Navarra se suma a la propuesta conjunta de las autonomías de reforzar la cooperación al desarrollo frente a la COVID-19

Entre otras medidas, se destinarán 2,4 millones de euros a los campamentos de Tinduf y personas refugiadas palestinas, de los que 240.000 serán aportados por Navarra
25 de mayo de 2020

Este lunes, de forma simultánea, las 17 comunidades autónomas han presentado una declaración conjunta, enmarcada en la crisis de la COVID-19, en la que acuerdan “propuestas imprescindibles para promover el desarrollo sostenible en un mundo complejo, cambiante e interdependiente”, según reza el documento. Entre otras medidas, destinarán 2.455.000 euros que irán dirigidos a los campamentos de Tinduf y personas refugiadas palestinas, de los que el Gobierno de Navarra aporta 240.000.

Este lunes, de forma simultánea, las 17 comunidades autónomas han presentado una declaración conjunta, enmarcada en la crisis de la COVID-19, en la que acuerdan “propuestas imprescindibles para promover el desarrollo sostenible en un mundo complejo, cambiante e interdependiente”, según reza el documento. Entre otras medidas, destinarán 2.455.000 euros que irán dirigidos a los campamentos de Tinduf y personas refugiadas palestinas, de los que el Gobierno de Navarra aporta 240.000.

 “Desde Navarra nos sumamos a ese llamamiento –ha declarado la consejera Maeztu-. Sabemos que esta crisis va a ser especialmente dura para las poblaciones más vulnerables, tanto en nuestra comunidad como en otros lugares del mundo. En uno y otro caso hemos de procurar los medios para garantizar un presente y un futuro a las personas, sin que nadie se quede atrás”.  Con este propósito, el Gobierno de Navarra admitirá que los proyectos se reorienten para hacer frente a la COVID-19.

La consejera de Derechos Sociales ha señalado que de la crisis “se sale cooperando, hoy más que nunca son necesarios los consensos, como este que hemos alcanzado dentro de la política de cooperación para el desarrollo, suscrito por gobiernos de muy distinto color. Es momento de arrimar el hombro  y remar en la misma dirección”.

Ante los impactos ocasionados por la COVID-19 en las distintas sociedades, desde la cooperación descentralizada -aquella que realizan los gobiernos autonómicos, ayuntamientos y fondos de cooperación-, se propone abordar los desafíos existentes desde una perspectiva local / global, que sea coordinada y complementaria. “Como recoge la declaración, la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la interdependencia geográfica y entre los diversos ámbitos del desarrollo: salud, economía, protección social, medio ambiente. La visión comprehensiva de la Agenda 2030 nos ofrece una oportunidad para afrontar una crisis como la actual”, ha destacado Maeztu.

Por otro lado, las cooperaciones descentralizadas señalan la necesidad de equilibrar lo urgente y lo importante: “La gravedad de la situación nos obliga priorizar también aspectos a medio y largo plazo, como la revalorización de los bienes públicos globales, las consecuencias del cambio climático, o las causas de las grandes migraciones”.

Entre los acuerdos reflejados en esta declaración conjunta, que responden a retos que se han puesto de relieve con la pandemia, figuran, además de los señalados,  reducir las brechas (también la digital) y la apuesta por lo local.  Además, “la respuesta a la pandemia ha puesto de relevancia el aporte fundamental de las mujeres”, señalan, por lo que se propone también reforzar y trasversalizar las políticas de género.

Por último, apuestan también por el fortalecimiento de la sociedad civil organizada y su participación en el diseño, gestión y evaluación de las políticas públicas, “ya que desde su cercanía a las poblaciones más vulnerables pueden garantizar la defensa de sus derechos”.

En este sentido, la consejera Maeztu ha señalado que desde el Departamento de Derechos Sociales se mantiene una interlocución abierta y permanente con las entidades sociales, tanto en ámbito de pobreza y exclusión, como discapacidad, mayores  y cooperación internacional, entre otras.

Para continuar con la reflexión sobre los desafíos que la COVID-19 le plantea a la cooperación descentralizada, las direcciones y agencias de cooperación de las comunidades autónomas y los fondos de cooperación para el desarrollo celebrarán esta tarde, a las 18.00 horas, un seminario virtual que se podrá seguir en abierto.

Gesto conjunto: personas refugiadas en Tindouf y Franja de Gaza

Estas acciones se han completado con un “Gesto conjunto” de las comunidades autónomas para dar respuesta a especiales necesidades de los campamentos saharauis de Tinduf y a personas refugiadas palestinas, a través de UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo). Para estas iniciativas concretas, en este Gesto conjunto, las CC.AA. realizan una aportación de 2.455.000 euros, a la que Navarra colabora con 240.000.

El primer proyecto apoyado es la provisión de ayuda para la alimentación de menores en los campamentos de Tindouf. Ante COVID-19, tanto el Frente Polisario, como la Asociación Navarra Amigos del Sahara (A.N.A.S.) y Delegación Saharaui para Navarra (DSN), han formulado un proyecto alternativo al programa “Vacaciones en Paz 2020”, financiado por el Gobierno de Navarra, y que en esta edición no podrá llevarse a cabo en el formato habitual.

Ante la imposibilidad de llevar a cabo este programa, con gran arraigo en la Comunidad Foral, por el que niños y niñas saharauis pasan los meses de verano acogidos por familias navarras, se proporcionará ayuda alimentaria, así como material  pedagógico y lúdico, con la finalidad de seguir fomentando los valores que aprenden, desarrollan o refuerzan todos los años en este proyecto, como son la solidaridad, el compromiso, la colaboración, el respeto a la diversidad y a la autonomía, etc.  A este fin se destinarán los 40.000 euros de aportación prevista del Gobierno de Navarra.

En segundo es un programa de salud materno-infantil realizado por UNRWA-Navarra en el centro de salud de Shouka, en la Franja de Gaza, que se viene ejecutando desde el año 2018 con finalización en 2021 y una aportación anual de 200.000 euros.

Este proyecto apoya los servicios de planificación familiar, cuidados prenatales, atención postnatal y cuidado integral a menores de 12 meses y beneficia cada año a unas 1.222 personas (560 personas en planificación familiar, 322 mujeres embarazadas y 330 menores de 12 meses).

La Franja de Gaza es una de las regiones  más  vulnerables  a  la propagación de la COVID-19, debido a los desafíos que enfrenta el servicio de salud local en una de las zonas más pobladas del mundo, con 2 millones de personas que  viven  en 365 kilómetros cuadrados.

La ayuda del Gobierno de Navarra se ha orientado a partir de ahora en la  prevención de la transmisión del virus. Para ello se ha habilitado un equipo médico dedicado al triaje de pacientes, se han proporcionado equipos de protección, se ha facilitado la aplicación de protocolos de actuación (medición de  temperatura de los y las pacientes a la entrada, limpiezas especiales de las instalaciones, reducción de servicios presenciales, prescripción de medicación para dos meses y atención online a través de un sistema de telemedicina combinada con visitas domiciliarias.

En el marco del este proyecto se han realizado materiales divulgativos sobre prevención y control de la COVID-19 en base a las indicaciones de la OMS, así como recomendaciones sobre cuidados durante el embarazo y de recién nacidos, información que se está difundiendo también en redes y por SMS.

Mostrar el resto de la noticia

Convocatoria de subvenciones en materia de acción humanitaria especializada en situaciones de emergencia durante el año 2020

Por otro lado, entre las medidas “especiales” con motivo de la COVID-19, en materia de cooperación internacional,  la convocatoria de Acción Humanitaria ha sido considerada por el Gobierno de Navarra de interés general y se ha priorizado su publicación. Tiene como beneficiarias últimas a personas en situación de emergencia humanitaria en países en desarrollo, con un alto riesgo y vulnerabilidad al impacto de la pandemia. La dotación de esta convocatoria es de 240.000 euros.

Las acciones de ayuda humanitaria están dirigidas a situaciones límite provocadas por catástrofes naturales o conflictos de origen humano y su objetivo básico es la atención de las necesidades básicas e inmediatas de las personas y comunidades afectadas. Para ello, en la fase de emergencia, se orienta a la provisión urgente de bienes y servicios básicos para garantizar la supervivencia y aliviar el sufrimiento de las personas afectadas. Mientras que en supuestos de crisis humanitarias crónicas,  se orienta al suministro de la asistencia y el socorro necesario a las poblaciones afectadas, especialmente cuando no puedan ser socorridas por sus propias autoridades o en ausencia de cualquier autoridad.

Como novedad, en esta convocatoria, dentro de los criterios de puntuación, se tiene en cuenta la incorporación de protocolos de coordinación, de acuerdo al plan de respuesta humanitaria global de lucha contra el COVID-19 de Naciones Unidas.

Iniciativa #COVIDTestigosdelSur de la Coordinadora Navarra de ONGD

Finalmente, cabe señalar la iniciativa #COVIDTestigosdelSur, puesta en marcha por la Coordinadora de ONGD de Navarra,  cuyo objetivo es difundir cómo está afectando la pandemia del COVID-19 a los países del sur, con información recogida sobre el terreno, en primera línea, a través de las ONGD que están trabajando en cada lugar, y en colaboración con sus socias del sur.

La iniciativa surge ante la falta de información y la necesidad de dar respuestas adecuadas. La información se va actualizando permanentemente y puede consultarse aqui.