325 menores y jóvenes esperan en Navarra una familia de acogida

El Gobierno lanza la campaña ‘Navarra, corazón grande’, con el objetivo de lograr en 2022 el acogimiento familiar o de referencia para 80 menores y jóvenes
18 de noviembre de 2021
videocam Spot de la campaña publicitaria de acogimiento de menores en Navarra. collections Ver galería de imágenes

Spot de la campaña publicitaria de acogimiento de menores en Navarra.

325 menores y jóvenes esperan que alguien les lleve a los columpios después del colegio; o al fútbol, o al cine. Añoran el calor de familias o personas que les acompañen, aunque sea puntualmente, en su niñez y en el tránsito a la madurez; que les orienten en los trabajos escolares o escuchen sus dudas. Son niños, niñas y jóvenes tutelados o apoyados por los servicios del Gobierno de Navarra, con edades que oscilan entre los cinco años y una mayoría de edad recién estrenada.

De los 325, 195 están bajo tutela del Gobierno de Navarra en alguna de las modalidades de acogimiento residencial y el resto, 130, en los programas de apoyo a la autonomía previsto para quienes salen del sistema de acogimiento al cumplir 18 años.

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha presentado este jueves una campaña publicitaria para incentivar el acogimiento familiar o el voluntariado de personas que se ofrezcan para ser mentoras de los y las menores o de jóvenes del sistema de protección que acaban de cumplir la mayoría de edad.

En la presentación ha estado acompañada por la subdirectora de Familia y Menores, Olga Chueca, y de Mª Puy Larumbe, que desde hace unos meses se ha convertido en la persona referente de  un menor, de Jon (el nombre es inventado), un chico de 12 años que también ha querido estar presente en la rueda de prensa a través de esta carta.

El Ejecutivo, conocedor de los beneficios de desinstitucionalizar total o parcialmente a estos chicos y chicas, se propone el reto de lograr en 2022 una familia de acogida o una persona de referencia para 80 de estos menores. Para ello promueve la campaña publicitaria, en un contexto de sensibilización general, complementada con trabajo comunitario en una docena de barrios y pueblos de la comarca de Pamplona y otras localidades, implicando a entidades sociales y distintos servicios municipales.

La consejera Maeztu ha recordado que la primera opción es hacer todo lo posible para  que niños y niñas permanezcan con sus familias biológicas. Y, cuando no sea posible, primar el servicio de acogimiento familiar y adopción, frente a los recursos residenciales. “Debemos ser capaces de revertir la situación y hacer del acogimiento el modelo dominante de atención a menores en desamparo.  Países como Irlanda o Gran Bretaña ya lo han conseguido. En el primer caso, el 91% de los menores tutelados se encontraban en acogimiento familiar. Mientras que en Gran Bretaña alcanzan el 75%”, ha explicado.

La responsable de Derechos Sociales también ha detallado el esfuerzo del Gobierno con este propósito: “Para lograrlo hemos triplicado el presupuesto destinado a este programa. Pero, sobre todo, lo que más necesitamos son familias y personas que se comprometan con el acogimiento, así como entornos ‘acogedores’ y redes comunitarias de apoyo”, ha concluido.

Navarra Corazón grande

La campaña, que toma como lema “Navarra, corazón grande / Nafarroa, Bihotz Aundia”, tiene un coste de 65.000 euros y desde este sábado se difundirá a través de spots de televisión, inserciones en los periódicos digitales, en redes sociales, cuñas publicitarias en radio, además de otros espacios como marquesinas. Asimismo, se ha preparado un apartado específico sobre la campaña en la web del Gobierno de Navarra. 

La acción publicitaria, como se apuntaba antes, se inscribe en un contexto más amplio, financiado con fondos europeos, para el impulso y refuerzo del acogimiento familiar, que incluye acciones de capacitación parental, apoyo psicoterapéutico, formación de familias acogedoras y acompañamiento y mediación en búsqueda de orígenes.

Además, está previsto llevar a cabo un proceso de sensibilización y promoción del acogimiento de referencia a través de la figura del “promotor/promotora del acogimiento”.

Con tal fin, se han conformado un total de 12 grupos locales de sensibilización en los que se ofrecerá formación a esta figura. Se trata de personas que en sus localidades y barrios difunden el acogimiento en diferentes espacios sociales, desde Apymas, comisiones de fiestas, asociaciones vecinales, clubs de mayores, huertos urbanos, asociaciones culturales, y juveniles hasta los servicios municipales de barrios y pueblos. 

Se pretende potenciar en cada uno de estos lugares espacios de cuidado, creando redes e implicando a la comunidad más próxima en la protección y bienestar de los y las menores, con especial acento en la prevención de situaciones de desamparo.  Una red comunitaria que permanezca y pueda seguir desarrollando en el futuro acciones de apoyo al acogimiento.

Estos grupos se encuentran en Pamplona / Iruña (Ermitagaña, Mendebaldea, Buztintxuri, San Jorge, Mendillorri, Txantrea) y comarca (Villava / Atarrabia, Zizur Mayor / Zizur Nagusia y Ansoáin / Antsoain). A éstos se suman los de Estella-Lizarra, Tafalla y Tudela.  Se está trabajando también en la construcción a corto plazo de grupos de apoyo en la zona norte de Navarra.

El modo de difusión se adapta a la realidad de cada lugar o entidad y el objetivo es realizar encuentros abiertos a personas y familias interesadas en el acogimiento. El primero de estos encuentros se ha programado para el 24 de noviembre, en la Biblioteca General de Navarra (Mendebaldea).

Desde la Subdirección de Familia y Menores (unidad dependiente de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de la Persona, ANADP), su responsable, Olga Chueca, ha incidido en dos aspectos en los que la campaña quiere poner el acento. Por un lado, animar a personas dispuesta a establecer un contacto estable, no acogimiento, en fines de semana, días por la tarde o vacaciones que sirva como referencia al chico o chica. Por otro, el acompañamiento a quienes acaban de cumplir 18 años y salen del sistema residencial de acogida por cumplir la mayoría de edad, pero no del sistema de protección y formación de su autonomía personal y mantienen necesidades de orientación en todos los ámbitos.

611 historias vitales

El sistema público de protección atiende a un total de 611 menores o jóvenes: 395 chicos y 216 chicas. Estas 611 historias personales tienen itinerarios vitales complejos. En la actualidad, 325 están bajo el sistema de acogida o protección residencial (247 chicos y 78 chicas). De estos, 195 están bajo tutela del Gobierno de Navarra en régimen de acogimiento y el resto, los y las mayores de edad, en otros recursos: pisos de autonomía, acompañamiento en medio abierto o programa de atención a jóvenes gestantes.

En cuanto a los 195 chicos y chicas en acogimiento residencial, las edades oscilan entre los 4 y 18 años, si bien el 85% tiene 12 o más años; el 75% más de 14 años, lo que hace muy necesario para su bienestar una persona o entorno familiar que les aporte afecto y acompañamiento.

Otros 286 niños, niñas y jóvenes ya residen en acogimientos familiares, bien sean de urgencia (8 casos), temporal (38 chicas y chicos) o permanente (192 personas), a los que se suman los 48 mayores de edad que continúan residiendo con su familia de acogida (48). En el acogimiento familiar, el reparto de tramos de edad es más variado: el 34% de los chicos o chicas acogidos en hogares tiene entre 11 y 14 años (89); el 19% jóvenes entre 15-17 años (48); el 17% (43 chicos y chicas); el 14% (35 niños y niñas) 4-6 años; además de 22 niños y niñas de entre 0-3 años y otros 48 mayores de edad.

Por su parte, 40 niños, niñas y jóvenes se han beneficiado del programa de persona o familia de referencia. En la actualidad, 20 se mantienen en esta situación de contacto estable  y otros 20 han pasado ya a residir de forma estable con la familia de acogida.