(ir al contenido)

Castellano | Euskara | Français | English

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Twitter
  • Google
  • Facebook

contacto de esta sección

tan@cfnavarra.es

Tfno: 848 42 36 00
Fax: 848 42 36 06
C/ Iturrama 10, entreplanta (entrada por C/ Esquiroz)

Horario de atención al público:  Lunes a Viernes, de 8,00 h. a 14,30 h.

18-00702

  • Nº Expediente 18-00702
  • Nº Resolución 01634/18
  • Fecha resolución 27-08-2018
  • Sección TAN Tercera
  • Materia 1
    • Haciendas Locales; Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana 7;7.8
  • Materia 2
  • Materia 3
  • Materia 4
  • Disposición 1
    • Norma Ley Foral
    • Título Ley Foral:: : 2/1995 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra
    • Tipo 1
    • Número 172.4
  • Disposición 2
    • Norma
    • Título
    • Tipo
    • Número
  • Disposición 3
    • Norma
    • Título
    • Tipo
    • Número
  • Disposición 4
    • Norma
    • Título
    • Tipo
    • Número
  • Tema Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.
  • Resumen Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana: existencia o no de incremento de valor de los terrenos y, en consecuencia, sujeción o no al Impuesto: aplicación del nuevo apartado 4 del artículo 172 LFHL, adicionado por la Ley Foral 19/2017: valores que consten en los títulos que documentan la adquisición y transmisión del bien inmueble, a efectos de acreditar el sujeto pasivo la inexistencia de incremento: si en tales documentos no se desglosa el valor del suelo, para determinarlo, a los valores totales del bien declarados se les aplica la proporción que represente en las fechas de adquisición y transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble, en cada uno de tales momentos: sólo si en el momento de la adquisición no está determinada o acreditada tal proporción, se aplica al valor total del bien declarado en la escritura de adquisición la proporción en la fecha de la transmisión: en este caso, conforme a los datos del expediente, la aplicación de tales proporciones da como resultado la inexistencia de incremento de valor del terreno: anulación de la liquidación y estimación del recurso.
  • Sentido de la Resolución
    • Estimación
  • Contencioso Administrativo
    • Nº Recurso 1
    • Organo Judicial 1
    • Sentencia fecha 1
    • Sentido fallo 1
    • Nº Recurso 2
    • Organo Judicial 2
    • Sentencia fecha 2
    • Sentido fallo 2
    • Apelación
    • Sentencia fecha - Apelación
    • Sentido fallo - Apelación
  • Resolución

    Visto por la Sección Tercera del Tribunal Administrativo de Navarra el expediente del recurso de alzada número 18-00702, interpuesto por DON ………… contra resolución de la Alcaldía del AYUNTAMIENTO DEL VALLE DE EGÜÉS que resuelve el recurso de reposición interpuesto en fecha 12 de diciembre de 2017 contra liquidación aprobada mediante resolución de la propia Alcaldía, sobre Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

    Ha sido Ponente don Gabriel Casajús Gavari.

    ANTECEDENTES DE HECHO

    1º.- Mediante Decreto de Alcaldía nº 154/2008, del Ayuntamiento del Valle de Egüés, se revisan y confirman, con desestimación de los recursos de reposición interpuestos frente a ellas, las liquidaciones del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana números 1282/2017 y 1283/2017, por importe cada una de ellas de 907,45 euros, practicadas por la misma Alcaldía y giradas al recurrente y a otra persona, en cuanto transmitentes el 13 de septiembre de 2017 del inmueble sito en la Calle …………, de Sarriguren.

    2º.- Contra el mencionado Decreto de Alcaldía nº 154/2008 el interesado interpone el presente recurso de alzada ante este Tribunal.

    3º.- Mediante Providencia de la Presidenta de este Tribunal se dio traslado del recurso al Ayuntamiento citado para que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 12 del Reglamento de desarrollo de la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de la Administración Local de Navarra (LFAL), en materia relativa a impugnación de actos y acuerdos de las entidades locales de Navarra, según la redacción dada al mismo por el Decreto Foral 173/1999, de 24 de mayo, remitiera el expediente administrativo o copia diligenciada del mismo, incorporando las notificaciones para emplazamiento efectuadas y presentara, de estimarlo conveniente, informe o alegaciones para justificar la resolución recurrida; extremos ambos que fueron cumplimentados por la entidad local.

    4º.- Mediante Providencia resolutoria número 164, de 27 de junio de 2018, de esta Sección Tercera del Tribunal Administrativo de Navarra, se recabó informe del Servicio de Riqueza Territorial, sobre la proporción que representaba el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble, en las fechas 2 de julio de 2007 y 13 de septiembre de 2017, respecto de los bienes afectados por las liquidaciones impugnadas, situados en la Calle …………, de Sarriguren, y que se identifican con sus correspondientes referencias catastrales.

    El informe emitido por el Servicio de Riqueza Territorial ha tenido entrada en el registro general de este Tribunal el día 25 de julio de 2018.

    5º.- No se han propuesto ni practicado diligencias de prueba.

    FUNDAMENTOS DE DERECHO

    PRIMERO.- El recurrente alega que, conforme al valor de adquisición del inmueble de referencia que consta en la escritura de compra de fecha 2 de julio de 2007, tal inmueble lo compraron por 401.610,88 euros. Por su parte, y según escritura de fecha 13 de septiembre de 2017, el mismo inmueble lo han vendido por 350.000 euros.

    Conforme al artículo 172.4 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra (LFHL), una vez modificada por la Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre, el sujeto pasivo del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana puede acreditar la inexistencia de incremento de valor de los terrenos en la transmisión de los mismos, por diferencia entre los valores reales de transmisión y adquisición del terreno puestos de manifiesto en los títulos que documenten las operaciones.

    Sin embargo, en tales documentos no se desglosa el valor del suelo, por lo que debe acudirse a lo dispuesto en uno de los párrafos del mismo artículo 172.4, para cuando el valor del suelo no se encuentre desglosado. Así, y según interpreta la parte recurrente, debe calcularse el porcentaje que el valor catastral del terreno representa respecto del valor catastral total del inmueble en la fecha de la transmisión y aplicar este porcentaje tanto para identificar el valor de transmisión como el de adquisición. Conforme a la propia comunicación emitida por el Ayuntamiento impugnado, ese porcentaje en el momento de la transmisión del bien en 2017 era del 29,37% -debemos advertir aquí un error del recurrente, ya que ese porcentaje, según la comunicación municipal emitida, lo es en el momento de la adquisición, siendo en la misma comunicación referida del 34,99% en el de la transmisión que él defiende como aplicable- , pero la entidad local ha aplicado otro porcentaje al valor de transmisión del bien en 2007, en contra de lo dispuesto por la ley de aplicar el mismo porcentaje a los valores de transmisión y de adquisición.

    Considera el recurrente que calculando en este caso, conforme al criterio legal, el valor catastral del terreno respecto del valor total del bien, no existe incremento de valor del terreno, ya que al aplicar el 29,37% -sería en todo caso y de atender a la comunicación municipal emitida, y como hemos advertido, el 34,99%- al precio de adquisición (401.610,88 euros), nos da 117.954,60 euros, mientras que aplicando ese mismo porcentaje al precio de transmisión (350.000 euros), el resultado es de 102.795 euros. Por lo tanto, no ha habido incremento del valor del terreno y no procede la liquidación del Impuesto de referencia.

    Por todo lo expuesto, la parte recurrente solicita la anulación de las liquidaciones del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (expediente 201700000000130) impugnadas, al haberse acreditado la inexistencia de incremento del valor del terreno.

    El Ayuntamiento del Valle de Egüés, por su parte, defiende que la proporción o porcentaje que represente el valor catastral del terreno respecto del valor catastral del bien inmueble, de ser diferente como ocurre en este caso, debe aplicarse, el del momento de la adquisición al valor de adquisición de la totalidad del inmueble que figura en la escritura de compra, y el del momento de la transmisión al valor también de la transmisión de la totalidad del inmueble que figura en la escritura de venta. En el presente caso, alega la entidad local que conforme a certificación que obra en el expediente, el porcentaje que representaba el valor catastral del terreno respecto del valor catastral del bien inmueble en el momento de la adquisición era del 29,37%, por lo que, al aplicarlo al precio total de adquisición del bien inmueble (401.610,88 euros), da un resultado de 117.954,60 euros. Por su parte, y conforme a la misma certificación, ese porcentaje en el momento de la transmisión era del 34,99% que, aplicado al precio total de transmisión del mimo bien (350.000 euros), nos da 122.469,71 euros.

    Conforme a tal interpretación y aplicación por la entidad local del reiterado artículo 172.4 de la Ley Foral 2/1995, en este caso quedaría acreditada la existencia de incremento de valor del terreno.

    Se solicita, en consecuencia, por el Ayuntamiento del Valle de Egüés la desestimación del presente recurso de alzada.

    SEGUNDO.- Las partes en el presente procedimiento de recurso de alzada coinciden en la aplicación a este supuesto del nuevo apartado 4 del artículo 172 de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales de Navarra, adicionado a dicho artículo por la Ley Foral 19/2017, de 27 de diciembre, tal y como dispone la disposición transitoria única, apartado tres, de esta última Ley Foral para las liquidaciones que no hayan adquirido firmeza, correspondientes a hechos imponibles producidos hasta el 31 de diciembre de 2017, inclusive (en el presente caso, la transmisión gravada se produjo el 13 de septiembre de 2017).

    Vamos a reproducir aquí algunos de los párrafos del reiterado artículo 172.4 LFHL, por su relevancia para la resolución de este recurso: “No se producirá la sujeción al impuesto en las transmisiones de terrenos de naturaleza urbana, respecto de las cuales el sujeto pasivo acredite la inexistencia de incremento de valor, por diferencia entre los valores reales de transmisión y de adquisición del terreno.

    A estos efectos, el sujeto pasivo deberá aportar las pruebas que acrediten la inexistencia de incremento de valor.

    Para acreditar la inexistencia de incremento de valor, como valores reales de transmisión y de adquisición del terreno se tomarán los satisfechos respectivamente en la transmisión y adquisición del bien inmueble, que consten en los títulos que documenten las citadas operaciones, o bien los comprobados por el Ayuntamiento o por la Administración tributaria a quien corresponda la gestión del impuesto que grava la transmisión del inmueble, en caso de que sean mayores a aquellos.

    (…).

    En el caso en que el valor del suelo no se encuentre desglosado, se calculará aplicando la proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble. Esa proporción se aplicará en su caso tanto para la transmisión como para la adquisición del inmueble.

    (…)”.  

    En el concreto supuesto aquí conocido, consta en el expediente que la adquisición del bien inmueble por el recurrente y otra persona se produjo por escritura de compraventa de fecha 2 de julio de 2007, por un precio declarado de 401.610,88 euros (más su IVA correspondiente), mientras que la trasmisión del mismo bien ha tenido lugar mediante escritura de compraventa de fecha 13 de septiembre de 2017, y por un precio también declarado de 350.000 euros.

    Para determinar si en la referida transmisión del año 2017 existe o no incremento de valor del terreno y, por tanto, sujeción o no al Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, teniendo en cuenta que en las escrituras de la adquisición del bien inmueble en 2007 y de transmisión del mismo en 2017 no se desglosa el valor del suelo, que es el que debe compararse para determinar si hay o no incremento de valor del mismo, debe calcularse el valor del suelo en cada momento aplicando al valor total declarado del bien (en este caso, 401.610,88 euros -sin impuestos- en la adquisición, y 350.000 euros en la transmisión) la proporción o porcentaje que represente el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien.

    La discrepancia de las partes se concreta en este punto, sobre si al estar determinada esa proporción o porcentaje que represente el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien en la fecha de la transmisión, tal proporción debe aplicarse tanto al valor total declarado del bien en la escritura en el momento de la transmisión, lo que afirmamos sin duda que sí, como también a ese mismo valor escriturado del bien en la adquisición, y ello con independencia y al margen de que en ese momento de la adquisición también estuviese determinada la reiterada proporción que represente el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien, y fuese distinta tal proporción a la resultante en el momento de la transmisión.

    TERCERO.- A la vista del antes reproducido párrafo del artículo 172.4 LFHL, que dispone: “En el caso en que el valor del suelo no se encuentre desglosado, se calculará aplicando la proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble. Esa proporción se aplicará en su caso tanto para la transmisión como para la adquisición del inmueble”, entendemos que la referencia que realiza a la aplicación de la “proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble”, debe interpretarse en el conjunto de todo el párrafo. Así, éste se refiere a los casos o supuestos en que el valor del suelo no se encuentre desglosado, por lo que, donde sí lo esté, dicho valor del suelo será el que venga expresamente determinado. Por otra parte, el reiterado párrafo incluye la expresión “en su caso”, a los efectos de aplicar la proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble tanto para la transmisión como para la adquisición del bien inmueble. Pues bien, ese “en su caso” y la consecuencia descrita, lo entendemos e interpretamos en el sentido de que cuando en el momento de la adquisición esté determinada y acreditada la proporción que represente en esa fecha el valor catastral del terreno respecto del valor catastral del bien inmueble, deberá aplicarse tal proporción, y ello aunque sea diferente o no coincidente con la proporción resultante en la fecha de la transmisión del bien.

    Se llega también a la anterior conclusión, acudiendo como mero criterio interpretativo a otras regulaciones vigentes en otros territorios, y por tanto no aplicables en el ámbito de las entidades locales de Navarra, pero que sin duda nos ayudan a la más correcta interpretación de nuestra legislación Foral. Citamos así aquí el Decreto Foral-Norma 2/2017, de 28 de marzo, que modifica el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, Gipuzkoa, y que en el apartado 2 de su artículo único dispone: “En el supuesto de que en los valores tomados como referencia para determinar el incremento de valor de los terrenos referidos en este aparatado 2 no se diferencie de forma expresa el valor atribuible a la construcción y el atribuible al suelo, se tomará como referencia la proporción existente respecto al valor catastral vigente en el momento del devengo de este impuesto, del valor del suelo y el valor de la construcción”.

    Idéntica redacción y términos se contienen en el Decreto Foral Normativo 3/2017, de 20 de junio, que modifica la Norma foral 8/1989, de 30 de junio, sobre el mismo Impuesto, Bizkaia, y en el Decreto Normativo de Urgencia Fiscal 3/2017, de 28 de marzo, también sobre el Impuesto referido, Álava.

    Finalmente también en este aspecto, y para acoger la interpretación defendida por la entidad local y aquí asumida, estaría el argumento que esgrime aquélla de que si se aplicara siempre, y sin atender a si en el momento de la adquisición se encuentra acreditada la proporción que representa en esa fecha el valor catastral del terreno respecto del valor catastral del bien inmueble, esa proporción en el momento de la transmisión, el resultado (positivo o negativo) sería el mismo que al comparar, sin aplicar proporción alguna, el valor total declarado del bien en las escrituras de adquisición y transmisión. En un ejemplo sencillo, si el año 2010 se adquiere un bien inmueble y su precio total escriturado se fija en 200.000 euros, y el año 2017 se transmite el mismo bien por un precio total también escriturado de 150.000 euros, se aprecia que el precio total escriturado de venta es inferior a su homónimo de compra y, en principio, nada más, porque para concluir si hay o no sujeción al reiterado Impuesto deben compararse los valores de transmisión y de adquisición del terreno, y no del total del bien, y ver sus diferencias de valor, para declarar si ha habido o no incremento del valor del suelo.

    Pues bien, si como defiende el recurrente, en todo caso, debiera aplicarse al valor total del bien escriturado la proporción o porcentaje que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral del bien inmueble, siempre nos iba a dar el mismo resultado que si comparásemos, sin operación alguna de determinación o “deducción” del valor del suelo, los valores totales del bien declarados documentalmente en la adquisición y en la transmisión. En el anterior ejemplo, si esa proporción en la fecha de la transmisión fuese del 20% y se aplicase a los precios declarados del total del bien, nos daría en la adquisición un valor del suelo de 40.000 euros, y en la transmisión de 30.000 euros. Si esa proporción lo fuese del 25%, resultarían 50.000 frente a 37.500, y así en todos los casos con un resultado de menor valor del terreno en la transmisión que en la adquisición en cualquier proporción imaginable que aplicásemos, siguiendo el ejemplo expuesto (lo contrario, obviamente, sucedería también siempre si el precio total del bien escriturado en 2010 hubiese sido inferior al de 2017). En todos los casos, y sin excepción, tal operación -de realizarse así y como defiende el recurrente- confirmaría el dato inicial derivado de la comparación de los valores totales del bien declarados en las escrituras y haría reiterativo e inútil -por lo que tampoco por esta razón acogemos dicha interpretación- el mecanismo previsto por el legislador para determinar o “deducir” el valor del terreno conforme a los valores totales que consten en los títulos que documentan las operaciones de adquisición y transmisión del bien inmueble.

    CUARTO.- En definitiva y conforme a todo lo hasta ahora expuesto, si en la escritura de transmisión de un bien no se desglosa el valor del suelo, para conocerlo, al valor total del bien declarado documentalmente se le aplicará la proporción que represente en la fecha de la transmisión el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble. A su vez, si en la escritura de adquisición del mismo bien tampoco se desglosa ese valor del suelo, debe atenderse en primer lugar, de acreditarse y estar determinada, a la proporción que represente en la fecha de la adquisición -en este caso, no de la transmisión- el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble. Así, y de ser diferentes, aplicaremos a cada valor total del bien escriturado, la proporción descrita que resulte en cada uno de los dos momentos, de la adquisición y de la transmisión.

    Por el contrario, si en el momento de la adquisición no estuviese determinada o no se acreditase la proporción que representa el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble, en ese caso sí se aplicaría al valor total del bien declarado en la escritura de adquisición tal proporción en la fecha de la transmisión.

    Como puede apreciarse, la anterior conclusión alcanzada coincide con la posición y planteamiento defendidos por la entidad local en el presente procedimiento de recurso de alzada. Ahora bien, y ya se adelanta, ello no va a conducirnos a la desestimación del presente recurso, debido al resultado final de importes y proporciones que los informes y certificados que constan en el expediente arrojan en este caso en relación con las proporciones que el valor catastral del terreno representa respecto del valor catastral del bien, tanto en la adquisición como en la transmisión, y que no coinciden con los defendidos e informado por el Ayuntamiento impugnado.

    Así, destaca en primer lugar, y según el certificado emitido por el Servicio de Riqueza Territorial a solicitud de este Tribunal, que en el momento de la adquisición inicial del bien transmitido, el 2 de julio de 2007, no existía dato alguno catastral de la subárea en que radicaba el mismo, ya que las unidades inmobiliarias reflejadas en ella se dieron de alta por mantenimiento de datos básicos, el 15 de febrero de 2018. Como consecuencia y complemento de lo anterior, y según el mismo certificado referido, en 2007 el valor catastral del suelo representaba el 100% del valor catastral del valor total del bien inmueble. En 2017, el valor catastral del suelo no representaba ese mismo 100% sino un porcentaje sensiblemente inferior (del 60,6% al aplicar una regla de tres). Si se tiene en cuenta que el valor declarado en el documento de adquisición fue de 401.610,88 euros, y al mismo se le debe aplicar la proporción del 100%, mientras que en el documento de transmisión se declaran 350.000 euros y a tal importe se la aplica un porcentaje muy inferior al 100%, es evidente que el resultado que arrojan tales operaciones lo es sin duda de inexistencia de incremento del valor del terreno.

    Pero es que, además, en el expediente administrativo consta certificación emitida por el Secretario del Ayuntamiento del Valle de Egüés en la que se recogen los valores catastrales totales del bien inmueble de referencia en 2008 y en el momento de su transmisión, así como los valores de repercusión del suelo de dicho bien en tales momentos. Añade tal certificación municipal que el expediente de alta catastral de la vivienda se tramitó en 2008, con datos básicos de la ponencia en vigor, siendo ésta la misma en 2007 y no existiendo datos anteriores. En tal certificación -en sus datos- defiende el Ayuntamiento que encuentran justificación las liquidaciones del Impuesto practicadas y ahora aquí impugnadas, no existiendo en el expediente otra certificación diferente, sí informes emitidos por empleados municipales pero no amparados en datos certificados o amparados documentalmente, en relación con las proporciones y porcentajes resultantes.

    Pues bien, conforme a tal certificación municipal -por cierto, emitida el 23 de febrero de 2017, cuando la transmisión se efectúa el 13 de septiembre de ese año-, la misma recoge que el valor de repercusión del suelo de los bienes adquiridos y transmitidos es idéntico en 2008 que en 2017, es decir, no ha variado. Por otra parte, en la repetida certificación se señala y constata sin género de dudas que el valor catastral total de las parcelas incluidas en tal certificación es claramente superior en 2017 (251.326,71 euros) que en 2008 (163.235,89 euros). Como consecuencia lógica de todo lo anterior -al ser el mismo el valor de repercusión del suelo-, la proporción que el valor catastral del terreno representa en 2017 respecto del valor catastral total del bien es forzosamente inferior a esa misma proporción en 2007 o 2008, y de ninguna manera superior (del 34,99% en 2017 y del 29,37% en 2008, como defiende el Ayuntamiento en sus informes).

    Así y atendiendo a los datos numéricos concretos, si tomamos la totalidad de las parcelas incluidas en la certificación municipal afectadas por la transmisión del bien y recogidas también en las liquidaciones del Impuesto, resulta que el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble en el momento de la adquisición en 2007 (según se certifica, los datos de la ponencia en 2007 fueron los mismos que en 2008 en que se produjo el alta catastral del bien) representó una proporción del 79,12%. Esa misma proporción del valor del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble representó en la fecha de su transmisión en 2017 un 51,39%.

    Teniendo en cuenta que en la escritura de adquisición del bien, de 2 de julio de 2007, se hizo constar un valor total del bien inmueble de 401.610,88 euros, sin estar desglosado el valor del suelo, la aplicación a dicho importe de la antes referida proporción del 79,12% en la fecha de la adquisición nos da una valor del suelo “deducido” del valor total declarado documentalmente del bien de 317.754,52 euros. Por su parte, en la escritura de transmisión del bien, de 13 de septiembre de 2017, tampoco se desglosa el  valor del suelo, haciéndose constar un valor total del bien de 350.000 euros. Al aplicar a este último importe la proporción del 51,39% que representa el valor catastral del terreno respecto del valor catastral total del bien inmueble en la fecha de la transmisión, nos da una valor del suelo “deducido” del valor total declarado documentalmente del bien de 179.865 euros.

    La comparación de ambos valores del terreno resultantes, de 317.754,52 euros en la adquisición en 2007 y de 179.865 euros en la transmisión en 2017, acredita la inexistencia de incremento de valor del terreno, adquirido primero y transmitido después por el aquí recurrente y, en consecuencia, la no sujeción del la transmisión al Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

    Procede, por todo lo expuesto y conforme al expediente instruido, la estimación del presente recurso de alzada y la anulación de las liquidaciones del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana impugnadas.

    Por todo lo expuesto, el Tribunal

    RESUELVE: Estimar el recurso de alzada arriba referenciado e interpuesto contra Decreto de Alcaldía nº 154/2008, del Ayuntamiento del Valle de Egüés, que revisa y confirma, desestimando los recursos de reposición interpuestos frente a ellas, las liquidaciones del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana números 1282/2017 y 1283/2017, por un importe cada una de 907,45 euros, practicadas y giradas al recurrente y a otra persona, en cuanto transmitentes el 13 de septiembre de 2017 del inmueble sito en la Calle …………, de Sarriguren; actos municipales que se anulan por no resultar ajustados a Derecho

    Así por esta nuestra resolución, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.- Roberto Rubio.- Gabriel Casajús.- Raúl-Antonio Cruzado.- Certifico.- María García, Secretaria.-
Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web