El consejero Gimeno plantea la conveniencia de abrir el debate sobre las ratios en el sistema educativo

Avanza que el descenso vegetativo de alumnado debe servir para mejorar la calidad pedagógica y la transformación de los centros
27 de enero de 2022

En su respuesta en el Parlamento de Navarra a una interpelación de EH Bildu sobre el Pacto Social por la Educación en la Comunidad Foral, impulsado actualmente por el Consejo Escolar de Navarra, Gimeno se ha referido al “descenso demográfico que sufre nuestra sociedad y a las consecuencias que va a tener sobre la educación, facilitando una bajada vegetativa de las actuales ratios”. 

Por ello, el consejero de Educación, al referirse a cuestiones como la equidad, la autonomía y planificación educativa, la calidad, el modelo de gobernanza y la autonomía de los centros, ha dejado claro que “debe abrirse un debate que no se circunscriba únicamente a la ratio alumnos/grupo, sino que potencie la innovación y el cambio educativo, una mejora de la equidad y el desarrollo de la profesionalidad docente y la autonomía de los centros”.  

Gimeno ha planteado a los grupos parlamentarios que la revisión de las ratios debe estar relacionada con la planificación del mapa escolar y la lucha contra la segregación, permitiendo diferenciar el interés público de cada centro. “Nosotros queremos vincularlo”, ha manifestado “con el compromiso de la mejora de resultados y de la equidad y como salto de calidad de la educación pública.  También queremos vincular esta cuestión con una mejora estratégica que sea verificable y evaluable, haciendo partícipes a centros y profesorado de una cultura de evaluación-diagnóstica y de mejora permanente”.

Para conseguirlo, el consejero de Educación ha indicado que el Departamento que dirige ya trabaja sobre la ratio alumnado-profesorado (RAP) en relación con las medidas de atención a la diversidad, desdoble de grupos y apoyos dentro de clase con otro profesor, así como sobre las ratios de personal de apoyo pedagógico/profesorado (RPAPA) o la ratio orientadores-alumnos (ROA), “ésta última tan novedosa que ni siquiera tiene en España normativa que la regule”, ha destacado. 

“El debate educativo”, ha manifestado Gimeno en su intervención ante los grupos parlamentarios, “no puede pivotar exclusivamente sobre una ratio popular y recurrente como es la ratio alumnos/grupo (RAG). Las investigaciones evidencian que la bajada de ratios alumnos/grupo en determinados contenidos de aprendizaje y asignaturas puede resultar beneficiosa. Será bueno centrar el debate de las ratios en coordenadas de calidad pedagógica y de estímulo transformador para los centros, detrayéndolo del debate laboral en el que ahora se sitúa, de forma genérica e incondicional para todos los centros y etapas educativas”.

Finalmente, Gimeno ha adelantado que la bajada de ratios en entornos vulnerables exigirá de los centros la presentación de proyectos estratégicos de mejora de resultados, evaluándose el impacto de la medida.

Las propuestas de reducción de ratios requerirán una estimación de su coste y una planificación de su implantación progresiva. Ésta es una medida crucial para la mejora de la calidad educativa. 

Educación considera que se debe avanzar en el uso de nuevas ratios que permitan estimar el nivel de recursos y de inversión media por estudiante. Entre otras, se plantea regular y hacer operativas las siguientes nuevas ratios:  

•    ratio de alumnos/profesores en formación permanente
•    ratio de alumnos/profesores que forman parte de redes de profesorado
•    ratio de alumnos/ profesores que hacen co-docencia
•    ratio de alumnos/ proyectos europeos y de relación con el entorno 
•    ratios de alumnos/auxiliares de conversación de inglés

Gimeno ha considerado “imprescindible” el pacto social y educativo por la educación y ha matizado que si llega en el contexto de un previo acuerdo de los agentes de la comunidad educativa será una herramienta ajustada a la realidad de nuestra sociedad y de nuestra política que facilitará el trabajo parlamentario. “El poder transformador de la educación exige un sistema dinámico que empuje a la mejora continua. La innovación, la utilización de distintas tecnologías docentes, metodologías activas y colaborativas, la gestión de la convivencia escolar o la introducción de nuevos contenidos conectados con la realidad del entorno” en palabras del consejero de Educación, “deben ser parte del equipamiento de todos los docentes”.