La Red Antirrumores de Navarra forma a personal de la Administración para prevenir bulos
Las primeras sesiones de trabajo, cuyo objetivo es prevenir el racismo y la xenofobia entre quienes trabajan en el sector público, se han impartido a personal de la Dirección General de Políticas Migratorias
Miércoles, 16 de septiembre de 2020
El sociólogo Rubén Lasheras, de la UPNA, uno de los ponentes de los cursos.

La Red Antirrumores de Navarra - ZASKA ha comenzado esta semana las sesiones formativas destinadas a prevenir bulos que va a impartir a personal de la Administración, fruto del acuerdo alcanzado el pasado mes de julio entre el Gobierno de Navarra y SOS Racismo, entidad integrante de esta red.

El primer taller, que comenzó  ayer martes y concluirá mañana jueves, forma a personal de la Dirección General de Políticas Migratorias. En este caso, se trata de un taller completo (8 horas), aunque ZASKA ofrece también la posibilidad de cursar un taller básico de 4 horas de duración.

Esta formación puede cursarla todo el personal de la administración pública, incluidas las entidades locales. El objetivo es facilitar las herramientas necesarias para prevenir el racismo, la xenofobia y la estigmatización de las personas de origen extranjero.

Esta iniciativa fue acordada entre el servicio Ayllu, dependiente de la Dirección General de Políticas Migratorias, y SOS Racismo Nafarroa, una de las entidades integrantes de la Red Antirrumores de Navarra. El coste de los servicios que son objeto del acuerdo no superan los 15.000 euros, impuestos no incluidos. 

Conseguir agentes antirrumores

La formación trata de convertir al personal de la administración pública en agentes antirrumores, tanto en el ámbito personal como profesional, y dotarles de  herramientas para enfrentar discursos criminalizadores sobre diferentes colectivos.

El objeto es que las y los profesionales que realizan labores de atención directa en el desempeño del trabajo tengan la capacidad de crear puentes para facilitar la convivencia intercultural en nuestra sociedad, y asegurar un trato inclusivo.

“Se trata de proponer alternativas a un discurso del odio que influye cada día más en nuestra realidad social, y que viene generado y retroalimentado por estereotipos, prejuicios y rumores”, explican desde la Dirección General de Políticas Migratorias. Porque, añaden, “este discurso dificulta la convivencia y da lugar a discriminaciones y desigualdad de oportunidades”.

“El programa ofrece claves y argumentos para contrarrestar ese tipo de discursos referidos a personas de origen extranjero o de diferentes etnias y culturales en Navarra”, exponen. En ese sentido, se plantea “fomentar espacios de discusión, reflexión y acción, generar dinámicas de trabajo en los departamentos, áreas y Entidades Locales participantes para favorecer la convivencia y la no discriminación desde la estrategia antirrumores”, concluyen.

Curso básico y curso completo

Las personas interesadas en este curso podrán realizarlo en dos modalidades distintas. La primera consiste en un taller básico, de 4 horas de duración, y la segunda es un taller completo de 8 horas. En este último se hace especial hincapié en la gestión práctica de diferentes situaciones que pueden producirse.

La metodología empleada es de carácter participativa y vivencial y se apuesta por los recursos audiovisuales y por dinámicas tipo “role playing”. Inicialmente serán presenciales y se priorizará realizarlas con las medidas de seguridad sanitarias  oportunas. No obstante, podrán adaptarse a medios telemáticos, si así lo requiere la situación.

La experiencia de la Red Zaska

La iniciativa surge de la experiencia acumulada en los últimos cuatro años por la Red Antirrumores de Navarra, que tiene su origen en octubre de 2016,  fruto de la colaboración entre el Consejo de la Juventud de Navarra / Nafarroako Gasteriaren Kontseilua (CJN-NGK) y el Ayuntamiento de Barañáin / Baranaingo Udala.

La red ZASKA se articula hoy como un conjunto de entidades y colectivos sociales, instituciones y personas a título individual, preocupadas por los discursos discriminatorios que obstaculizan la convivencia en la sociedad.

Su objetivo es favorecer la convivencia a través de un proceso de transformación social, siguiendo los principios de respeto de los Derechos Humanos, la igualdad de oportunidades, igualdad de trato y no discriminación, y de presentar la diversidad como elemento positivo y enriquecedor para el conjunto de la sociedad.

Personal de la Red Antirrumores Zaska, durante la primera sesión de la formación.