Más de 150 ayuntamientos de toda Navarra priorizan medidas de adaptación al cambio climático

LIFE-IP NAdapta-CC, de la mano del Pacto de Alcaldías, ha organizado distintos talleres entre diciembre y enero para impulsar la elaboración de los Planes de Acción para el Clima y la Energía Sostenible de carácter local  
04 de febrero de 2022

A lo largo de los meses de diciembre y enero, representantes de 154 municipios navarros han participado en distintos talleres organizados por el proyecto de adaptación al cambio climático en Navarra, que lidera el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, LIFE-IP NAdapta-CC. De la mano del Pacto de Alcaldías, el objetivo es impulsar medidas de adaptación al cambio climático y elaborar los Planes de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) de carácter local.

Por delimitaciones territoriales de norte a sur, han asistido representantes de Bidasoa, Mendialdea, Sakana, Comarca de Sangüesa, Prepirineo, Comarca de Pamplona, Valles de la Cuenca de Pamplona y Esteríbar- Ezkabarte- Olaibar, Tierra Estella (Estella-Lizarra, Ribera Estellesa y Montaña Estellesa), Zona Media (Valdizarbe-Novenera, Zona Media Norte y Zona Media Sur), y de la Ribera (Ribera y Ribera Alta).

Talleres y elaboración de los PACES

En estos talleres, el proyecto ha realizado una labor de acompañamiento y asesoramiento a los diferentes municipios en los que se han dado a conocer los efectos del cambio climático en cada uno de ellos, y se ha debatido y priorizado sobre qué acciones de mitigación, adaptación y pobreza energética se pueden realizar para contribuir a la lucha contra el cambio climático, y se han puesto de manifiesto las preocupaciones en este ámbito de cada localidad. Entre las preocupaciones más importantes hay que destacar la necesidad de los planes de emergencia ante inundaciones que se han realizado en el marco de LIFE-IP NAdapta-CC, las consecuencias de la sequía especialmente en el sur de la Comunidad Foral o la vulnerabilidad ante los incendios.

Entre las propuestas de mitigación que han destacado en los planteamientos de los diferentes municipios, destacan medidas de promoción del autoconsumo, de las comunidades energéticas locales y de energías renovables; instalaciones de autoconsumo compartidas; la rehabilitación energética de edificios; o actuaciones en materia de adaptación en agricultura y ganadería sostenible, incidiendo en el impulso al silvopastoralismo como medida de prevención ante incendios.

Además, desde el proyecto coordinado por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, y que cuenta como socio con la empresa pública NASUVINSA, para facilitar la elaboración de los Planes de Acción para el Clima y la Energía Sostenible o PACES, se les ha proporcionado a los municipios una visión global de su territorio en materia medioambiental, una batería de medidas que, a modo de propuesta, servirán como punto de partida del trabajo que recogen, por un lado, acciones identificadas en planificaciones locales de clima y energía, y por otro, medidas planteadas en las sesiones de participación telemática celebradas durante el mes de octubre. El objetivo es la concreción de medidas que se incluirán en cada PACES.

En estos momentos, se trabaja para cada una de esas zonas participantes en el proyecto, cuantificando las medidas de adaptación, mitigación y pobreza energética al cambio climático, como paso previo a la elaboración de los PACES con las diferentes necesidades y particularidades que presenta cada municipio. Cabe resaltar la importancia que tienen las entidades locales como agentes activos en la lucha contra el cambio climático. En este sentido, desde la Dirección General de Medio Ambiente se ha abierto una convocatoria de ayudas a las entidades locales, enmarcadas en el Plan Impulso al Medio Ambiente-Plan PIMA, para realizar acciones de adaptación por un importe de 190.000 euros.