(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook

contacto de esta sección

Atención Ciudadana
Tel.: 948 012012
         012*
Horario:
De 8h a 19h de lunes a viernes.
E-mail: navarra@navarra.es
*Coste de la llamada: 0'34 euros independientemente de la duración.

Ver más noticias de este día

Más de 1.000 horas de formación en salvamento, rescates y extinción de incendios para ser bomberos viernes, 07 de abril de 2017


La consejera Beaumont ha clausurado este viernes el curso básico de ingreso de 30 nuevos bomberos, después de cinco años sin nuevas incorporaciones de personal


Transcripción textual del video

El diccionario de la Real Academia Española afirma que un bombero es la persona que tiene por oficio extinguir incendios y prestar ayuda en otros siniestros, una definición que en el caso de Navarra se queda escasa porque en la Comunidad Foral un bombero también rescata a personas extraviadas, traslada hasta los hospitales a personas heridas en un accidente u órganos para trasplantes, abre puertas de domicilios en casos urgentes, retira colmenas de la vía pública o sanea cornisas después de un vendaval.

Son ejemplos de la labor que realizarán a partir de ahora los 30 nuevos bomberos que han concluido el curso básico de ingreso en el Servicio de Bomberos de Navarra-Nafarroako Suhiltzaileak, después de cinco años sin nuevas incorporaciones de personal. Una formación de 1.080 horas a lo largo de casi nueve meses impartida en la Escuela de Seguridad y Emergencias de Navarra y clausurada esta mañana por la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont.

Uno de los nuevos bomberos recibe de manos de Javier Bayona el casco de intervención, ante la mirada de la consejera Beaumont. ( ampliar imagen )

El diccionario de la Real Academia Española afirma que un bombero es la persona que tiene por oficio extinguir incendios y prestar ayuda en otros siniestros, una definición que en el caso de Navarra se queda escasa porque en la Comunidad Foral un bombero también rescata a personas extraviadas, traslada hasta los hospitales a personas heridas en un accidente u órganos para trasplantes, abre puertas de domicilios en casos urgentes, retira colmenas de la vía pública o sanea cornisas después de un vendaval.

Son ejemplos de la labor que realizarán a partir de ahora los 30 nuevos bomberos que han concluido el curso básico de ingreso en el Servicio de Bomberos de Navarra-Nafarroako Suhiltzaileak, después de cinco años sin nuevas incorporaciones de personal. Una formación de 1.080 horas a lo largo de casi nueve meses impartida en la Escuela de Seguridad y Emergencias de Navarra y clausurada esta mañana por la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont.

Aproximadamente, la mitad de la formación ha sido teórica y la otra mitad práctica, tanto en simulacros con puestas de escena reales como en los parques de bomberos, donde han desarrollado, bajo la supervisión de un mando o de personal sanitario, las mismas funciones que el resto de efectivos en intervenciones, maniobras o mantenimiento y limpieza de vehículos, materiales e instalaciones.


La consejera Beaumont y otras autoridades, junto a los 30 nuevos bomberos, delante de una ambulancia-rescate y un vehículo de primera salida, la dotación mínima que tenían los parques cuando fue creado el Servicio de Bomberos en 1962. ( ampliar imagen )

Tras un lustro sin impartir este curso, al no haberse convocado en ese tiempo oposiciones de bomberos, la Escuela de Seguridad y Emergencias y el Servicio de Bomberos han actualizado el plan de formación para adaptarlo a las intervenciones que se realizan hoy día en un parque. Así, se han incrementado las horas dedicadas a la formación sanitaria y las relacionadas con la extinción de incendios forestales, debido al aumento del trabajo realizado con las quemas preventivas de pastizales. Además, se han incluido nuevas asignaturas sobre intervenciones en aerogeneradores, con animales, o en estructuras colapsadas, así como un aumento de la carga lectiva en conducción, riesgo eléctrico y rescate en altura.

A esta formación se suma haber superado un proceso selectivo con pruebas teóricas, físicas y psicotécnicas, en el que participaron 578 aspirantes de un total de 849 personas admitidas. Estos 30 nuevos bomberos terminaron los primeros. Fueron quienes demostraron tener más conocimientos sobre cuestiones técnicas, salvamento, extinción de incendios, geografía de Navarra o legislación; y quienes más repeticiones alcanzaron en las pruebas de levantamiento de peso, más rápido nadaron 100 metros, más tiempo mantuvieron el equilibrio en contra de la gravedad o menos segundos emplearon para trepar cinco metros por una cuerda, entre otros logros físicos.

Operativos a final de mes

Estos efectivos estarán operativos en sus plazas durante la última semana de este mes, una vez finalicen los últimos trámites administrativos de la convocatoria de oposición. Se prevé que hasta final de año presten su servicio en dos parques, uno en la zona de Pamplona (Cordovilla o Trinitarios) y otro de carácter comarcal en Estella-Lizarra, Navascués, Oronoz y Tafalla.

Concluirá así una oposición iniciada en la anterior legislatura. Si bien en un principio las plazas convocadas fueron 10 y el actual Gobierno de Navarra, al mes de tomar posesión, decidió a propuesta de la consejera Beaumont, ampliarlas hasta las 30, con el fin de atender las necesidades de personal existentes en el Servicio de Bomberos y reducir los niveles de eventualidad.

Estas 30 plazas son las primeras del centenar previstas hasta 2019. Cabe recordar que actualmente se encuentra en marcha una nueva oposición de 15 plazas de bomberos y bomberas. Además, las ofertas públicas de empleo del Gobierno de Navarra para los próximos tres años incluirán otras 55 nuevas plazas, según se desprende del reciente acuerdo alcanzado por el Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia y la mayoría sindical de la Mesa Sectorial de Bomberos y Protección Civil, que ha sido ratificado esta semana por el Ejecutivo foral.

Clausura de un curso con más de 120 docentes

El acto de clausura del curso básico de ingreso de bomberos se ha desarrollado en la sede de la Escuela de Seguridad y Emergencias de Navarra, ubicada en Beriáin. En él han participado la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont; el director general de Interior, Agustín Gastaminza; el director del Servicio de Bomberos, Javier Bayona; la directora del Servicio de Protección Civil, Isabel Anaut; y la directora de la Escuela, Izaskun Cibiriáin. Los 30 nuevos bomberos han recibido un diploma por parte de la consejera Beaumont y los cascos de intervención, que identifican el trabajo del Servicio, les han sido entregados por Javier Bayona.

En el desarrollo del curso han intervenido más de 120 profesores y profesoras, a quienes la Escuela de Seguridad y Emergencias ha agradecido su colaboración. Además, se ha contado con la participación de entidades, organizaciones y empresas que han colaborado con profesionales o con la cesión de materiales o instalaciones. Dichas entidades han sido: ADIF, Ascensores Schindler, Autobuses Artieda, Bomberos de Zaragoza, San Sebastián y Bizkaia, DYA Navarra y DYA Gipuzkoa, CHE, Circuito de Los Arcos, CLH-Navarra, Construcciones Andía, Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Edificio Singular, El Corte Inglés, EROM, Escuela Sanitaria Técnico Profesional de Navarra, Iberdrola, IES Huarte, Jazar, Man-Eurocam, Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Nasuvinsa, Policía Municipal de Pamplona y de Zizur, Protección Civil de Tudela, SOS-Navarra, Talleres Toyota Tauro Motor Car, y Talleres Villava.

El programa del curso ha integrado 48 asignaturas distribuidas en diez módulos. Dos de ellos han sido de emergencias sanitarias y otros dos de extinción de incendios, uno centrado en edificios e instalaciones y otro en los fuegos forestales. También han realizado un módulo de recursos operativos, otro de búsqueda, salvamento y rescate, y uno más sobre intervenciones relacionadas con fenómenos de origen natural, tecnológico o causados por la acción humana. Finalmente, los tres módulos restantes han sido: responsabilidades personales, actitud, y prácticas en el puesto de trabajo.

Al finalizar y superar el curso, según señalan desde la Escuela de Seguridad y Emergencias, el alumno ha obtenido las capacidades cognoscitivas, las habilidades técnicas y las actitudes necesarias para poder trabajar en intervenciones de diversa índole. Por ejemplo, sofocando incendios de vivienda, industriales o forestales; prestando asistencia sanitaria y psicológica a personas heridas, tanto en el lugar de un accidente como en su traslado a un centro médico; rescatando víctimas en todo tipo de entornos (accidente de tráfico, rescate en altura, en estructuras colapsadas o en el medio acuático); llevando a cabo búsquedas de personas en espacios abiertos; o interviniendo en siniestros relacionados con sustancias peligrosas.


Nota de prensa:

Si desea descargarse en formato PDF esta información completa pinche aquí .

Galería de fotos

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web