Un total de 183 localidades dan el salto a la mayor competición navarra de reciclaje para reducir los residuos que más dañan al medio ambiente

El consejero Bernardo Ciriza, junto a los vallistas Asier Martínez y Nerea Bermejo, dan el pistoletazo de salida a esta iniciativa, que busca disminuir las 150.000 toneladas de fracción resto recogidas el último año en Navarra
29 de abril de 2022
El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, con los 
participantes del campeonato intermunicipal de reciclaje.
camera_alt El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, con los participantes del campeonato intermunicipal de reciclaje.  Descargar imagen collections Ver galería de imágenes

Un total de 183 localidades navarras participarán en la segunda edición del campeonato intermunicipal de reciclaje que impulsa el Gobierno foral y el Consorcio de Residuos. Se trata de la mayor competición de reciclaje en la Comunidad Foral y este año da un salto cualitativo duplicando sus participantes y poniendo el foco sobre la fracción resto, que son los residuos que terminan enterrados en vertedero y producen las afecciones más graves al medio ambiente. Solo en la Comunidad foral se produjeron 150.000 toneladas de fracción resto durante 2021.

La iniciativa, bautizada en esta edición como ‘Resto-Copa Navarra’, se celebra del 2 de mayo al 2 de julio y reconocerá en cada mancomunidad a las localidades que generen menos residuos de fracción resto, promoviendo por tanto el incremento y la calidad de la recogida de todos los demás elementos que resultan reciclables.

Los ganadores recibirán premios en forma de mobiliario urbano elaborado con residuos reciclados o material para promover eventos sostenibles, de forma que se completa el proceso de economía circular.

Un salto sin red

El consejero de Cohesión Territorial y presidente del Consorcio de Residuos de Navarra, Bernardo Ciriza, ha presentado esta competición en el estadio Larrabide de Pamplona /Iruña, acompañado por el y la vallista Asier Martínez y Nerea Bermejo, además de su entrenador, François Beoringyan.

Ciriza ha destacado que el Plan de Residuos de Navarra (PRN) establece para 2027 enviar a vertedero como máximo el 25% de los residuos domésticos; la media se sitúa en la Comunidad foral en un 53%, según los datos del año 2020. “La implicación ciudadana y la adquisición de hábitos sostenibles serán el impulso decisivo en este salto sin red. Porque no hay red ni un planeta B; lo que aquí nos jugamos es la tierra que dejaremos a nuestros hijos e hijas y nietos y nietas”, ha precisado el consejero, que ha estado acompañado por el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mª Rodríguez, y el gerente de NILSA, Fernando Mendoza.

Por su parte, Martínez, que logró el sexto puesto en los 110 metros vallas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020; Bermejo, con varios records forales y campeona de España en 200 metros en pista cubierta, y el entrenador de ambos, Beoringyan, galardonado recientemente como mejor entrenador de figuras emergentes por la Federación Española de Atletismo, han compartido sus valores deportivos de esfuerzo y sacrificio vinculados con su compromiso con el reciclaje y el medio ambiente.

En la presentación han participado además los y las representantes de las diferentes mancomunidades adheridas a esta campaña. Las localidades participantes están repartidas en 14 entidades responsables de gestión de residuos en sus respectivas zonas: las mancomunidades de Alto Araxes, Bidausi, Bortziriak, Esca Salazar, Irati, Mairaga, Malerreka, Mendialdea, Montejurra, Ribera, Ribera Alta, Comarca de Sangüesa/Zangoza y Valdizarbe, y el Ayuntamiento de Baztan. Asimismo, ampliando el rango de acción, se suman a la campaña los centros escolares Toki Ona de Bera, Almandozko Eskola y Elizondoko Eskola.

225 kilos de residuos de difícil recuperación por persona

En el año 2021 se generaron en Navarra 150.000 toneladas de fracción resto, es decir, más de 225 kilos de basura de difícil recuperación por habitante. Se trata de residuos mezclados que en buena medida no se pueden aprovechar y acaban enterrados en vertedero, produciendo líquidos lixiviados y gas metano, el más importante en la generación del efecto invernadero.

Por tanto, en los contenedores de la fracción resto, que dependiendo de cada mancomunidad suelen ser verdes o grises, solo se deben depositar aquellos residuos que son de difícil o imposible aprovechamiento: residuos de celulosa (compresas, pañales, desmaquillante, etc.), productos de aseo (toallitas, bastoncillos, cuchillas, cepillos de dientes, etc.), residuos de curas domésticas (gasas, vendas, esparadrapo y otros), material de protección frente al COVID (mascarillas, antígenos o guantes), restos de barrido, excrementos de animales, platos, copas, vasos de cristal o cerámica, o colillas de tabaco.

Cabe recordar que, con el objetivo de minimizar los residuos que no se reciclan, la Ley Foral de Residuos penaliza actualmente los desechos que acaban en vertedero con un gravamen de 20 euros por tonelada, y que la recién aprobada Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular aumenta a 40 euros la tonelada.

Reglas de la competición

Respecto al funcionamiento de la ‘Resto-Copa Navarra’, las 14 entidades participantes se encargarán de pesar la fracción resto depositada en los contenedores y se obtendrá una media de kilos de residuos por habitante. Cada entidad tendrá sus propias particularidades ya que en algunas zonas la participación se articulará a través de agrupaciones de municipios, rutas de recogida o centros escolares.

Los datos de recogida se ofrecerán públicamente y como mínimo de manera semanal por medio de los diferentes sitios web de cada entidad, así como por la web de la Oficina de Prevención de Residuos de Navarra.

Se obtendrá la cantidad media de kilos por habitante que se recoge durante el período de la campaña. Será este dato, unido a una correcta separación de residuos, el que permita otorgar la victoria a una o varias localidades por cada mancomunidad.

Los premios consistirán en mobiliario urbano elaborado a partir de residuos de difícil valorización, como plásticos procedentes de diferentes mancomunidades de Navarra procesados en la planta de tratamiento del Culebrete, en Tudela, o cápsulas de café recogidas de forma separada en la Mancomunidad de Valdizarbe. Con este material se elaborará equipamiento como jardineras, bancos, vallados, papeleras, compostadores, etc., que deberán destinarse a un proyecto perdurable que proporcione beneficio social para el municipio y su población. Todos los premios se harán efectivos mediante la aportación del Fondo de Residuos de Navarra.

Este año, como premio, se ofrecerá además la opción de disponer de materiales para celebrar eventos sostenibles, como menaje reutilizable o tabernas de agua conectadas a la red de abastecimiento. Asimismo, habrá un galardón especial, otorgado por el Consorcio de Residuos de Navarra, a la localidad de toda la Comunidad que menos kilos por habitante genere de fracción resto en los dos meses de competición.