(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

 Imagen decorativa
Recomendaciones para chimeneas

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook


Bombero interviniendo en la chimenea de una vivienda.

Diez consejos para el uso adecuado de chimeneas

Con la llegada del invierno comenzamos a utilizar de forma continua las chimeneas. Por ello conviene recordar algunos consejos para aumentar la seguridad y evitar los incendios. Las chimeneas, como todos los sistemas productores de calor, conllevan un riesgo de incendio si no se mantienen, utilizan y aíslan adecuadamente.

La inadecuada utilización, mantenimiento o ejecución de las chimeneas en Navarra provoca cada año numerosos incendios. Seguir estos sencillos consejos nos permitirá a todos y todas ganar en seguridad sin renunciar al confort que nos ofrecen las chimeneas en nuestro hogar.

Contrata su construcción o reforma con profesionales

La construcción o reforma de la chimenea debe ejecutarse correctamente, ya que el tiro o conducto de evacuación de los humos -en su trayectoria vertical buscando el exterior- atraviesa forjados y cubiertas que deben estar perfectamente aislados del calor. No aislar una chimenea del forjado o hacerlo de forma deficiente supone exponer a la vivienda a un alto riesgo de incendio.

1. Comprueba el aislamiento.

Si adquieres una vivienda, o si reformas tu casa, comprueba con un profesional que la chimenea está aislada y cumple los estándares de calidad. Si reformas tu casa, aprovecha para mejorar el aislamiento.

2. Contrata profesionales.

Contrata las reformas con profesionales que garanticen que la instalación cumple con la normativa.

Realiza un mantenimiento periódico

La madera al arder destila una serie de aerosoles que se van depositando a lo largo de las paredes del conducto o tiro de la chimenea. Al acumularse, crean una costra alquitranosa llamada creosota que, si adquiere cierto grosor, se puede poner incandescente y arder. Una chimenea con un alto nivel de creosota es muy peligrosa y es fácil que provoque un foco de ignición en la estructura de la vivienda.

3. Deshollinado periódico.

Si utilizas la chimenea a diario todo el invierno, debes deshollinarla todos los años y si lo haces con menor frecuencia –por ejemplo en una segunda vivienda- cada dos o tres años como máximo.

4. Mejor con un o una profesional.

Realiza inspecciones sencillas del tiro de la chimenea, pero encarga siempre las labores de limpieza a un o una profesional. Son trabajos en altura y deben acometerse con los medios de seguridad necesarios.

Haz un uso adecuado

5. Evita sobrecargas de leña.

Utiliza la cantidad justa de leña. Una emisión de calor excesiva aumenta el riesgo de generar un foco de ignición en algún punto del tiro.

6. Leñas secas y duras; más calor, menos riesgo.

Utiliza maderas secas y duras (roble, encina o haya); generan menos creosotas y tienen mayor poder calorífico que las húmedas -verdes- o blandas (pino, chopo).

7. Crea una zona de seguridad junto a la chimenea.

No coloques, a menos de dos metros de distancia del fuego de la chimenea, material combustible (muebles, alfombras, ropa húmeda...). Recuerda que son preferibles las chimeneas con puerta, que evitan el salto de chispas que pueden prender en la estancia.

8. Ventila la estancia constantemente.

Mantén una ventilación constante de la estancia. La combustión consume oxígeno y además, si el flujo de aire a través del tiro no es el adecuado, el nivel de monóxido de carbono puede aumentar peligrosamente.

9. Asegúrate de apagar totalmente el fuego.

Aunque parezca obvio, apagar el fuego completamente es fundamental. No dejes la chimenea encendida al irte a dormir. En segundas viviendas comprueba que el fuego está apagado antes de marcharte.

10. Instala un detector de incendios.

Coloca un detector de incendios ubicado correctamente. Es una excelente medida de precaución para detectar a tiempo el inicio de un incendio, lo cual podría salvarte la vida.

RECUERDA: Si a pesar de haber tomado todas las precauciones, ves humo o fuego, llama inmediatamente al 112. Después de llamar, apaga la chimenea, y, si te sientes capaz, intenta sofocar el fuego mientras llegan los bomberos, pero siempre sin ponerte en peligro.

Descárgate el folleto editado con estos consejos.

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web