirá al Consejo de Navarra para que emita su preceptivo dictamen.

El Gobierno Foral ha aprobado, en su sesión de hoy, un acuerdo por el que toma en consideración un proyecto de decreto foral por el que se regulan los programas básicos y el sistema de financiación de los servicios sociales de base. A continuación, el texto se remitirá al Consejo de Navarra para que emita su preceptivo dictamen.

Las principales novedades de este proyecto de decreto son: la aportación del Ejecutivo foral a las entidades locales para financiar los servicios sociales de base se incrementará en torno a 2 millones de euros; y el actual sistema (vigente desde 2013) será sustituido por otro más equitativo que garantizará unos mínimos en todos los servicios sociales de base y tendrá en cuenta las necesidades específicas de cada zona básica. En cuanto a jornadas de trabajo, supondrá un aumento de 153,47 pasando de las 474,78 actuales a 628,25 jornadas.

El objetivo de estas medidas es mejorar la calidad de los servicios sociales y la atención a las personas que acuden a ellos. La crisis provocada por el COVID-19 ha puesto de manifiesto que los servicios sociales son esenciales para la ciudadanía en el cuidado y atención a personas mayores y vulnerables en general, así como en la garantía de recursos mínimos imprescindibles para dar respuesta a necesidades básicas como alimentación o ingresos mínimos. De esta forma, reforzar los servicios sociales es reforzar servicios esenciales para la ciudadanía y poder afrontar de mejor manera la crisis provocada por el COVID-19 ahora y en el futuro próximo.   

A lo largo del proceso de participación, que se ha llevado a cabo para la redacción definitiva de este proyecto de decreto foral, se ha alcanzado un amplio consenso. Prueba de ello es que recibió el visto bueno tanto del Consejo Navarro de Bienestar Social, con representación de diversos agentes sociales, como de la Comisión Foral de Régimen Local, en la que se reúnen el Gobierno de Navarra y las administraciones locales.

La nueva norma establece su entrada en vigor a partir de enero de 2020, lo que significa que la fecha de aprobación no impedirá que se aplique el nuevo sistema de financiación para todo 2020.

Incremento de la financiación

La estimación del coste de los servicios sociales de base según los criterios de la nueva propuesta para el año 2020 asciende a algo más de 28 millones de euros, de los que algo más de 18 millones serán financiados por el Gobierno de Navarra y el resto por las entidades locales. Esto supone un aumento de en torno a 2 millones, en comparación con el año anterior.

En 2019 el Gobierno de Navarra destinó a la financiación de los servicios sociales de base 14,50 millones de euros, a los que se suma el importe correspondiente a subvenciones de  personal de apoyo a través de la convocatoria anual del Programa de Empleo Social Protegido y Plan de Prevención, Drogas y Adicciones, así como de la convocatoria para la concesión de ayudas de apoyo a procesos de integración social y/o de emergencia.

Por otra parte, con la normativa actual se han financiado en 2019 un total de 474,78 jornadas profesionales. La nueva propuesta permite financiar un total de 628,25 jornadas.

Supone un incremento en la financiación de 153,47 jornadas: 108,03 ya contratadas y cuyo coste es asumido hasta ahora por las entidades locales, y 45,44 jornadas  de nueva contratación por parte de las entidades locales para el cumplimiento de los equipos profesionales básicos que establece la propuesta. 

Se ha previsto un plazo de tres años desde la entrada en vigor para que las entidades locales dispongan de las figuras profesionales establecidas en el equipo profesional que corresponda a su tramo poblacional.

El acuerdo entre el Gobierno de Navarra y las entidades locales se formalizará con la firma de convenios plurianuales y la cuantía de la aportación se calculará cada año.

Mejoras que introduce el proyecto de decreto

Una de las cuestiones que se pretende mejorar con el nuevo sistema de financiación es que los servicios sociales de base cuenten con los equipos profesionales necesarios para desarrollar su trabajo, al mismo tiempo que se garantiza la estabilidad  de una parte de los equipos que hasta ahora quedaban fuera del sistema de financiación y dependían de otras convocatorias anuales de subvención.

Otra de las novedades que incorpora el proyecto de decreto es la garantía de que la totalidad de las entidades locales puedan destinar parte de la financiación a la cobertura de situaciones de emergencia social  y/o a apoyo a procesos de inclusión.

A partir de ahora los costes susceptibles de financiación se estructuran en tres ámbitos: costes estructurales, específicos y los derivados de la atención a personas dependientes por parte de los Servicios de Ayuda a Domicilio Municipales (SAD).

Se consideraran estructurales aquellos necesarios para desarrollar las funciones que tienen encomendadas los servicios sociales, como equipo profesional básico, gastos de funcionamiento y los derivados de la dispersión territorial.  Para ello, se estratifica la población en 10 tramos, determinando para cada uno de ellos cuál sería el equipo profesional básico.

En materia de equipos profesionales, se apuesta por garantizar perfiles del ámbito de trabajo social, educación social, personal administrativo y trabajo familiar, en todos los servicios sociales, con un incremento de la ratio, lo que redundará sin duda en la mejora de la calidad de la atención a la ciudadanía.

El Gobierno de Navarra financiará el 50% del coste de estos equipos profesionales básicos, porcentaje que puede subir hasta el 80% en zonas consideradas de “especial actuación” (zonas básicas de menos de 5.000 habitantes).

Gastos de funcionamiento

En el caso de los gastos de funcionamiento, la estimación del importe de mismos será el equivalente al  10% del coste estimado del personal del equipo profesional básico.

Tanto los  gastos de funcionamiento y los derivados de la dispersión geográfica serán financiados íntegramente por el Gobierno de Navarra.

En cuanto a los costes específicos asociados a las características sociales y de atención de cada zona básica, se contemplarán siete indicadores ponderados de forma equitativa, tres vinculados a la realidad local (personas  demandantes de empleo, población igual o mayor de 65 años y  población menor de 18 años) y cuatro en relación a la población atendida por los servicios sociales de base (personas atendidas por ello, personas con reconocimiento oficial de dependencia, menores atendidos en riesgo o situación de desprotección, y unidades familiares de personas perceptoras de renta garantizada). La financiación por este concepto será  asumida en su totalidad por Gobierno de Navarra.

Por último, el Gobierno de Navarra financiará el 100% del coste estimado de la atención prestada por los servicios de atención a domicilio municipales a las personas con reconocimiento oficial de dependencia, tal como establece la Ley de la Dependencia y la Ley Foral de Servicios Sociales de Navarra.