(ir al contenido)

Instituto de
Salud Pública y Laboral de Navarra

Castellano | Euskara | Français | English

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Twitter
  • Google
  • Facebook

Alerta 8, diciembre 2019: Explosión de un depósito durante una operación de soldadura

Accidente:

Durante la fabricación de la pasta de papel se generan diversos líquidos residuales, de composición desconocida y variable, que contienen productos químicos inorgánicos utilizados en el proceso y sustancias orgánicas disueltas procedentes de la materia prima celulósica. Por razones medioambientales y económicas, esos líquidos se recogen en unos depósitos auxiliares para después recuperarlos. Al líquido recogido se le denomina licor negro.

En uno de estos depósitos se descubrieron varias fugas. El depósito era metálico, tenía gran capacidad, estaba abierto a la atmósfera y conectado a la instalación por medio de tuberías, a través de las cuales se recibían los líquidos residuales desde los distintos orígenes del proceso y se conducía el licor negro hacia su circuito de recuperación.

Aquel día se había programado una parada de una sección anterior de la instalación para realizar reparaciones y, como el depósito estaba conectado a la misma, se decidió repararlo también. Al igual que en las ocasiones anteriores la reparación consistiría en cerrar las fisuras existentes aplicando soldadura desde el exterior.

Un grupo de trabajadores preparó la intervención, localizando y marcando todas las fugas, retirando la envolvente aislante, vaciando el depósito e inyectando vapor para arrastrar los gases que pudiera haber. Al día siguiente se encargó a otro trabajador distinto que soldase las fisuras. Siguiendo los procedimientos establecidos en la empresa, el trabajador cumplimentó los permisos de trabajo en caliente y de utilización de plataforma elevadora. A continuación, ayudado por otro compañero, que se encargaría de los medios de extinción, y con los equipos y materiales necesarios, se desplazó hasta el depósito y comenzó a reparar la primera fuga, que estaba en la parte inferior. Poco después de iniciar la soldadura el depósito hizo explosión, se elevó y cayó. Por fortuna, ninguno de los dos trabajadores que estaban en la zona resultó alcanzado por el depósito.

Causas:

Los siniestros de este tipo siempre tienen efectos destructivos por lo que la identificación del posible origen de los mismos siempre es compleja. En este caso sí se puede afirmar que se trató de una explosión de origen químico: en el depósito se debió acumular alguna sustancia explosiva cuya ignición se produjo al realizar la soldadura.

A partir de aquí, y teniendo en cuenta que el área no estaba clasificada como zona con riesgo de presencia de atmósferas explosivas, ya que el líquido no lo era, y que ya se había soldado en otras ocasiones sin que pasase nada, solo cabe hacer conjeturas o suposiciones sobre lo que pudo ocurrir: ¿Qué se hizo esta vez de manera diferente y de dónde pudo provenir la sustancia explosiva?

Recomendaciones preventivas:

Antes de acometer cualquier intervención de mantenimiento deberá efectuarse una evaluación específica de los riesgos asociados a los trabajos a desarrollar, sobre todo si esta intervención tiene carácter extraordinario, debido a su complejidad, a la concurrencia de actividades, o por tener que realizar operaciones potencialmente peligrosas.

La evaluación así realizada deberá servir para identificar los riesgos que se pudieran presentar y para definir y planificar las medidas de prevención que será necesario adoptar para ejecutar los trabajos en condiciones de seguridad.

Entre estas medidas se encontrarían la definición de listas de chequeo, instrucciones y/o procedimientos de trabajo seguro a seguir (especificando las medidas de consignación a tomar) y la coordinación y supervisión de los diferentes equipos que realizan las intervenciones simultáneas o sucesivas.

Como en cualquier otro tipo de trabajo, los trabajadores que vayan a realizar estas operaciones deberán recibir la formación e información adecuadas.

Tanto el servicio de prevención como los mandos, de las secciones donde se vayan a desarrollar los trabajos y de las unidades a las que pertenezca el personal encargado de su ejecución, deberán participar en la realización de todas las actividades preventivas anteriores.

Se recuerda:

En este caso, la aplicación del procedimiento completo de consignación debiera de haber abarcado sus cuatro fases:
          1- Separación del depósito del resto de la instalación
          2- Bloqueo de todos los aparatos de separación
          3- Disipación/vaciado de todas las sustancias peligrosas
          4- Verificación de que las tres acciones anteriores habían cumplido su objetivo

“Siempre lo habíamos hecho así y nunca había pasado nada” no quiere decir que se estuviera haciendo bien: quizás se hacía mal desde el principio, pero nos acompañó la suerte (hasta que dejó de hacerlo aquel día).

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web