Cerca del 60% de las medidas contempladas en el Acuerdo de Políticas Activas de Empleo realizadas un año y medio antes de que finalice la vigencia del mismo

Cerca del 60% de las medidas contempladas en el Acuerdo de Políticas Activas de Empleo realizadas un año y medio antes de que finalice la vigencia del mismo

Los objetivos macro de incremento del empleo están conseguidos, incluso en tasas no contempladas al principio de la legislatura

02/07/2019
Cerca del 60% de las medidas contempladas en el Acuerdo de Políticas Activas de Empleo realizadas un año y medio antes de que finalice la vigencia del mismo

El Acuerdo de Políticas Activas de Empleo 2017-2020, tiene cumplidos sus objetivos en el 57,4% de sus medidas, que ya están realizadas. Además, el 35% está en proceso y solo el 7,6% pendiente.

El Acuerdo de Políticas Activas de Empleo 2017-2020, tiene cumplidos sus objetivos en el 57,4% de sus medidas, que ya están realizadas. Además, el 35% está en proceso y solo el 7,6% pendiente.

El SNE-NL informó a la comisión de seguimiento sobre esta cuestión en una reunión mantenida este mes de junio.

Las políticas activas de empleo (PAE) abarcan los servicios y programas de orientación, empleo y formación profesional para el empleo en el ámbito laboral, que están dirigidas a mejorar las posibilidades de acceso al trabajo, por cuenta ajena o propia, de las personas desempleadas, así como al mantenimiento del empleo y a la promoción profesional de las personas ocupadas. Estas políticas también buscan el fomento del espíritu empresarial y de la economía social.

Los principales indicadores de medición de la realización de las medidas son los siguientes:

  • Aumento del empleo

- Creación de 20.000 empleos: 2018 concluyó superando el objetivo en 2.700. En abril de 2019, van 32.260 empleos más. En cuanto a población ocupada EPA, la variación en abril de 2019 es de 25.500 más.

- Reducir la tasa de paro al 10%: alcanzada al finalizar 2018 (se sitúa en el 8,2% en abril 2019). La tasa de paro juvenil acumulaba al término de 2018 un descenso de cerca de 12 puntos; de población extranjera de cerca de 10; de mujeres, de 4,1; y el desempleo de larga duración del 35,3%, por encima del objetivo PAE 2020 del 30%.

- Reducir en 10.000 personas la cifra de desempleo: objetivo alcanzado en 2018 en paro registrado. En 2019, se ha reducido en 22.600 según EPA IT y en 13.789 según paro registrado SNE-NL

  • Aportación directa al empleo por parte del SNE-NL: Desde 2016 se han creado nuevas líneas de subvenciones al fomento del empleo y se ha ampliado el presupuesto destinado a ello. Se ha pasado los 3.846 empleos subvencionados en 2016 por el SNE-NL, total o parcialmente, a los 5.217 de 2018, un incremento del 35,6%. En 2018, el 87,6% de ese empleo subvencionado es de personas que pertenecen a colectivos cuya contratación se incentiva como medida correctora de sus mayores dificultades de acceso al mercado de trabajo (personas con discapacidad, riesgo de exclusión - RG, DLD, jóvenes, mujeres, etc.).
  • Trabajo autónomo: El SNE-NL ha duplicado desde 2015 el presupuesto para nuevas incorporaciones al régimen de autónomos hasta los 2.000.0000 euros y triplicado el número de personas beneficiarias hasta las 928.
  • Economía social: Navarra, a través del Plan Integral de Economía Social aspira a ser la región de referencia en Economía Social por implantación, por resultados, por innovación social y por políticas de apoyo. En este sentido se ha incrementado el presupuesto casi un 150% (de 878.000€ en 2015 a 2,17 millones en 2019), y un 128% las empresas beneficiarias, generando un 75% más de empleos.
  • Fomento en la empresa: Destaca la contribución de los programas dirigidos a empresas: Se supera la meta de 550 contratos anuales con jóvenes menores de 30 años, así como un incremento notable de las prácticas no laborales (30% más que en 2016). Además, el impulso de la contratación de personas perceptoras de Renta Garantizada  ha pasado de 139.000€ a 486.067 euros en contratos suscritos por entidades sociales y un relativo aumento en empresa ordinaria.
  • Orientación y Activación Laboral: Se presta Atención individualizada al 80% de las personas demandantes de empleo. 12.000 personas contaron en 2018 con un diagnóstico de empleabilidad y más de 7000 estaban en un proceso de inserción a través de un itinerario. Se prevé que todos los demandantes cuenten con dicho diagnóstico y con un proceso de acompañamiento personalizado a través del personal técnico del SNE-NL y de las entidades colaboradoras.
  • Formación Personas: Incremento del 50% de las acciones formativas y de las personas participantes en las mismas. Este objetivo ha sido superado: pasando de 7.539 participantes en 487 cursos en 2015 a 15.576 en 1.033 en 2018 con un incremento presupuestario de 2,6 millones, hasta los 7,5 millones de euros.
  • Intermediación: El SNE-NL está intermediando más que antes de la crisis. En 2018, 8.433 puestos gestionados, superando 7.065 del año 2007. En 2015 se intermedió en unos 4.000 puestos La satisfacción de las empresas es alta.
  • Igualdad de género y medidas antidiscriminación: Se ha alcanzado la meta de que las contrataciones financiadas en el empleo social protegido sean del 50% para mujeres. En políticas activas de empleo nos acercamos al 40% (38,5 %)
  • Mejora de la calidad del empleo: Cumplido en 2018 el objetivo de alcanzar los 25.000 contratos indefinidos anuales. 25.884 en 2018.

Impacto de los programas de fomento de empleo

Además de la presentación de los indicadores de consecución de medidas de las PAE, se ha presentado un análisis de impacto de los programas de fomento de empleo.

  • Fomento del trabajo autónomo: Esta convocatoria ha conseguido impulsar 2.180 puestos de trabajo desde 2016 hasta 2018. A los 1.962 puestos directos hay que sumar 218 puestos más que han sido creados por estas personas autónomas beneficiarias directas de la subvención. El impacto de este programa es mayor entre las mujeres, ya que ellas han sido las beneficiarias del 62% de la subvención. El 80% de las personas beneficiarias ha accedido a la condición de autónomo por primera vez gracias a esta ayuda. La razón por la cual han optado a la condición de autónomo o autónoma es, para el 44%, que “es la opción que mejor se adaptaba a lo que quería hacer”, y, para el 30%, es porque “no me ha quedado otra opción porque no encontraba empleo”. Esta ayuda es la única que ha recibido el 80% de las personas para establecerse como autónomas. Como medida de éxito del programa, se puede considerar la continuidad en la situación de trabajo autónomo en la que se encuentra el 88,5%. Este porcentaje sigue trabajando de manera autónoma en la misma actividad en la que ha recibido esta ayuda. Este porcentaje de continuidad es más notable entre las personas con mayor nivel de estudios (personas con nivel universitario o con formación profesional presentan mayores índices de continuidad que las personas que tienen estudios básicos). La satisfacción con el trabajo autónomo de las personas beneficiarias de esta subvención es alta. La nota media obtenida es de un 8,07, un “notable”. Además, de cara al futuro, el 73,3% de estas personas afirma querer seguir trabajando de manera autónoma el resto de su vida laboral.
  • Fomento del trabajo para personas perceptoras de Renta Garantizada o Renta de Inclusión: El total de las 38 subvenciones concedidas, el 78,9% fueron para hombres y el 22,1% para mujeres, cabe resaltar que un 63,2% de las personas contratadas, habían recibido previamente acciones de orientación y/o de formación. En cuanto a la inserción, el 67,8% de las personas se ha insertado una vez transcurridos 6 meses desde la finalización de la actuación subvencionada y la proporción de hombres y mujeres contratados/as es la misma. El 78,6% de los contratos han sido eventuales y un 15,8% indefinidos. Esta ayuda también ha beneficiado posteriormente al 52,6% de las personas que han participado en estas contrataciones iniciales subvencionadas, ya que han sido contratadas posteriormente por otra empresa diferente a la que obtuvo la subvención. Las personas no insertadas, perciben prestación o Renta Garantizada, habiendo generado un 77% de ellas derecho a la prestación por desempleo, destacamos que esto supone una normalización del circuito laboral. La valoración de la actuación subvencionada tanto por empleadores (8 sobre 10) como por las personas contratadas (7,5 sobre 10) es positiva. En ambos casos, una amplia mayoría (más del 85%) considera que la medida ha contribuido a mejorar su empleabilidad.
  • Fomento al trabajo para jóvenes menores de 30 años en la modalidad de la contratación en prácticas: Han sido 179 los contratos subvencionados, de los cuales el 77% han sido para hombres y el 33% para mujeres. Existe una gran proporcionalidad entre los estudios de las personas contratadas (FP Grado medio, FP grado superior y estudios universitarios). Un 68,7% de las personas habían recibido orientación y/o formación previa. En la inserción el 83,6% de las personas se han insertado una vez transcurridos 6 meses. De los contratos suscritos un 67,9% han sido contratos en prácticas y un 17,3% contratos indefinidos. Un 24% de los contratos se ha realizado en otra empresa diferente a la que obtuvo la subvención. El 52,9% de las personas no insertadas perciben prestación por desempleo. La valoración de la satisfacción sobre la actuación subvencionada tanto por las empresas (8,3 sobre 10) como por las personas contratadas (6,9 sobre 10) es positiva. Respecto a la mejora de la empleabilidad, un 98,5% de las empresas y un 84,4% de las personas contratadas consideran que ha mejorado.