Derechos Sociales agiliza, con motivo del COVID-19, los cambios de prestación o servicio para personas dependientes

Derechos Sociales agiliza, con motivo del COVID-19, los cambios de prestación o servicio para personas dependientes

Ha diseñado un plan para la transición a la nueva normalidad en centros y servicios para mayores, discapacidad, menores y servicios sociales

07/05/2020

Las  personas dependientes que ya fueran beneficiarias de una prestación o servicio podrán realizar la solicitud de cambio de prestación, por correo electrónico o directamente al Departamento,  sin necesidad de formalizarla a través del Servicio Social de Base o del centro de salud correspondiente tal como se venía realizando hasta ahora. Igualmente, se reanudan las valoraciones de dependencia, sin visita al domicilio.

Las  personas dependientes que ya fueran beneficiarias de una prestación o servicio podrán realizar la solicitud de cambio de prestación, por correo electrónico o directamente al Departamento,  sin necesidad de formalizarla a través del Servicio Social de Base o del centro de salud correspondiente tal como se venía realizando hasta ahora. Igualmente, se reanudan las valoraciones de dependencia, sin visita al domicilio.

Estos nuevos procedimientos son algunas de las medidas recogidas en una Orden Foral de la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, en la que establece un plan para la desescalada en los centros y servicios dependientes del departamento. Las medidas, alineadas con las establecidas por el Consejo de Ministros el pasado 28 de abril, están supeditadas a que se cumplan los requisitos y las garantías para que la recuperación de actividad sea segura para personas residentes o usuarias de los servicios y el personal que los presta.

Concretamente, la Orden Foral permite nuevos ingresos en las residencias de mayores y personas con discapacidad, pero se mantiene la suspensión de visitas a familiares, aunque se facilita la despedida ante el agravamiento del paciente. En los hogares de menores sí se permiten las visitas de personas ajenas. Por su parte, los centros de día y servicios diurnos permanecerán cerrados, excepto los centros ocupacionales en el ámbito de discapacidad y los recursos para menores.

Las medidas han sido presentadas esta mañana en rueda de prensa por la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, y por el director general de Protección Social y Cooperación al Desarrollo, Andrés Carbonero. 

Cambios de prestaciones y valoraciones de dependencia

Como ya se ha apuntado, las personas dependientes beneficiarias podrán  solicitar el cambio de prestación directamente al Departamento o por correo electrónico. A partir de hoy, el Departamento de Derechos Sociales se pondrá en contacto con las familias para informarles del nuevo procedimiento.

Esta medida tiene por objeto agilizar los cambios en las prestaciones como consecuencia de los efectos del COVID-19. De esta forma, por ejemplo, las personas que acudían a centros de día, cerrados desde hace semanas,  podrán solicitar el cambio a otras prestaciones, como la ayuda económica para contratar cuidados profesionales en el domicilio o recibir la prestación económica por el cuidado de familiares. Esta vía pude ser utilizada para cualquier cambio de prestación o servicio, tanto de personas en situación de dependencia como personas con discapacidad.

Por otra parte, la Orden Foral permite también la reanudación de la valoración de las situaciones de dependencia, y la posibilidad, en aras igualmente a la agilidad y la prevención del COVID-19, de que se pueda realizar dicha la valoración, tanto si es definitiva como provisional, sin visitar el domicilio de la persona, como se viene haciendo habitualmente.

Personas mayores

Por el momento, se mantiene la suspensión de las visitas a los centros residenciales de personas mayores salvo en casos excepcionales en los que se considere necesario contar con el apoyo familiar, hecho que será valorado desde el propio centro residencial. También se mantiene la excepción para facilitar la despedida de los familiares ante el agravamiento del estado de la persona residente.

Sí se podrán realizar nuevos ingresos en las residencias. Previamente, siguiendo las recomendaciones del Departamento de Salud, si se trata del primer ingreso, se realizarán pruebas diagnósticas (PCR), acompañadas de test de anticuerpos, con el fin de proteger también al espacio de la residencia.

Por otra parte, siguen suspendidas las estancias temporales y los ingresos por respiro familiar (salvo casos excepcionales), manteniéndose los ingresos por  recuperación.

Tampoco se reanudan las estancias diurnas, centros de día, y servicios de promoción de autonomía.  No obstante se considerarán aquellos casos en los que la persona pueda quedar desatendida en su domicilio. Serán los centros quienes valoraren cada situación y organizarán los apoyos necesarios, estableciendo, además, un seguimiento telefónico para todas las personas usuarias.

Los clubes de mayores tendrán que esperar todavía para su apertura. Se mantendrán cerrados mientras dure el estado de alarma.

Personas con discapacidad

Las visitas en los centros para personas con discapacidad no se reanudarán hasta la fase II de la desescalada, salvo en casos excepcionales en los que se considere importante contar con el apoyo de la familia. También las salidas al domicilio de las personas residentes tendrán que esperar.

Como sucede en los de mayores, se podrán realizar nuevos ingresos, y en los casos de ingresos temporales, se limitarán a los casos de justificada necesidad.

Sí reanudarán su actividad los centros ocupacionales, de rehabilitación y psicosociales para personas con discapacidad, a partir de la fase I de la desescalada, que esperamos se inicie en Navarra el próximo 11 de mayo, siempre y cuando se adopten las medidas preventivas necesarias.

Servicios de menores

En los hogares de menores se permiten ya las visitas de personas ajenas al hogar, incluida la familia, así como las salidas para visitas presenciales.

También se permiten las actividades grupales, reuniones y actividades, siempre cumpliendo las medidas de seguridad y con un máximo de 10 personas como establece la normativa ministerial.

En los casos de familias acogedores o adoptivas, las visitas domiciliarias y los seguimientos y atención a las familias se podrán realizar de forma presencial, aunque se priorizará la vía telemática, bien por correo electrónico, llamada o videoconferencia

Por último, cabe señalar que se reanudará la actividad del centro de día de justicia juvenil y se permiten la realización de las visitas e intercambios programados en los Puntos de Encuentro Familiar.

Los servicios de Mediación y Orientación Familiar volverán a realizar las sesiones terapéuticas  y se mantiene la actividad en el Centro de Día para menores.

En todos los casos, deberán tenerse en cuenta las medidas de higiene en establecimientos o locales y las medidas de prevención de riesgos para el personal que preste servicios en los mismos cuando abran al público, y las medidas de protección e higiene aplicables a dichas personas usuarias en el interior de los mismos.

Garantizar servicios presenciales priorizando la atención telemática cuando sea posible

Por otra parte, la consejera Maeztu ha determinado también en una segunda Orden Foral, las medidas preventivas y recomendaciones en los diferentes equipos y unidades del Departamento, con el fin de garantizar la prestación de estos servicios de manera presencial, previa cita, pero priorizando, cuando sea posible, la vía telefónica y telemática.

Las medidas afectan, concretamente, a los Servicios Sociales de Base (SSB), Centros de Servicios Sociales (CSS), Equipos de Incorporación Sociolaboral (EISOL), Equipos de Atención a la Infancia y Adolescencia (EAIA), Equipos de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género (EAIV), Equipos de Incorporación Social en el ámbito de la Vivienda (EISOVI) y Servicios de Acogida para Personas sin Hogar.

Como en otros casos, se recuperan las actividades grupales pero respetando las normas de prevención ante el COVID-19, así como un número máximo de 10 personas como establece la normativa ministerial para la fase I.