La recaudación ya refleja las medidas adoptadas en Navarra para paliar el efecto de la subida de precios del sector eléctrico

En términos globales, la recaudación mejora en Navarra un 10%, aunque el impuesto de hidrocarburos también muestra una caída interanual
24 de marzo de 2022

Hacienda Foral de Navarra (HFN) ha dado a conocer hoy los datos de recaudación fiscal correspondientes al mes de febrero en los que se aprecia cómo los impuestos relacionados con la energía eléctrica, aplazado en el caso de Impuesto sobre el valor de producción de energía eléctrica y rebajado hasta el mínimo permitido en el caso del Impuesto sobre la electricidad, han experimentado un importante descenso recaudatorio (-84,7%) en comparación con el mismo periodo del año anterior.

El aplazamiento y la rebaja de ambos impuestos responden a las medidas aprobadas por el Gobierno de Navarra en su objetivo de paliar los efectos de la subida de los precios del sector eléctrico.

En términos absolutos, la recaudación líquida de la Hacienda Foral de Navarra acumulada en el mes de febrero asciende a 657 millones de euros frente a los 595,7 millones ingresados en febrero del año 2021. Esto supone un incremento del 10,3 % en cifras interanuales.

Las cifras recaudatorias de este mes reflejan el ingreso de las cuotas correspondientes al último trimestre de 2021 y las del mes de diciembre de 2021, junto a los impuestos no periódicos y extemporáneos, y por el lado de las devoluciones habituales del IVA.

Además, los datos de este mes de febrero muestran un descenso recaudatorio en el impuesto de hidrocarburos frente al mismo periodo del año anterior (-55’8%). Se trata este de un impuesto que está directamente relacionado con el consumo y no tanto con las variaciones del precio de venta.

En este sentido, Hacienda destaca que, con el objetivo de facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias de las personas contribuyentes, a partir del mes de febrero de 2022 se ha ampliado el plazo para la domiciliación bancaria para el pago de los impuestos. Como consecuencia de ello, se va a producir un desplazamiento contable de la recaudación tributaria, que va a afectar a la comparativa interanual de los impuestos periódicos

A febrero de 2022, la recaudación líquida tributaria acumulada supone un 15,7% de grado de ejecución del presupuesto de ingresos para este año.

Análisis por capítulos

Analizando la evolución por capítulos, la recaudación líquida de los impuestos directos ha alcanzado los 406,9 millones de euros, con un descenso interanual del -1,1 %. En los impuestos indirectos ha sido de 244,7 millones de euros, habiendo experimentado un importante incremento del 35,4 %. Las tasas y otros ingresos, por su parte, se han incrementado un 45,6 %, hasta los 5,5 millones de euros.

Respecto al comportamiento de los principales impuestos, en IRPF la recaudación acumulada asciende a 386,3 millones de euros, un 1,95% superior a lo recaudado el pasado año a estas fechas. Podemos destacar que se observa una cierta desaceleración en las cuotas de retenciones de trabajo y de capital devengadas en el mes de diciembre por las grandes empresas, frente a un mayor dinamismo de la pequeña y mediana empresa y de los pagos fraccionados de empresarios y profesionales correspondientes al último trimestre del año 2021. Destaca asimismo el crecimiento de las cuotas pagadas correspondientes a los programas de ayudas al alquiler de vivienda DAVID y EMANZIPA.

El Impuesto de Sociedades, con unos valores agregados de 7,3 millones de euros, presenta una importante rebaja interanual del 31,2%. Este dato se debe fundamentalmente a los mayores importes devueltos de la Campaña de IS del año anterior, que se pagaron principalmente entre noviembre y diciembre del pasado año.

La recaudación líquida por gestión directa de IVA ha alcanzado los 183,8 millones de euros, consecuencia del incremento de la recaudación íntegra que crece un 17,0 % en términos interanuales y, por otra parte, una reducción -15,3% de las devoluciones. La comparativa entre periodos pone de relieve que tanto pymes como grandes empresas experimentan un buen comportamiento recaudatorio en los devengos correspondientes al cuarto trimestre y diciembre de 2021, respectivamente.

Por su parte, los impuestos especiales han visto reducida su recaudación por gestión directa en un 28,1 %, con descensos interanuales de todas las figuras, salvo en los impuestos especiales de fabricación sobre el alcohol y las labores de tabaco.

Del resto de impuestos, destacan las rebajas en el Impuesto sobre el valor de producción de energía eléctrica y en el Impuesto sobre la electricidad como consecuencia de la supresión del primero y la rebaja de la tarifa del segundo; medidas aprobadas en el último trimestre de 2021 para paliar el efecto de la subida de los precios del sector eléctrico y que han sido prorrogadas para el año 2022.

Los ajustes con el Estado correspondientes al IVA y a los impuestos especiales de fabricación no presentan valores recaudatorios debido a que la liquidación se realiza al final de cada trimestre.