(ir al contenido)

Navarra vivienda

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Desahucios

  • Compártelo
  • Meneame
  • Delicious
  • Twitter
  • Google
  • Facebook


Causas de denegación de la prórroga forzosa en los contratos antiguos

Aunque la publicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 derogaba la legislación anterior, esta norma establece una regulación específica para los arrendamientos concertados en su día cuando estaban vigentes las leyes anteriores, conocida como Texto Refundido 1964.

Así, los contratos formalizados conforme a esta norma (Texto Refundido 1964) están sometidos a prórroga forzosa para el arrendador, si bien existen una serie de causas de denegación de dicha prórroga:

  1. Cuando el arrendador necesite para sí la vivienda o local de negocio o para que los ocupen sus ascendientes o descendientes legítimos o naturales.
  2. Cuando el arrendador proyecte el derribo de la finca para edificar otra que cuente, cuando menos, con un tercio más de las viviendas que en aquella hubiere y una, como mínimo, si no las hubiere en el edificio que se pretende derribar, respetando al propio tiempo el número de los locales de negocio si en el inmueble a derribar los hubiere.
  3. Cuando la vivienda no esté ocupada durante más de seis meses en el curso de un año, o el local de negocio permanezca cerrado por plazo igual, a menos que la desocupación o cierre obedezca a justa causa.
  4. Cuando el inquilino ocupe dos o más viviendas en la misma población y el uso de todas ellas no sea indispensable para atender a sus necesidades. En este caso, si los arrendadores fuesen varios, el derecho de denegación de prórroga corresponderá al primero que lo ejercite; si fuere uno solo, corresponderá al inquilino el derecho de señalar la vivienda o viviendas que haya de desalojar, y si no lo hace dentro del plazo de treinta días siguientes al en que fuese requerido en forma fehaciente por el arrendador, podrá éste denegarle la prórroga respecto de cualquiera de ellas. En el caso de que sólo una de las viviendas la disfrute a título de arrendamiento, carecerá el inquilino de dicha facultad de elección.
  5. Cuando el inquilino, en un plazo de seis meses inmediatamente anteriores a la fecha de la presentación de la demanda, hubiese tenido a su libre disposición, como titular de un derecho real de goce o disfrute, una vivienda desocupada y apta para la satisfacción de sus necesidades y de características análogas a la arrendada.

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web