El Gobierno aprueba el nuevo Reglamento de Asistencia Jurídica Gratuita

El texto refuerza el carácter de servicio público de la Justicia y le dota de más cohesión territorial
01 de diciembre de 2021

El Gobierno de Navarra ha aprobado, en su sesión de hoy, mediante decreto foral el Reglamento de Asistencia Jurídica Gratuita Aplicable en la Comunidad Foral. Este nuevo texto regulador reforzará el carácter de servicio público de la Justicia y, además, se dota al sistema de Justicia Gratuita de más cohesión territorial y permitirá que se mejore su financiación.

De este modo, el Reglamento generará un nuevo modelo organizativo para la Justicia Gratuita en Navarra, que permitirá que ésta siga siendo garantía de derechos para la población más vulnerable. Por ello, el texto hace especial hincapié en que se produzca una atención jurídica de calidad en todos los casos; con el seguimiento oportuno para cada cual; y que resulte homogénea para todas las personas usuarias, vivan donde vivan.

Por ello, el nuevo Reglamento dota de mayor coherencia e igualdad al sistema; y, en general, mejora las retribuciones de los servicios de guardia. Ambos aspectos se llevan a cabo teniendo en cuenta las especificidades de cada uno de los distintos partidos judiciales de la Comunidad Foral, tanto en lo relativo a las personas usuarias del servicio como en lo que respecta a las y los profesionales de la abogacía que intervienen en él.

Una política social del Gobierno

La Justicia Gratuita es considerada como una política social importante del Gobierno de Navarra, que busca que todas las personas tengan capacidad de defender sus derechos mediante una asistencia profesional de calidad ante los Juzgados y Tribunales, independientemente de su situación económica.

La reforma del modelo de Justicia Gratuita se ha llevado a cabo a través del contacto estrecho y el acuerdo con los colegios profesionales, tanto de la Abogacía como de la Procura; y esa colaboración tiene vocación de permanencia en cuestiones que se consideran clave en el nuevo Reglamento, como es la formación especializada dentro de un sistema formativo unificado.

El decreto foral ahora aprobado fue tomado en consideración, aún como proyecto, el pasado 22 de septiembre, a efectos de la petición de emisión del preceptivo dictamen del Consejo de Navarra, dictamen que ha resultado positivo.

Renovar una norma del año 2012

El decreto supone actualizar un reglamento que databa de 2012, año desde el que se han producido múltiples modificaciones legales y se han incluido prestaciones que no estaban contempladas entonces. Es el caso de servicios como el SAM (Violencia contra la Mujer), SOJP (Servicio Penitenciario) o Extranjería, y que ahora se incluyen para garantizarlos.

La renovación del sistema ha buscado dotar de mayor racionalidad, coherencia, igualdad y cohesión territorial a todos los servicios que los diferentes Colegios de la Abogacía prestan a la ciudadanía a través de la justicia gratuita.

Entre otras cuestiones, se introduce el principio de que un mismo profesional atienda a la persona detenida desde el mismo momento de su detención hasta el final del proceso penal, lo que beneficia  su defensa. Además, se dota con más profesionales el servicio de guardia de asistencia al detenido, dando cumplimiento a una reivindicación histórica, lo que agilizará indudablemente los tiempos de atención a la ciudadanía.

Acabar con discriminaciones históricas

La búsqueda de esa cohesión territorial supone acabar con discriminaciones históricas de retribución a la baja de los colegios de ámbito territorial con menos población. Para ello, se modifica el sistema de retribución de las guardias a partir de la media de asistencias diarias de cada colegio, partiendo del Colegio de Pamplona, que es quien más guardias tiene, y adecuándolo de forma proporcional al resto. Se cobra así en función del esfuerzo medio, mejorando las retribuciones de todos los abogados y abogadas.

También mejoran las de la procura, así como la compensación que reciben los colegios profesionales por la gestión de los expedientes y la organización de los turnos. Aumenta, asimismo, la cuantía total que perciben los diferentes colegios por la prestación de este servicio, con una reorientación de las partidas asignadas para retribuir los servicios con criterios de esfuerzo.

A modo de ejemplo, puede señalarse que se incrementa la asistencia en el Servicio de Atención a la Mujer (SAM), que hasta el momento se encontraba infravalorada respecto a otras cuestiones. Tanto este servicio como los de extranjería y asistencia penitenciaria, que actualmente se regulaban por convenios específicos, pasan por medio de este decreto a consolidarse como parte integral de las prestaciones de Justicia Gratuita que financia el Gobierno de Navarra.