Navarra subvencionará con 100.000 euros actuaciones en Europa de Salvamento Marítimo Humanitario y Zaporeak

Ambas entidades serán las beneficiarias de la convocatoria de la Dirección General de Políticas Migratorias para actuaciones humanitarias
23 de junio de 2021

Las ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) y Zaporeak son las beneficiarias de la convocatoria de Gobierno de Navarra de subvenciones, para proyectos de actuaciones humanitarias en el ámbito del refugio y las migraciones en Europa durante el año 2021. Esta línea de ayudas ha sido tramitada por la Dirección General de Políticas Migratorias.

Así, Salvamento Marítimo Humanitario recibirá 49.685 euros para su proyecto Maydayterraneo, de actuaciones con el buque de rescate Aita Mari; mientras que Zaporeak Solidarios Garapenerako Elkartea será subvencionada con 50.000 euros para su proyecto de alimentación digna y saludable para personas refugiadas en el nuevo Kara Tepe, en Lesbos (Grecia).

Estos dos proyectos aportan todos los criterios recogidos en la convocatoria, orientada a colaborar en actuaciones humanitarias, dirigidas a la asistencia en situación de emergencia o de grave e inminente riesgo, de personas en ruta migratoria en Europa, con especial atención en las más vulnerables, como son las niñas y niños y las mujeres.

La directora general de Políticas Migratorias, Patricia Ruiz de Irízar, ha recordado que “la colaboración con estas entidades supone dar un paso más en ese concepto de la acogida; estas entidades representan nuestra vocación de acoger y proteger a las personas migrantes en esas situaciones en las que son, si cabe, más vulnerables”.

“Zaporeak y SMH ejercerán, así, el papel de embajadoras de la Navarra tierra de acogida que defendemos y por la que apostamos, en esos lugares en los que, durante su trayecto migratorio, más se necesita la ayuda”, ha señalado.

Cabe recordar que el número de personas que buscan protección en Europa ha crecido considerablemente en los últimos años; y que el Proyecto Migrantes Desaparecidos (OIM) de la Organización Internacional para las Migraciones ha registrado más de 3.000 muertes en las rutas migratorias de todo el mundo en 2020. Al menos, este año, 1.773 personas fallecieron camino a Europa, y es este continente el que registra la mayor cantidad de este tipo de sucesos de todo el mundo.

Los proyectos, al detalle

Las iniciativas que serán subvencionadas son proyectos de actuaciones de Emergencia Humanitaria en los ámbitos que se detallaban en la convocatoria. En concreto, el que  presenta  Salvamento Marítimo Humanitario consiste en las labores de rescate en el Mediterráneo del buque Aita Mari. Las misiones de búsqueda y rescate en la zona del SAR (Convenio Internacional de 1979 sobre búsqueda y salvamento marítimo) prestan auxilio a las embarcaciones de migrantes que lo necesiten: bien dando chalecos y provisiones, o bien embarcando a las personas migrantes y llevándolas a puerto de forma segura.

El ámbito de actuación de este proyecto es el Mediterráneo Central, entre las costas de España, Italia, Grecia, Turquía, Argelia, Túnez, Libia y Egipto. El dinero concedido se destinará a los gastos de personal de la embarcación y los materiales y suministros necesarios para su funcionamiento.

Con respecto al proyecto presentado por Zaporeak Solidarios Garapenerako Elkartea, el objetivo es mejorar la seguridad alimentaria de las personas más vulnerables del Campo de Kara Tepe II, Lesbos (Grecia). Para ello, se entregarán al menos 2.000 raciones cocinadas diarias de comida sana y nutritiva a personas refugiadas que presentan un alto índice de vulnerabilidad.

Además, se realizarán repartos masivos de comida seca a las 7.000 personas habitantes del campo, así como complementos nutricionales semanales de leche y fruta. El objetivo es tratar de hacer frente a la cuarentena que les impide abastecerse de comida adicional a la que se les entrega en el campo. La subvención concedida se va a destinar a productos alimentarios y envases de reparto, puesto que la elaboración de las recetas, el emplatado y el reparto es realizado por personas voluntarias, tanto del País Vasco y Navarra, como entre las propias personas refugiadas. Se sigue un modelo de apoyo mutuo y trabajo cooperativo.