La Presidenta Chivite acude al homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19 celebrado hoy en Madrid

El acto ha estado presidido por SS.MM los Reyes y ha contado con la participación del Orfeón Pamplonés

15 de julio de 2021
La Presidenta Chivite, en el centro, durante el acto de homenaje.
camera_alt La Presidenta Chivite, en el centro, durante el acto de homenaje.  Descargar imagen collections Ver galería de imágenes

La Presidenta de Navarra, María Chivite, ha participado esta mañana en el homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19 organizado por segundo año consecutivo por el Gobierno de España, en el Patio de la Armería del Palacio Real de Madrid. El Rey Felipe VI y la Reina Letizia han presidido la ceremonia civil, que ha contado con la presencia de familiares de las víctimas y representantes de los colectivos que han luchado contra la pandemia.

Además de la Presidenta, la representación navarra en el acto ha ido de la mano de varios agentes de Policía Foral y del Orfeón Pamplonés, que ha clausurado el acto con la  interpretación, bajo la dirección de Igor Ijurra Fernández, de la canción 'Por eso cantamos juntos', compuesta por Josu Elberdin.

El Orfeón Pamplonés, un coro intergeneracional que agrupa a 52 cantantes de edades que oscilan entre los siete y los 85 años, ha sido invitado al acto en reconocimiento a iniciativa que llevaron a cabo durante los peores momentos de la pandemia. Entonces, decidieron ir a cantar al exterior de varias residencias de ancianos, para consolar a las personas mayores que estaban confinadas.

El acto, que ha durado en torno a 45 minutos, ha contado con la presencia casi al completo del nuevo Gobierno de España, tras los nombramientos de este lunes. Únicamente ha excusado su ausencia el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, que tenía una reunión con sus colegas europeos. También la mayoría de los presidentes y presidentas autonómicos han secundado la cita.

Recuerdo y homenaje

En el Patio de la Armería se ha encendido una llama en recuerdo de las víctimas y se ha guardado un minuto de silencio. Este homenaje ha buscado tanto mantener vivo el recuerdo de lo ocurrido en la pandemia como reconocer las pérdidas de vidas sufridas y la implicación de los distintos colectivos que han trabajado por paliar los efectos del COVID-19 en la población. En este sentido, el Rey ha hecho entrega de la Gran Cruz del Mérito Civil otorgada a 120 miembros del personal sanitario fallecidos por el virus. En la ceremonia se han entregado cuatro de estas condecoraciones a familiares de los fallecidos y el resto en un acto privado posterior dentro del Palacio.

En representación de este colectivo, ha intervenido la cirujana pediátrica del Hospital Universitario de Málaga María Díaz Diñeiro, hija de Joaquín Díaz Domínguez, director médico y jefe del Servicio de Cirugía y aparato digestivo de hospital madrileño de la Paz, donde murió con 67 años en abril del año pasado, poco después de jubilarse, víctima del COVID.

Además, el acto ha servido también para recordar a las personas mayores, las 'pioneras' de la vacunación y las que con más fuerza han sufrido el embate del virus. De hecho, en él ha participado Araceli Hidalgo, nonagenaria y primera persona vacunada en España, como símbolo de la esperanza de la vacunación.