El Gobierno de Navarra respaldará a las entidades locales en medidas estratégicas de abastecimiento y saneamiento de agua durante el estado de alarma

El Gobierno de Navarra respaldará a las entidades locales en medidas estratégicas de abastecimiento y saneamiento de agua durante el estado de alarma

No existe ningún riesgo para la salud y se trata de una medida de cooperación del Ejecutivo foral con ayuntamientos, concejos y mancomunidades, que deberán crear un gabinete de coordinación

26/03/2020

La Dirección General de Administración Local y Despoblación ha elaborado dos protocolos de pautas que ayuden a las entidades locales en la óptima gestión del abastecimiento de agua de consumo humano y saneamiento. Ambos documentos han sido redactados para apoyar a los entes más pequeños en población y medios ante la pandemia de coronavirus. Si bien el correcto funcionamiento de los servicios está totalmente garantizado, el Ejecutivo foral ha optado por reforzar las medidas como estrategia de apoyo a todos y cada uno de los núcleos de población.

Los servicios de abastecimiento y saneamiento de agua han sido declarados por el Gobierno de España actividad esencial y crítica durante el estado de alarma por su estrecha vinculación con la salud humana. Por ello, se deben garantizar las medidas necesarias para su desarrollo adecuado, según establece la orden SND/274/2020 del Ministerio de Sanidad. En este sentido y desde la Dirección General de Administración Local y Despoblación del Departamento de Cohesión Territorial, se ha difundido un protocolo de actuación a todas las entidades responsables del abastecimiento de agua potable, que en Navarra corresponden a ayuntamientos, concejos y mancomunidades de aguas.

Gabinete de coordinación

Las entidades deberán crear un gabinete de coordinación compuesto por el alcalde/alcaldesa o presidente/presidenta, responsables técnicos y, en su caso, personal de recursos humanos y delegación sindical. El gabinete será el responsable de recoger información de las condiciones sanitarias del personal, coordinar decisiones y elaborar instrucciones al efecto, siempre con el objetivo de prevenir y proteger la salud de todas las personas trabajadoras y velar por la continuidad del servicio público esencial. Paralelamente, las medidas generales que se implanten deben seguir las pautas establecidas en cada momento por las autoridades competentes en relación con el estado de alarma.

Como medidas a implementar en los centros de trabajo y estaciones de tratamiento de agua potable, se refuerza la utilización de los elementos de protección individual y los hábitos de higiene. Además, se establecerán turnos alternativos entre los responsables para reducir al mínimo operativo la presencia en las potabilizadoras; se organizarán turnos de reserva entre los operarios que permanezcan en sus domicilios y se aconseja estudiar alargar los turnos a 12 horas a fin de liberar personal que quede en reserva para situaciones de emergencia.

Asimismo, se eliminará, salvo causa mayor, el trabajo de las personas con actividad en la calle (lectura de contadores, inspectores de suministros, toma de muestras de grifos, etc.) y se acordará el cese de toda actividad que tenga exposición al riesgo y no sea necesaria para garantizar el ciclo integral del agua a la población, permaneciendo todo el personal afectado en casa localizable y disponible.

Por otra parte, también se garantizará el servicio de retirada de residuos, biosólidos, lodos y fangos procedentes del tratamiento de aguas, así como se asegurará el suministro de productos de tratamiento, productos de laboratorio para control de calidad y materiales, piezas, equipos electromecánicos y de automatización.

Se suprime la atención directa a la ciudadanía, manteniendo solo una atención telefónica y mediante internet. Ante el escenario de intranquilidad que puede provocar la actual situación, el ayuntamiento, concejo o mancomunidad deberá enviar mensajes claros a su población, especialmente acerca de la potabilidad del agua de consumo, la total salubridad de la misma y la total seguridad en su consumo.

Además, la empresa pública NILSA, responsable del saneamiento y depuración de las aguas, ha elaborado otro protocolo con las medidas a implementar en sus centros de trabajo para garantizar la continuidad de su servicio y se ha creado un gabinete de coordinación compuesto por la dirección de NILSA, responsables de recursos humanos y la delegación sindical.

Operadores del ciclo integral del agua

El Real Decreto 463/2020 para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 considera operadores críticos de servicios esenciales a las entidades, públicas o privadas, del ciclo integral del agua de uso urbano. En Navarra, NILSA es responsable del saneamiento, en colaboración directa con ayuntamientos y mancomunidades; mientras que el abastecimiento corresponde a mancomunidades, juntas de agua, concejos, ayuntamientos y entidades locales, con los que el Gobierno trabaja de manera conjunta y coordinada a través de la Dirección General de Administración Local del departamento de Cohesión Territorial.