38 jóvenes en desempleo ensamblan “El Engendro”, un coche-maqueta que permitirá al SNE-NL dar formación en gestión de motores y diagnosis eléctrica

La consejera Maeztu les ha agradecido su contribución y espera que el 80% encuentre trabajo o prosiga los estudios en los próximos seis meses

07 de junio de 2021
videocam El "Engendro", vehículo elaborado en el centro de Iturrondo como aprendizaje basado en proyectos collections Ver galería de imágenes

38 personas desempleadas, en su mayor parte jóvenes menores de 30 años sin estudios, han ensamblando junto con el profesorado de la agencia integral de empleo de Iturrondo “El engendro”, un coche-maqueta que permitirá a este centro formativo del Servicio Navarro de Empleo – Nafar Lansare (SNE-NL) programar cursos de gestión de motor, aire acondicionado y diagnosis eléctrica, ampliando así su oferta en el ámbito de la automoción.

38 personas desempleadas, en su mayor parte jóvenes menores de 30 años sin estudios, han ensamblando junto con el profesorado de la agencia integral de empleo de Iturrondo “El engendro”, un coche-maqueta que permitirá a este centro formativo del Servicio Navarro de Empleo – Nafar Lansare (SNE-NL) programar cursos de gestión de motor, aire acondicionado y diagnosis eléctrica, ampliando así su oferta en el ámbito de la automoción.

El alumnado ha realizado cursos de certificado de profesionalidad de nivel 2 de electricidad y electrónica del automóvil, chapa y pintura y soldadura en el centro Iturrondo, con la metodología ‘Aprendizaje basado en proyectos’.

Esta orientación al reto ha permitido montar este coche-maqueta móvil, ensamblado con piezas de varios vehículos de manera que sus componentes sean visibles y comprendidos por futuros alumnos y alumnas. Jocosamente, el alumnado comenzó a llamar “El engendro” a este coche “frankenstein”, nombre que finalmente se ha asentado.  

Se trata del segundo “producto formativo” que realiza Iturrondo en los últimos años. En 2019, profesorado y alumnado generó también una maqueta de coche híbrido.

El SNE-NL prevé que, tras las prácticas en empresas, en torno al 35% los participantes encuentren trabajo antes de los próximos seis meses y que otro 40% continúe estudiando.

“Un éxito, teniendo en cuenta que provenís del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, esto es, cuando fuisteis captados ni estudiabais ni trabajabais. Y además, en un 70% de los casos no contabais con el título de ESO”, ha valorado la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, en una jornada de divulgación, a la que también han asistido la gerente del organismo, Miriam Martón, representantes de 8 empresas, así como de la Asociación Navarra de Talleres de Reparación de Vehículos. Entre el alumnado – figura una mujer - también hay, como novedad, desempleados de larga duración mayores de 45 años.

La consejera ha subrayado el “gran impacto” de este programa formativo “transformador” del SNE-NL. Además de la formación y del reto final, como valor diferencial, ofrece un refuerzo personalizado de competencias personales y profesionales que mejoran considerablemente la empleabilidad de estas personas, elemento valorado por las empresas.

La gerente Martón ha expuesto, ante representantes de los talleres, otras medidas dirigidas a generar oportunidades laborales para jóvenes y reducir así el desempleo juvenil, que se sitúa en el 20,3%. De las 38.560 personas desempleadas, 7.826 tienen menos de 30 años. Siete de cada diez no tienen un nivel de estudios superior a la primera etapa de secundaria.

Para el personal que trabaja en Iturrondo, la experiencia ha sido “muy enriquecedora”. “El trabajo en equipo, involucrarse en un proyecto práctico, impulsa la adquisición de competencias personales y profesionales. Es un chute de motivación para el alumnado”, ha expuesto durante el acto Aritz Ulibarrena, profesor.

Miguel Angel Bailo, director de mantenimiento de TCC, concesionaria del transporte urbano de la comarca de Pamplona, ha explicado que su empresa lleva 3 años colaborando con el centro de Iturrondo. En la actualidad emplean a  3 personas formadas en el centro del Servicio Navarro de Empleo, 2 en mecánica y 1 en la sección de chapa. Bailo se ha mostrado “encantado” con el desempeño de estas personas: “tienen no sólo aptitud sino actitud. Y esto es fundamental. Vienen con valores, principios, una idea del trabajo, ganas de aprender y de crecer. Próximamente queremos seguir contratando gente formada en Iturrondo, no sólo para ayudar a su integración laboral, sino porque llegan con unas ganas de comerse el mundo tremendas”.

Entre el alumnado de la formación, estaba presente Carol De Almeida, quien anteriormente había cursado un módulo de FP. Ha encontrado en el curso recibido en Iturrondo el encaje perfecto entre el aprendizaje y su aplicación práctica, de manera que ha decidido que la automoción es su mundo. De Almeida, que también ha aprovechado la formación para arreglar la chapa de su propio coche en el taller de Iturrondo, recomienda la formación a las mujeres, si es que les gusta esta materia. “Que no tengan ningún miedo porque en estos cursos de Iturrondo los profesores son como amigos”, ha dicho.

Atención integral

La conversión del centro de formación Iturrondo en una agencia integral está permitiendo realizar una activación y formación intensiva a futuros trabajadores y trabajadoras sin cualificación: 15 personas integran el equipo que ha trabajado en la coordinación, orientación, formación técnica, formación en competencias profesionales y personales y búsqueda de prácticas.

Al darse de alta en el SNE-NL, el personal técnico que asesora al colectivo de Garantía Juvenil diseña su estrategia para la búsqueda de un empleo. En automoción, ofrece formación técnica de Certificado de Profesionalidad de nivel 2 en el caso de los cursos señalados, con entre 450 horas y 600 horas formativas) y en competencias personales y profesionales (50 horas: trabajo en equipo, resolución de conflictos, puntualidad, motivación) para ayudar al alumnado a alcanzar el objetivo profesional y laboral.

Durante el curso, el SNE-NL contacta con empresas y ha montado una red de demanda tanto para prácticas (formación dual) como de cara a la inserción. Y tras la formación, las y los jóvenes continúan siendo asesorados de cara a la inserción (currículum, búsqueda de empleo) o a para continuar con la formación.