El Instituto Navarro de la Memoria presenta el proyecto ‘Memorial de los Centros de Detención’ a las asociaciones memorialistas

El acto contó con la presencia de la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, además del autor de la propuesta artística, el pamplonés Alberto Odériz
08 de noviembre de 2021
Un momento de la presentación del Memorial a las asociaciones de memoria 
histórica.
camera_alt Un momento de la presentación del Memorial a las asociaciones de memoria histórica.  Descargar imagen collections Ver galería de imágenes

Las asociaciones de memoria histórica de Navarra han conocido el proyecto seleccionado para representar el ‘Memorial sobre los Centros de Detención’ que poblaron el callejero de Pamplona tras el golpe militar de julio de 1936, impulsado por el Instituto Navarro de la Memoria. En el acto, la Consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, estuvo acompañada por el Director General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza, el director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón y el responsable del Centro de Documentación, César Layana, así como por el autor de la propuesta artística, el pamplonés Alberto Odériz. 

El Memorial sobre los centros de detención de 1936 se localizará en la confluencia de las calles Arrieta y Aralar, frente a la Plaza de Toros y al colegio de Escolapios (cuartel general de la Junta Carlista de Guerra), y próximo al antiguo colegio de Salesianos (centro de Falange) y al extinto depósito municipal de ‘La Perrera’, algunos de los espacios de cautividad más significativos a partir del golpe militar de 1936.

La intervención artística-memorialista se configura como un conjunto de bloques de piedras que recuerdan los diferentes centros de detención de republicanos que hubo en Pamplona; espacios de cautividad de los que fueron arrancados para ser brutalmente asesinados en multitud de fosas esparcidas por la cuenca o por el resto del territorio navarro. De esos lugares de enterramiento clandestino se traerá tierra para el memorial, de la mano de asociaciones y familiares, para forjar la memoria de las víctimas republicanas.

El Memorial mira también al futuro, para ofrecerse como lugar de encuentro, una “pequeña ágora” en palabras de Alberto Odériz. Un espacio de transmisión intergeneracional del recuerdo, en el marco del programa Escuelas con Memoria, donde se reflexione sobre la violencia de raíz política y social del pasado, ejercida por quienes apoyaron el golpe militar del 36 sobre quien defendía la legalidad republicana; también sobre la defensa de una sociedad más democrática, más justa, más equitativa, más solidaria y más respetuosa con la diversidad.

La consejera Ana Ollo anunció que “el Memorial de los centros de detención de 1936 será propuesto como Lugar de la Memoria Histórica de Navarra, sumándose a otros ya existentes, como la Prisión Provincial de Pamplona o el sendero GR225 que parte del fuerte de San Cristóbal y que rememora, tras bordear el cementerio de las Botellas, la gran fuga de mayo de 1938”.

Centros de detención

El proyecto del memorial viene acompañando de la elaboración de un informe sobre los espacios de detención y cautividad, que el Instituto Navarro de la Memoria encargó al Fondo Documental de la Memoria Histórica de Navarra. En él, se detallan los diferentes espacios de cautividad que hubo en Pamplona desde 1936 a 1945 a partir de una tipología amplia: comisarías y cuarteles, universo penitenciario, universo concentracionario y centros improvisados de detención; espacios que, en total, rondan la veintena. 

Todo un recorrido de memoria por la capital navarra que, de igual forma que otros, será incorporado a una red de espacios de memoria en la que se está trabajando y que permitirá conocer o profundizar sobre la magnitud de la cautividad de ciudadanos y ciudadanas afectos al régimen republicano.

La información disponible sobre cada uno de estos centros de detención será geolocalizada y ofrecida a la ciudadanía a través de diferentes soportes y, tal y como se sugirió por parte de las asociaciones, se irá haciendo extensiva a otros lugares de detención fuera de la capital, completando, de esa manera el mapa navarro de la cautividad republicana durante la primera década del franquismo.