Navarra y Gipuzkoa pondrán en común prácticas en preservación y conservación del patrimonio histórico

Responsables del Departamento de Cultura visitan en Irun el Centro Gordailua, especializado en la conservación, protección y tratamiento de restos arqueológicos
23 de julio de 2021
María José Tellería responsable de Cultura; Carlos Olaetxea, director del centro, e Igancio Apezteguía, director general de Cultura, acompañado de personal de Patrimonio Histórico de Navarra.
camera_alt María José Tellería responsable de Cultura; Carlos Olaetxea, director del centro, e Igancio Apezteguía, director general de Cultura, acompañado de personal de Patrimonio Histórico de Navarra.  Descargar imagen collections Ver galería de imágenes

La Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana y la Dirección General de Cultura del Departamento de Cultura, Cooperación, Juventud y Deportes de la Diputación Foral de Gipuzkoa han suscrito un protocolo de colaboración para articular el mecanismo para poder llevar a cabo tareas de preservación y conservación del patrimonio. Se propone intercambiar información y experiencias, siempre que esto se considere beneficioso y conveniente para los fines compartidos de ambas instituciones.

Por este motivo, el Director General de Cultura, Ignacio Apezteguía, y los técnicos del servicio de Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra han visitado en Irun el centro Gordailua, dependiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, especializado en la conservación, protección y recuperación del patrimonio histórico.

El objetivo del encuentro ha sido conocer de primera mano las instalaciones de este centro modélico en el tratamiento de materiales del patrimonio cultural. En el recorrido han participado Mª José Tellería Etxeberria, directora general de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, y Carlos Olaetxea Elosegi, director del centro.

Colaboración y tratamiento de una rejilla de madera hallada en Mués

El punto de partida de este acuerdo de colaboración se establece en el verano de 2020, durante la excavación arqueológica de la presa romana del Congosto, en Mués. En la intervención se recuperó una rejilla construida en madera que se había conservado por haber permanecido en un medio subacuático.

La madera, una vez sumergida, sufre variaciones en la composición química y en la estructura microscópica que provocan la pérdida de componentes estructurales que son reemplazados por el agua circundante. Esto conlleva una disminución de consistencia, pero se conserva el volumen, la forma y el aspecto exterior. Tras la extracción es imprescindible conservarla en un medio acuoso porque de lo contrario se destruye.

El tratamiento más adecuado para eliminar el agua y secar los materiales es la liofilización. Mediante este proceso se consigue eliminar el agua de los objetos orgánicos. Permite secarlos y conservar su color, forma, estructura y textura original. El objeto se introduce en una cámara y se congela a bajas temperaturas para, a continuación, extraer todo el aire de la cámara hasta alcanzar el vacío.

Durante semanas o meses, dependiendo del tamaño del objeto, se calienta la madera de modo que el agua congelada pasa a estado gaseoso evitando el estado líquido. De esta manera, el objeto se va secando sin sufrir contracciones ni deformaciones. Se trata de un proceso de liofilización muy interesante para la conservación de los materiales de origen orgánico –maderas, tejidos, cuero- afectados por un entorno acuático.

La Comunidad Foral de Navarra no cuenta con la maquinaria e instrumental necesario para aplicar este tratamiento, por lo que se contactó con el Centro Gordailua, “donde disponen de los medios y personal capacitado y con reconocida experiencia en conservación de patrimonio de estas características”, recuerdan desde el Departamento de Cultura.

Plan de Arqueología

Además, cabe destacar que recientemente se han desarrollado en Pamplona unas jornadas técnicas impulsadas por la Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana, dentro del proceso de elaboración del Plan Director de Arqueología, en las que participaron profesionales de Aragón, Castilla y León, la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra.

La Sección de Registro, Bienes Muebles y Arqueología, desde donde se coordina la elaboración del Plan de Arqueología, fue la encargada de organizar estas jornadas, en las que se ha trabajado  la puesta en común y debate de los temas de mayor relevancia en la gestión del Patrimonio Arqueológico.