(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

Observatorio agrario
Perspectiva de género en el PDR

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Twitter
  • Google
  • Facebook

enlaces relacionados

Según los datos del documento Evaluación sobre la perspectiva de género del Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014-2020, elaborado por el Departamento de Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra:

  • Las mujeres de más 65 años son casi una cuarta parte de la población rural de Navarra en los municipios de menos de 2.000 habitantes.
  • En esas localidades, el 32,5% de los hogares son unipersonales y, de ellos, el 24,1% son mujeres mayores de 65 años, una cifra que se ha incrementado respecto a 2006, lo que pone sobre la mesa el fenómeno de la soledad no deseada.
  • Transporte público, conexión a internet y servicios para cuidados son las necesidades más demandadas.

El ámbito laboral

En septiembre de 2020 las mujeres trabajadoras en el sector agrario son el 1,9 % del total de las activas navarras.

El drástico descenso de afiliaciones a la SS en el campo en los últimos 15 años ha afectado a ambos sexos y actualmente se contabilizan 2.457 mujeres afiliadas en el sector. De ellas, 897 están afiliadas al Sistema Especial Agrario, cifra que ha aumentado ligeramente en los últimos años, tanto en hombres (4.590) como en mujeres.

En cuanto al número de explotaciones agrarias en Navarra, la cifra se ha reducido en un 38,9% respecto a 2007 y han pasado de ser en total 24.415 a 14.914, pero en ellas los casos en que la titularidad es de una mujer ha disminuido un 32,0%, y de las de 5.618 de 2007 se ha pasado a 3.819 titulares a día de hoy.

Aumenta también el porcentaje de mujeres consideradas como "inactivas", lo que el estudio atribuye a "las dificultades de acceso al mercado de trabajo y señala como principal razón la atención de hijos e hijas ante la falta de opciones reales de conciliación".

Con respecto al empleo en  las zonas rurales, las opciones son mucho menores para ellas, que tienen además mayoritariamente contratos temporales y jornadas parciales en sectores feminizados y con bajos salarios, y en el sector de los cuidados necesarios para una población tan envejecida, se señala también la presencia de muchas mujeres migrantes en muchos casos invisibilizadas.

El envejecimiento, éxodo y demandas

Los datos del estudio confirman la especial pérdida de población femenina en el mundo rural de Navarra y las dificultades para mantener a las más jóvenes, lo que se traduce en el envejecimiento de las habitantes del mundo rural: el 57% de las mujeres navarras reside en el área de Pamplona, seguidas del 13,4% en la comarca de Tudela y en el otro extremo se sitúa la zona pirenaica, que apenas alberga al 2,1% de las navarras.

Como dato positivo, se subraya entre otros la elevada presencia de las mujeres en las asociaciones del medio rural, un 55,59%. Su implicación en éstas supone, en muchas ocasiones, un proceso personal de empoderamiento y reconocimiento social que abre vías para involucrarse con algún partido político, dando de este modo, un paso adelante en cuanto a visibilidad social y exposición pública se refiere.

Entre las demandas más importantes detectadas por el estudio, destacan los servicios como transporte público y conexión a internet, cuya ausencia se agudiza principalmente en aquellos municipios que cuentan con menos masa de población. Ambas carencias afectan especialmente a las mujeres, puesto que como se ha señalado ya, el mayor déficit de servicios está en aquellos relacionados directa o indirectamente con el cuidado de personas mayores y de niños y niñas.

Se demanda también, apoyar la estabilidad de profesionales de la salud o educación o priorizar el emprendimiento, para favorecer la independencia económica y la conciliación, incluyendo asesoramiento administrativo y financiación. Así como, poner en valor la escuela rural en tanto que transmite valores vinculados al mundo rural y genera sentimiento de pertenencia y, además, contar con una oferta formativa superior vinculada con las necesidades reales de contratación del territorio, como una herramienta para fijar población en empleos de calidad acordes a la titulación al tiempo que se trabaja con las empresas para fomentar la contratación de mujeres en puestos masculinizados.

El estudio y el PDR

El PDR es un elemento estratégico fundamental de la política de desarrollo rural del gobierno de Navarra. Para este periodo 2014-2020 y con aplicación real prevista hasta 2023, está dotado con 317 M€, de los cuales 136 son fondos FEADER y 180 fondos propios del gobierno de Navarra. A fecha del 1 de enero de 2020, el gasto pagado de programa ascendía a 138,39 M euros, de los que el gasto pagado a mujeres es 12,40 M euros, para un total de 2.268 mujeres beneficiarias.

El objetivo de este documento es identificar la contribución de las actuaciones del PDR 2014-2020 al cumplimiento de la política comunitaria y navarra en materia de igualdad, así como analizar las expectativas de las mujeres y sus condiciones de permanencia en las zonas rurales para, posteriormente, identificar soluciones y diseñar propuestas con el objetivo de favorecer la igualdad de oportunidades para el futuro PDR 2021-2027.

El diagnóstico del estudio determina que “aunque se identifican avances significativos, promovidos por un salto cualitativo producido en la normativa en materia de igualdad y cuyos efectos han comenzado a visibilizarse a nivel social, queda todavía mucho esfuerzo que realizar, sobre todo en el mundo rural donde el envejecimiento y éxodo de la población más joven, en especial la femenina –la llamada huida ilustrada- es evidente”.

 
Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web