Adjudicada la redacción del proyecto de rehabilitación de Palacio de Marqués de Rozalejo

Adjudicada la redacción del proyecto de rehabilitación de Palacio de Marqués de Rozalejo

El edificio albergará la futura sede de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos y del Instituto Navarro de la Memoria

08/11/2019

El Gobierno de Navarra ha adjudicado al estudio de arquitectos Tabuenca & Leache, por importe de 139.150 € (IVA incluido), la redacción del proyecto de rehabilitación del Palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona / Iruña, que acogerá la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos y del Instituto Navarro de la Memoria, pertenecientes al Departamento de Relaciones Ciudadanas.

Se trata de una intervención sobre un edificio del siglo XVIII que intentará integrar la conservación del Palacio, ubicado en la Calle Navarrería nº 17 de Pamplona, y que cuenta con un gran valor patrimonial, histórico y artístico, con las nuevas necesidades a las que se va a destinar como sede del citado organismo, y de acuerdo con el Plan Municipal de Pamplona.

Con la firma del contrato se ha dado comienzo a la elaboración del proyecto por parte del equipo redactor, que en su primera visita ha valorado las características y la estructura del edificio, en el que en enero de este mismo año ya se realizaron una serie de trabajos de emergencia a la espera de la resolución del proyecto de rehabilitación definitivo.

Al concurso para la restauración de este edificio, que estará vinculado en el futuro al impulso de las políticas públicas de Memoria, Convivencia y Derechos Humanos, se presentaron seis equipos que han propuesto soluciones de gran calidad arquitectónica. Finalmente, la adjudicación ha recaído en el equipo liderado por los profesionales Fernando Tabuenca y Jesús Leache y tendrá la finalidad de visibilizar las políticas públicas de memoria en el centro de Pamplona como manifestación del compromiso del Gobierno de Navarra con dichas políticas.

Está previsto que el edificio albergue la Biblioteca y el Centro de Documentación del Instituto Navarro de la Memoria, para uso tanto de investigadores como del resto de la ciudadanía, así como salas para asociaciones memorialistas y aulas de formación para las Escuelas de Memoria.

Este edificio posibilitará que los dos servicios de la Dirección General permanezcan juntos, con espacios suficientes para desarrollar su trabajo con mayor eficacia. Todo ello, con el objetivo de que todas las políticas de memoria converjan en un espacio, que sea referente en la construcción de una convivencia más justa, basada en una cultura de diálogo y de paz.