NOTA DE PRENSA
Salud incrementa el rastreo y realización de pruebas PCR en Tudela para cortar la cadena de transmisión de un brote de COVID-19, que acumula hasta el momento 31 positivos
El Departamento ‘blinda’ el espacio sociosanitario, refuerza el equipo de seguimiento -duplicando los profesionales por turno- y realiza más de 100 pruebas solo en la capital ribera para atajar un foco más activo que el de Pamplona, brote que suma un positivo y llega a 6
Viernes, 10 de julio de 2020
La consejera de salud, Santos Induráin, atiende a los medios de comunicación en el acceso principal del Hospital Reina Sofía de Tudela, acompañada por el director general de Salud, Carlos Artundo y la gerente del Área de Salud de Tudela, Ana Beamonte.

El Departamento de Salud ha intensificado el rastreo de contactos y la realización de pruebas PCR para tratar de acotar el brote de Tudela, que ayer sumó, al menos, 8 nuevos positivos, que hacen un total acumulado de 31 contagios. Además de reforzar el equipo central de ‘rastreadores’ doblando su capacidad operativa, se ha aumentado la toma de muestras y procesamiento de las pruebas, superando ya el centenar de analíticas sólo en Tudela a las que hay que sumar la realizadas en un centro de discapacidad donde también se ha detectado un positivo. En principio no está relacionado con este brote, aunque se ha decidido ‘blindar’ el espacio sociosanitario de residencias de mayores y discapacidad.

La previsión del Departamento de Salud, que implementará nuevas medidas según la evolución de la situación, es continuar con este seguimiento amplio de contactos con sus correspondientes aislamientos individuales para tratar de cortar la cadena de contagios, cuyo nexo inicial de unión fue un evento social celebrado en días recientes. Aunque el foco de Tudela centra gran parte de la atención, tanto desde Atención Primaria como desde el Instituto de Salud Pública y Laboral de navarra (ISPLN), se mantiene vigilado el brote de Pamplona (con un sexto caso relacionado), así como la detección y seguimiento en toda la geografía navarra. En la jornada de ayer, según los datos reportados al Ministerio de Sanidad con el conocido decalaje temporal de 24 horas, habría que contabilizar otros 9 casos al margen de estos focos.

En cuanto a hospitalizaciones, se mantiene la situación de baja ocupación con 14 personas en planta y una en la UCI. Cabe destacar que ayer se produjeron dos ingresos, uno de una persona que fue confirmada como caso positivo en días anteriores en Pamplona, y un segundo ingreso de una vecina de Tudela, de avanzada edad y con un cuadro complicado, en el Hospital Reina Sofía. Por el momento no se asocia este último caso con el brote de la boda, que contaba ya con un ingreso previo.

Tudela sigue centrando gran parte de los esfuerzos del Departamento de Salud, cuyos máximos responsables, la consejera Santos Induráin y el director general de salud, Carlos Artundo, han mantenido este mediodía un encuentro de trabajo con los responsables sanitarios del Área de Salud de Tudela y otro, institucional, con el alcalde de la capital ribera, Alejandro Toquero, para analizar la evolución del brote, con dos vías de actuación preferentes: por un lado,  se avanza en el rastreo de los diferentes círculos de contactos estrechos en los ámbitos sociales, familiares y laborales de las personas que participaron en la boda, que pudo ser el detonante de este brote; y por otro lado, se trata de proteger el espacio sociosanitario por la alta vulnerabilidad de esta población.

Rastreo de contactos estrechos

Nada más tener constancia de la interrelación de los casos que hicieron pensar en un posible brote, se realizaron pruebas PCR a más de treinta asistentes a la boda, de las que se han confirmado 23 casos positivos, comunicados ayer jueves 9 de julio. En la misma jornada, se procedió a tomar muestras a al menos otros 60 contactos de este primer núcleo. Todos ellos permanecen aislados en sus domicilios. Conforme se van conociendo los resultados de las pruebas (hasta esta hora, se han confirmado al menos 8 positivos más que se reportarán mañana al Ministerio, según el protocolo vigente) el equipo de rastreo dependientes de Atención  Primaria y los técnicos de Salud Pública siguen con la investigación epidemiológica dirigida a detectar y cortar la cadena de transmisión.

Para ello, además de usar mascarilla y otras medidas de protección y prevención, es muy importante ponerse en contacto con el teléfono 948 290 290 al detectar el menor síntoma compatible con el COVID-19 y colaborar al recibir una llamada telefónica del equipo de rastreadores del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O).

En este sentido, el Departamento de Salud ha reforzado el equipo que se ocupa del rastreo de casos durante toda la semana. De 7 personas por turno se pasa a 14 profesionales combinando un incremento de la plantilla (de 21 a 31) combinado con un refuerzo de los horarios mientras dure esta situación extraordinaria. Estos y estas profesionales se ocupan del rastreo del brote de Tudela, pero también del resto de situaciones que requieran de su labor.

Respecto al resto de casos que se confirmaron en la jornada de ayer, uno de ellos es un contacto de un grupo de caso relacionado con otro foco registrado en la localidad aragonesa de Sádaba, en una reunión de un grupo de jóvenes. La investigación epidemiológica en este y en el resto de los casos registrados sigue abierta con su respectivo rastreo de contactos.

Un positivo en un centro de discapacidad: PCR en profesionales y residentes

Respecto al ámbito residencial, donde hay una coordinación entre el departamento de Salud (con la Unidad de Atención Sociosanitaria) y el Departamento de Derechos Sociales, en colaboración con los responsables de los centros, se han tomado medidas de precaución y prevención para ‘blindar’ estos espacios.  

El Departamento de Derechos Sociales ha comunicado a los tres centros residenciales de personas mayores de Tudela la prohibición de salidas al exterior de las instalaciones de las personas residentes mientras persista el brote. Igualmente, se restringen las visitas en las condiciones estrictas establecidas en fases anteriores a la Nueva Normalidad, es decir, una persona por residente y cumpliendo las medidas de prevención establecidas.  

En este ámbito cabe destacar la detección de un caso positivo en el Centro de Atención Integral a la Discapacidad – CAIDIS – ‘La Atalaya’, aunque no hay ninguna relación probada, por el momento, con el brote de la boda celebrada en Tudela. Aplicando el correspondiente protocolo de residencias, durante el día de hoy se están realizando las pruebas a todo contacto estrecho y a todos los y las residentes y profesionales de la unidad del centro donde residía esta persona contagiada. Dadas las circunstancias, en el caso de este centro, además de las salidas de residentes, también se ha decidido, de acuerdo con las familias, prohibir las visitas al centro, según han informado desde el Departamento de Derechos Sociales.

 

Realización de una prueba PCR en el Hospital Reina Sofía de Tudela.