Medio Ambiente convoca ayudas para elaborar planes de gestión forestal en montes de propiedad privada en 2022

El objetivo es favorecer la planificación sostenible de los bosques a través de la agrupación y cooperación entre diferentes propietarios privados  
27 de enero de 2022

Medio Ambiente destina 20.000 euros en ayudas a la elaboración de planes de gestión forestal para el ejercicio de 2022. El objetivo de esta convocatoria es impulsar la redacción de documentos de planificación de dos o más montes de titularidad privada, dentro de las medidas de cooperación del Programa de Desarrollo Rural de Navarra (PDR) 2014-2020.

En concreto, se busca gestionar la superficie forestal de manera sostenible y favorecer la agrupación y cooperación entre diferentes propietarios privados. El Plan Forestal de Navarra recoge como metas específicas para el sector forestal incrementar la capacidad de adaptación y el valor medioambiental de los ecosistemas forestales y fomentar la planificación forestal, ya que esta es esencial para la gestión sostenible de los ecosistemas forestales, así como para su conservación y mejora de la biodiversidad.

Asimismo, mediante esta convocatoria se pretende facilitar la repoblación forestal y las labores selvícolas, a través de la construcción y mantenimientos de vías forestales los aprovechamientos forestales, potenciando otros valores como la conservación de los hábitats en las ZEC (Zonas de Especial Conservación) o el uso recreativo.

Según la resolución publicada en el Boletín Oficial de Navarra (BON), el plazo de presentación de solicitudes concluye el 23 de febrero.

Estas ayudas están dirigidas a los agentes forestales privados, personas físicas o jurídicas, para la realización de trabajos en terrenos forestales. En todo caso, la solicitud de la ayuda deberá ser presentada por al menos dos propietarios o propietarias. Los terrenos objeto de la solicitud de ayuda serán colindantes o al menos permitirán una gestión conjunta de los mismos.

Desde 2018

La ordenación forestal tiene por objetivo garantizar la persistencia y mejora de los sistemas forestales de la Comunidad Foral con todos los beneficios tanto directos como indirectos que ello conlleva, desde el afianzamiento de las poblaciones rurales y la generación de puestos de trabajo hasta la prevención de incendios forestales, la lucha contra la erosión, el uso de materiales renovables como la madera y la disminución de la dependencia energética. Todos ellos de utilidad pública y alto interés social.

En el año 2018 se inició una nueva línea de ayudas destinada a la elaboración de planes de gestión forestal o instrumentos equivalentes en montes de titularidad privada, incluyendo la revisión de los ya existentes entre los agentes privados.

La medida impulsa la cooperación entre propietarios privados para la redacción de planes de gestión mediante un apoyo público que permitirá afrontar a los propietarios los gastos de la planificación y facilitará la actuación silvícola conjunta y sostenible en las masas forestales que cada propietario aporta al proyecto.