(ir al contenido)

Castellano | Euskara | Français | English

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Twitter
  • Google
  • Facebook

contacto de esta sección

tan@cfnavarra.es

Tfno: 848 42 36 00
Fax: 848 42 36 06
C/ Iturrama 10, entreplanta (entrada por C/ Esquiroz)

Horario de atención al público:  Lunes a Viernes, de 8,00 h. a 14,30 h.

18-01396

  • Nº Expediente 18-01396
  • Nº Resolución 01706/18
  • Fecha resolución 05-09-2018
  • Sección TAN Tercera
  • Materia 1
    • Haciendas Locales; Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana 7;7.8
  • Materia 2
  • Materia 3
  • Materia 4
  • Disposición 1
    • Norma Ley Foral
    • Título Ley Foral 2/1995, 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra
    • Tipo 1
    • Número 172.4
  • Disposición 2
    • Norma Ley Foral
    • Título Ley Foral 13/2000, 14 de diciembre, General Tributaria de Navarra
    • Tipo 1
    • Número 86
  • Disposición 3
    • Norma
    • Título
    • Tipo
    • Número
  • Disposición 4
    • Norma
    • Título
    • Tipo
    • Número
  • Tema Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana
  • Resumen Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana: ajuste o no a Derecho de liquidación del Impuesto: aplicación del nuevo apartado 4 del artículo 172 LFHL, adicionado por la Ley Foral 19/2017: significado e interpretación del precepto: carga de la prueba para acreditar la inexistencia de incremento del valor del terreno del sujeto pasivo: en este caso, no acreditado lo sea el recurrente: trámite de audiencia necesario para que el sujeto pasivo pueda solicitar y acreditar la no sujeción al Impuesto: más en devengos anteriores al 31 de diciembre de 2017: falta en este caso del indicado trámite de audiencia: anulación de la liquidación y estimación del recurso: posibilidad de la entidad local de retrotraer el procedimiento.
  • Sentido de la Resolución
    • Estimación
  • Contencioso Administrativo
    • Nº Recurso 1
    • Organo Judicial 1
    • Sentencia fecha 1
    • Sentido fallo 1
    • Nº Recurso 2
    • Organo Judicial 2
    • Sentencia fecha 2
    • Sentido fallo 2
    • Apelación
    • Sentencia fecha - Apelación
    • Sentido fallo - Apelación
  • Resolución

    Visto por la Sección Tercera del Tribunal Administrativo de Navarra el expediente del recurso de alzada número 18-01396, interpuesto por DON …………. contra resolución de la Alcaldía del AYUNTAMIENTO DE BARAÑÁIN de fecha 24 de mayo de 2018, desestimatoria del recurso de reposición interpuesto contra liquidación aprobada mediante resolución de fecha 2 de marzo de 2018, sobre Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

    Ha sido Ponente don Gabriel Casajús Gavari.

    ANTECEDENTES DE HECHO

    .- Mediante resolución nº 541/2018, de 24 de mayo, de la Alcaldesa del Ayuntamiento de Barañáin, se desestima el recurso de reposición interpuesto por el interesado contra liquidación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, por un importe de 2.571,34 euros, practicada el 2 de marzo de 2018 por la misma Alcaldesa y girada al aquí recurrente, en cuanto adquirente el 12 de mayo de 2017 del bien inmueble sito en la Avenida …………., de Barañáin.

    .- Contra la mencionada resolución nº 541/2018, de 24 de mayo, desestimatoria del recurso de reposición formulado frente a la también citada liquidación del Impuesto, el interesado interpone el presente recurso de alzada ante este Tribunal.

    .- Mediante Providencia de la Presidenta de este Tribunal se dio traslado del recurso al Ayuntamiento citado para que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 12 del Reglamento de desarrollo de la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de la Administración Local de Navarra (LFAL), en materia relativa a impugnación de actos y acuerdos de las entidades locales de Navarra, según la redacción dada al mismo por el Decreto Foral 173/1999, de 24 de mayo, remitiera el expediente administrativo o copia diligenciada del mismo, incorporando las notificaciones para emplazamiento efectuadas y presentara, de estimarlo conveniente, informe o alegaciones para justificar la resolución recurrida; extremos ambos que fueron cumplimentados por la entidad local.

    .- No se han propuesto ni practicado diligencias de prueba.

    FUNDAMENTOS DE DERECHO

    PRIMERO.- El recurrente expone que la compraventa del bien inmueble que ha dado origen a la liquidación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, se produjo el 12 de mayo de 2017. Así, y teniendo en cuenta que la sentencia del Tribunal Constitucional número 72/2017, de 5 de junio, expulsó del ordenamiento jurídico los artículos 175.2, 175.3 y 178.4 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra, hasta la entrada en vigor de la Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre, las liquidaciones devengadas por este Impuesto carecen de amparo legal.

    En el presente caso, el devengo del Impuesto se produjo el 12 de mayo de 2017, por lo que la liquidación de fecha 2 de marzo de 2018 no tiene amparo legal, al apoyarse en unos preceptos que han sido expulsados del ordenamiento jurídico. Y ello, señala el recurrente, al margen de si la venta se hizo o no en pérdidas.

    Se cita en apoyo de lo alegado por la parte recurrente dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, de fechas 6 y 22 de febrero de 2018, y una de un Juzgado de lo Contencioso-Administrativo. Además, defiende el recurrente que la referida sentencia de 22 de febrero de 2018, en la que el Ayuntamiento trata de motivar la desestimación del previo recurso de reposición interpuesto en vía municipal, confirma la falta de amparo legal de la liquidación impugnada. Así, y a su entender, las liquidaciones giradas en aplicación de preceptos expulsados del ordenamiento jurídico, no sólo son nulos cuando la compraventa se hace a pérdidas, sino en todos los casos, también si se hizo a ganancias.

    Por todo lo expuesto, el recurrente solicita que se estime el presente recurso de alzada, se deje sin efecto la resolución recurrida y se anule la liquidación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana practicada, con reintegro de la cantidad ya abonada por su parte por dicho concepto, más sus intereses desde la fecha del pago.

    El Ayuntamiento de Barañáin, por su parte, refiere en primer lugar cómo se ha determinado en este caso la base imponible del Impuesto y la cuota a pagar, destacando que con el recurso de reposición el interesado no ha aportado documento alguno que acredite la minusvaloración del inmueble transmitido.

    A su vez, señala la entidad local que, conforme a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, de fecha 22 de febrero de 2018, que recoge la del Constitucional sobre la legislación Navarra, que dispone que el impuesto no es, con carácter general, contrario al texto constitucional, y que los artículos 175.2 y 175.3 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra, son inconstitucionales y nulos, pero únicamente en la medida que someten a tributación situaciones inexpresivas de capacidad económica, la pretensión del recurrente de anulación general del Impuesto carece del mínimo amparo legal.

    Añade el Ayuntamiento que la desestimación del recurso de reposición se ha producido porque el interesado no ha presentado prueba alguna que permita considerar que no ha existido incremento de valor en la transmisión del inmueble. Conforme al actual y vigente artículo 172.4 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra (LFHL), la carga de la prueba para acreditar la inexistencia de incremento patrimonial corresponde al recurrente, pero no corresponde al Ayuntamiento acreditar lo contrario. En este caso, el interesado no ha aportado durante todo el procedimiento prueba alguna, ni siquiera ha alegado que haya transmitido el inmueble de su propiedad por valor inferior al de adquisición.

    Finalmente, la entidad local alega que conforme a la sentencia número 72/2017, de 5 de junio del Tribunal Constitucional, sólo están excluidas de la obligación del pago del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana las transmisiones de terrenos de naturaleza urbana en las que el sujeto pasivo acredite la inexistencia de incremento de su valor, lo que aquí no ha ocurrido.

    Por ello, el Ayuntamiento de Barañáin solicita la desestimación del presente recurso de alzada.

    SEGUNDO.- La cuestión a analizar y resolver en el presente recurso de alzada se concreta en determinar la conformidad o no a Derecho de una liquidación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, en la transmisión de un bien inmueble realizada el día 12 de mayo de 2017 (ni en el escrito del recurso de alzada ni en el expediente remitido por la entidad local consta la correspondiente escritura de compraventa, pero las partes aceptan y no discuten tal hecho), y en la que, por cierto, el aquí recurrente figura como “Adquirente”, cuando desde el 1 de enero de 2017 es sujeto pasivo del Impuesto, en concepto de contribuyente, el transmitente.

    Pues bien, son diversas y complejas las cuestiones que la regulación y aplicación del referido Impuesto plantean, y que se manifiestan en concreto en el supuesto aquí conocido.

    Así y en primer lugar, debe recordarse que, en lo afectante a la legislación Navarra sobre la materia controvertida, en su sentencia número 72/2017, de 5 de junio, el Tribunal Constitucional ha declarado que “que los artículos 175.2, 175.3 y 178.4 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de haciendas locales de Navarra, son inconstitucionales y nulos, pero únicamente en la medida que someten a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor”. La misma sentencia avala que el legislador pueda someter a tributación mediante un “sistema de cuantificación objetiva de capacidades económicas potenciales, en lugar de hacerlo en función de la efectiva capacidad económica puesta de manifiesto”.

    En definitiva, y como hemos señalado en Resoluciones anteriores de este Tribunal (entre ellas, la número 1266, de 26 de junio de 2018, de esta misma Sección Tercera), el reiterado Impuesto “no ha sido declarado inconstitucional, solo su aplicación a casos donde no se produce un incremento real o plusvalía, y que para saber si se produce o no un incremento real del valor el Tribunal Constitucional había vedado que se aplicaran mecánicamente las operaciones aritméticas del artículo 175, apartados 2 y 3, de la LFHL, como venían haciendo las entidades locales, y que en la práctica implicaba obtener siempre como resultado una cantidad positiva, incluso si en la realidad no existía incremento sino decremento”.

    Recientemente, además, el Tribunal Supremo en su sentencia número 1163/2018, de 9 de julio (JUR 2018\186296), ha explicado lo siguiente en orden a la interpretación y aplicación de dicho pronunciamiento del Tribunal Constitucional (aunque se refiere a la normativa estatal, las mismas conclusiones pueden aplicarse a la normativa foral, ya que ambas son coincidentes en la materia que nos ocupa): “De la interpretación del alcance de la declaración de inconstitucionalidad contenida en la STC 59/2017 que acabamos de efectuar (parcial en lo que se refiere a los artículos 107.1 y 107. 2 a) del TRLHL y total en relación con el artículo 110.4 del TRLHL) resultan, en esencia, tres corolarios: (1) primero, anulada y expulsada definitivamente del ordenamiento jurídico la prohibición que tenían los sujetos pasivos de probar la inexistencia de incrementos de valor en la transmisión onerosa de terrenos de naturaleza urbana ex artículo 110.4 del TRLHL, puede el obligado tributario demostrar que el terreno no ha experimentado un aumento de valor y, por ende, que no se ha producido el nacimiento de la obligación tributaria principal correspondiente al IIVTNU; (2) segundo, demostrada la inexistencia de plusvalía , no procederá la liquidación del impuesto (o, en su caso, corresponderá la anulación de la liquidación practicada o la rectificación de la autoliquidación y el reconocimiento del derecho a la devolución); y (3) tercero, en caso contrario, habrá de girarse la correspondiente liquidación cuantificándose la base imponible del impuesto de conformidad con lo previsto en los artículos 107.1 y 107. 2 a) del TRLHL (que, según hemos dicho, han quedado en vigor para los casos de existencia de incremento de valor). En relación con este último supuesto, esta Sala es consciente de que pudieran darse casos en los que la plusvalía realmente obtenida por el obligado tributario fuera tan escasa que la aplicación de los artículos 107.1 y 107.2 a) del TRLHL pudiera suscitar dudas desde la perspectiva del artículo 31.1 CE. La cuestión, sin embargo, no se nos ha planteado aún y tampoco ha sido resuelta por el Tribunal Constitucional en la STC 59/2017”.

    Finalmente y en lo que aquí ahora afecta, el Parlamento de Navarra ha aprobado la Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre, por la que se modifica la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra (LFHL), a fin de - según expresa su preámbulo- “ofrecer una respuesta normativa rápida con el objetivo de clarificar los efectos de la mencionada sentencia en relación con la gestión y la aplicación del Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

    La citada sentencia estima la cuestión de inconstitucionalidad número 686-2017 y, en consecuencia, declara que los artículos 175.2, 175.3 y 178.4 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra, relativos al Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, son inconstitucionales y nulos, pero únicamente en la medida que someten a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor.

    En función de ello, se procede a efectuar las pertinentes modificaciones de la mencionada Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra, al objeto de no someter a tributación en el citado impuesto aquellos supuestos en los que no exista un incremento de valor en la transmisión de los terrenos de naturaleza urbana, si bien aplicando los criterios del Tribunal Constitucional, los cuales inciden, por una parte, en que es plenamente válida la opción de política legislativa dirigida a someter a tributación los incrementos de valor basados en un sistema de cuantificación objetiva de capacidades económicas potenciales, en lugar de hacerlo en función de la efectiva capacidad económica; y por otra, en que el Tribunal considera conforme a la Constitución el mencionado Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, tal y como está configurado legalmente en la actualidad, en los supuestos de existencia de incremento de valor de los terrenos”.

    A la vista de lo hasta ahora expuesto, y siguiendo y aplicando lo declarado en la citada sentencia número 1163/2018, de 9 de julio, del Tribunal Supremo, podemos afirmar que la afectante a la legislación Navarra sentencia del Tribunal Constitucional número 72/2017, de 5 de junio (al igual que la número 59/2017 respecto de la legislación estatal), no declaró la inconstitucionalidad total o absoluta de todos los preceptos mencionados en su fallo que, en consecuencia, no han quedado -o, al menos, no todos ellos ni en la totalidad de los supuestos en los que resultan aplicables- completamente expulsados del ordenamiento jurídico; ni que la prueba de la existencia o no de plusvalía susceptible de ser sometida a imposición y el modo de llevar a cabo la cuantificación del eventual incremento de valor del terreno hayan carecido y carezcan de la debida cobertura legal; ni que hasta que se produzca la intervención legislativa no quepa practicar liquidación alguna del Impuesto.

    Por otra parte, y como en el siguiente Fundamento de Derecho se cita y reproduce, la Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre, además de entrar en vigor el día 31 de diciembre de 2017, con los efectos en ella previstos (disposición final segunda de dicha Ley Foral), ha aprobado un régimen transitorio que debe ser cumplido por los aplicadores del Derecho.

    TERCERO.- Así, y conocido todo lo anterior, la liquidación a examinar y aquí impugnada tiene fecha de 2 de marzo de 2018 y se refiere a la transmisión de un bien que las partes -aunque no la aportan- coinciden y aceptan que se formalizó en escritura pública de 12 de mayo de 2017. Como se desprende de su redacción que, a continuación reproducimos, a tales liquidaciones les resulta de aplicación la disposición transitoria única, apartado tres de la antes ya citada Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre: liquidaciones que no hayan adquirido firmeza, correspondientes a hechos imponibles producidos hasta el 31 de diciembre de 2017 inclusive.

    Así, y en concreto, tal disposición transitoria establece: “En relación con las liquidaciones del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, correspondientes a hechos imponibles producidos hasta el día 31 de diciembre de 2017 inclusive, que no hayan adquirido firmeza se aplicarán las siguientes reglas:

    1.ª Resultará de aplicación lo dispuesto en el artículo primero de la presente ley foral.

    2.ª En el caso de que, con arreglo a lo dispuesto en la regla anterior, se confirme la sujeción al impuesto, se aplicará la normativa vigente en el momento del devengo”.

    Pues bien, el artículo primero al que hace referencia dicha disposición añade un relevante apartado 4 al artículo 172 de la Ley de Haciendas Locales, aplicable a la liquidación aquí recurrida, y que tiene, en lo que aquí afecta, el siguiente contenido:

    4. No se producirá la sujeción al impuesto en las transmisiones de terrenos de naturaleza urbana, respecto de las cuales el sujeto pasivo acredite la inexistencia de incremento de valor, por diferencia entre los valores reales de transmisión y de adquisición del terreno.

    A estos efectos, el sujeto pasivo deberá aportar las pruebas que acrediten la inexistencia de incremento de valor.

    Para acreditar la inexistencia de incremento de valor, como valores reales de transmisión y de adquisición del terreno se tomarán los satisfechos respectivamente en la transmisión y adquisición del bien inmueble, que consten en los títulos que documenten las citadas operaciones, o bien los comprobados por el Ayuntamiento o por la Administración tributaria a quien corresponda la gestión del impuesto que grava la transmisión del inmueble, en caso de que sean mayores a aquellos.

    (…)

    En el caso en que el valor del suelo no se encuentre desglosado, se calculará aplicando la proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble. Esa proporción se aplicará en su caso tanto para la transmisión como para la adquisición del inmueble”.

    De la normativa anterior, tomada en su conjunto, se deduce que, en primer lugar, no se produce la sujeción al Impuesto en las transmisiones en las que el sujeto pasivo acredite la inexistencia de incremento de valor (de los terrenos de naturaleza urbana), por diferencia entre los valores reales de transmisión y adquisición del terreno.

    Así, es el sujeto pasivo el que debe acreditar la inexistencia de incremento de valor del terreno y aportar las pruebas para ello. Cuestión diferente, y como se razona más adelante, es que conforme al nuevo artículo 172.4 LFHL y, en aplicación de las normas de gestión del Impuesto y de las generales en materia tributaria y de procedimiento, el Ayuntamiento competente deba otorgar al sujeto pasivo la preceptiva audiencia, a los efectos de que tenga la posibilidad de solicitar y acreditar la no sujeción al Impuesto de la transmisión. Y más, cuando, como sucede en este caso, el devengo del Impuesto -aquí el 12 de mayo de 2017- se produce sin haber sido aprobada ni entrado en vigor la Ley Foral 19/2017, y las relevantes modificaciones normativas incorporadas por ella.

    También se desprende de dicha regulación que la existencia o inexistencia de incremento lo es del valor del terreno, y no del bien transmitido en su totalidad (salvo que todo su valor corresponda al suelo o terreno, obviamente). Por ello, no resulta procedente a los efectos aquí examinados referirse a la adquisición y transmisión del bien inmueble con “ganancias” o con “pérdidas”, si tales expresiones aluden a los precios o valores totales –no, por tanto, exclusivamente del terreno- de dicho bien y que consten en los títulos que documentan dichas operaciones.

    La acreditación, en su caso, de la inexistencia de incremento del valor del terreno por el sujeto pasivo puede realizarla presentando los correspondientes títulos documentales de adquisición y transmisión. No obstante, la Administración podrá obtener otros valores del terreno para la adquisición y la transmisión a través de la actividad de comprobación.

    Finalmente a este respecto, si el valor del terreno no consta en dichos títulos -lo que en este momento se produce con carácter absolutamente generalizado-, debe calcularse por el Ayuntamiento dicho valor aplicando la proporción o porcentaje que represente el valor catastral del terreno (del suelo) respecto del valor catastral total del bien inmueble en cada momento (adquisición y transmisión). Si sólo pudiera hallarse esa proporción en la fecha de la transmisión, la misma se aplicará también a la de adquisición.

    CUARTO.- En el supuesto aquí conocido, y como ya hemos señalado antes, no consta en el expediente la escritura de compraventa del bien inmueble, que las partes coinciden en afirmar y aceptar que se formalizó el día 12 de mayo de 2017. Tampoco se conoce qué persona, en qué momento temporal y en qué condición presentó dicha escritura de compraventa en el Ayuntamiento de Barañáin.

    Por otra parte, y como también ya apuntábamos con anterioridad, en la liquidación del Impuesto que aquí se impugna y discute figura la persona recurrente con la condición de “Adquirente” cuando, con efectos desde el 1 de enero de 2017, en las transmisiones de terrenos a título oneroso tiene la condición de sujeto pasivo del Impuesto, en concepto de contribuyente, el transmitente del terreno, desapareciendo desde esa fecha la consideración generalizada del adquirente como sujeto pasivo sustituto del contribuyente, y que anteriormente existía en la legislación Navarra.

    En cualquier caso, en el expediente consta como única actuación realizada por el Ayuntamiento de Barañáin, la aprobación el 2 de marzo de 2018 de la liquidación del Impuesto, y al aquí recurrente. Tampoco después de la interposición del recurso de reposición en vía municipal consta que la entidad local haya realizado actuación alguna previa -sí existe un informe jurídico que concluye en la desestimación del recurso- a su resolución desestimatoria.

    Por tanto, no consta en el expediente que el Ayuntamiento impugnado haya realizado ninguna de las actuaciones y operaciones que establece el vigente y aplicable al supuesto artículo 172.4 LFHL, para poder practicar la liquidación del tributo. Tales actuaciones no son, obviamente, las determinaciones de la base imponible y de la cuota, sino las previas referidas a la conclusión sobre si en la transmisión de que se trate existe o no sujeción al Impuesto, conforme a dicho novedoso precepto.

    Reiteramos en este momento que la carga de la prueba para acreditar la inexistencia de incremento de valor del terreno corresponde al sujeto pasivo del Impuesto. Ahora bien, cuestión diferente es que a dicho sujeto pasivo -en el presente caso, ni siquiera se conoce si lo es conforme a la ley el aquí recurrente- entendemos que se le debe otorgar por la entidad local un trámite de audiencia previo a la práctica de la liquidación, en el que pueda, en su caso, solicitar y acreditar la no sujeción al Impuesto de la transmisión de que se trate. Tal trámite en este caso no se ha producido.

    La necesidad del referido trámite de audiencia deriva de la aplicación e interpretación de diferentes normas, que tan sólo vamos a enunciar, con la excepción de lo dispuesto con carácter general por el artículo 86 de la Ley Foral 13/2000, de 14 de diciembre, General Tributaria de Navarra (LFGT), “en todo procedimiento de gestión tributaria se dará audiencia al interesado antes de dictar resolución”, precepto que debe relacionarse también con la necesidad de motivación de los actos tributarios exigida también con carácter general en el artículo 79 de la misma LFGT.

    A su vez, la necesidad de audiencia del sujeto pasivo y de que el expediente de liquidación del tributo tenga un carácter contradictorio, cabe deducirlas también del artículo 178 LFHL relativo a la gestión del Impuesto, artículos 9, 20 y 113.4 LFGT, y con un carácter más general del artículo 4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

    Por todo ello y a nuestro entender, aunque la carga de probar que no existe incremento de valor del terreno corresponde al sujeto pasivo -reiteramos que en este caso ni existe certeza sobre si lo es el aquí recurrente-, del conjunto de preceptos citados y algunos de ellos reproducidos parcialmente consideramos que la entidad local, antes de practicar la liquidación, debe otorgar al sujeto pasivo la posibilidad de alegar y acreditar, en su caso, el supuesto de no sujeción al Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

    Y más en supuestos como el aquí conocido, en los que el devengo del Impuesto al haberse formalizado la transmisión del bien inmueble el día 12 de mayo de 2017, se produjo antes de la aprobación y entrada en vigor de la reiterada Ley Foral 19/2017 que, no obstante, le resulta de aplicación y que introduce al adicionar un nuevo apartado 4 al artículo 172 LFHL la posibilidad legal absolutamente novedosa de que no se produzca la sujeción al Impuesto en las transmisiones de terrenos de naturaleza urbana, si el sujeto pasivo acredita la inexistencia de incremento de su valor.

    En el presente caso, y como ya se conoce, no consta en modo alguno en el expediente que el Ayuntamiento de Barañáin haya concedido al sujeto pasivo del Impuesto la posibilidad de alegar y acreditar, en su caso, la no sujeción de la transmisión al mismo, por lo que debemos estimar el presente recurso de alzada y anular la liquidación practicada e impugnada con el mismo.

    Finalmente, señalar que la presente anulación de la liquidación no impide que el Ayuntamiento de Barañáin pueda, en su caso, retrotraer el procedimiento al momento en que se encontraba antes de aprobar la resolución de liquidación impugnada, continuar su tramitación observando lo dispuesto en los preceptos legales citados en este Fundamento de Derecho, realizar las actuaciones y operaciones que establece el artículo 172.4 LFHL y, de confirmarse que existe sujeción al Impuesto, practicar una nueva liquidación al sujeto pasivo, siempre que no haya prescrito el derecho de la Administración a determinar la deuda tributaria.

    Por todo lo expuesto, el Tribunal 

    RESUELVE: Estimar el recurso de alzada arriba referenciado e interpuesto contra resolución nº 541/2018, de 24 de mayo, de la Alcaldesa del Ayuntamiento de Barañáin, desestimatoria del recurso de reposición interpuesto contra liquidación del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, por un importe de 2.571,34 euros, practicada el 2 de marzo de 2018 y girada al aquí recurrente, en cuanto adquirente el 12 de mayo de 2017 del bien inmueble sito en la Avenida ………….., de Barañáin; actos municipales que se anulan por no resultar ajustados a Derecho

    Así por esta nuestra resolución, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.- Roberto Rubio.- Gabriel Casajús.- Raúl-Antonio Cruzado.- Certifico.- María García, Secretaria
Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web