13 de marzo de 2023

Cultura inicia el procedimiento para ampliar a 100 la Red de Bibliotecas Públicas

Las seis nuevas bibliotecas que se van a incorporar son las de Arbizu, Ayegui, Cárcar, Cirauqui, Orkoien y Ultzama

La Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana trabaja para incorporar seis nuevas bibliotecas de la Comunidad Foral a la Red de Bibliotecas Públicas de Navarra, con las que se alcanzaría el centenar adscritas a la red. En concreto se trata de las situadas en los municipios de Arbizu, Ayegui – Aiegi, Cárcar, Cirauqui – Zirauki, Orkoien y Ultzama.

El director general de Cultura - Institución Príncipe de Viana, Ignacio Apezteguía; la directora del Servicio de Bibliotecas, Asun Maestro, y el jefe de la Sección de la Red de Bibliotecas, Fernando Ross, se reunieron con una representación de estas localidades: Aizaga Zeberio y Asier González, concejala y bibliotecario de Arbizu respectivamente; Leo Camaces y Vanesa Ramos, alcalde y bibliotecaria de Ayegui; Sandra Iturriaga, concejala de cultura de Cárcar; Julio Laita, alcalde de Cirauqui; Carlos Arróniz, alcalde de Orkoien, y Martín Picabea, alcalde de Ultzama.

En el encuentro se expusieron los diferentes servicios que ofrece la Red de Bibliotecas de Navarra, entre los que destacan, además de las aportaciones económicas, la dotación de materiales y la programación de actividades; los servicios de coordinación, formación, préstamo interbibliotecario y difusión de las actividades.

Esta integración se formalizará mediante un convenio, en el que cada una de las administraciones fijará sus compromisos relativos a las instalaciones y mantenimiento del edificio, la dirección y gestión, el personal, el fondo documental, la promoción y difusión de la lectura y la biblioteca y el análisis y evaluación en base a la recogida de datos estadísticos.

De este modo, se pretende ampliar el número de centros adscritos a la red, hasta alcanzar los 100, con lo que el número de localidades con servicio bibliotecario, llegaría a 121 municipios y a más del 95% de la población -incluyendo el servicio de Bibliobús de Tierra Estella-. Como parte de las políticas públicas, esta ampliación pretende reforzar las estrategias relacionadas con la información, la alfabetización, la educación, la inclusión, la participación ciudadana y la cultura, que son la esencia de los servicios que ofrecen las bibliotecas públicas y potenciar con su presencia en el territorio la accesibilidad a la cultura de toda la ciudadanía.

Este proceso, que quiere culminar con la incorporación de estas seis bibliotecas a la red, se suma a los proyectos que en materia de bibliotecas se han llevado a cabo en los últimos años y tienen que ver con la puesta en marcha de la biblioteca móvil, que recorre una treintena de localidades de Tierra Estella ofreciendo servicio a más de 7.400 personas, con la intensa organización de actividades de promoción de lectura que muestran el dinamismo de las bibliotecas, con el plan de estabilización de la plantilla o el trabajo realizado para articular los mecanismos del fondo para la Recuperación y la Resiliencia Next Generation EU.

73 años de la Red de Bibliotecas de Navarra

El 12 de agosto de 1950 la Diputación Foral de Navarra adoptó el acuerdo de crear la Red de Bibliotecas Públicas, con el objetivo de lograr que los diferentes ayuntamientos cedieran locales para la implantación de bibliotecas en sus municipios como sucursales de la Biblioteca General que llevaba funcionando en Pamplona desde 1941.

Una sólida historia que se ha fortalecido y modernizado en el tiempo y que conforma una red única, sustentada en el compromiso de las administraciones, locales y autonómica, plasmado en un convenio, para hacer de la biblioteca un servicio básico para toda la ciudadanía. En la actualidad son 94 las bibliotecas que conforman esta Red de Bibliotecas Públicas de Navarra.

Como refiere la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en su Manifiesto sobre bibliotecas públicas de 1994, actualizado en 2022, “La biblioteca pública, un portal local hacia el conocimiento, constituye un requisito básico para el aprendizaje a lo largo de toda la vida, la toma independiente de decisiones y el desarrollo cultural de los individuos y los grupos sociales. Promueve sociedades del conocimiento sólidas brindando acceso y permitiendo la creación e intercambio de todo tipo de conocimiento, incluido el conocimiento científico y local, sin impedimentos comerciales, tecnológicos o jurídicos”.