Larraga avanza hacia la sostenibilidad a través de un proyecto educativo sobre prevención de residuos

El colegio público, junto con el Consorcio de Residuos y la Mancomunidad de Valdizarbe, han presentado esta mañana un proyecto basado en el reciclaje, la reutilización y la separación
20 de mayo de 2022

El colegio público San Miguel de Larraga, en colaboración con el Consorcio de Residuos de Navarra y la Mancomunidad de Valdizarbe, avanza hacia una localidad más sostenible y con una mejor gestión de residuos, de la mano de un proyecto realizado por los y las estudiantes del centro durante los meses de abril y mayo.

El proyecto, financiado por el Fondo de Residuos, está integrada por diversas iniciativas que han incidido sobre la prevención de generación de residuos, la reducción del desperdicio alimentario o la importancia del consumo de productos locales de temporada, unido a valores como la integración social, cultural y religiosa. Todas estas iniciativas han contado con la participación tanto de las familias, para su extensión a sus propios hogares, como del comercio y las entidades locales, para trabajar juntos hacia un objetivo común: favorecer procesos de aprendizaje colaborativos que capaciten a la comunidad educativa a entender los retos, asumir las responsabilidades y ejecutar las acciones necesarias para construir sociedades más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Fernando Mendoza, director gerente del Consorcio de Residuos, integrado por el Gobierno de Navarra y 15 mancomunidades, y la presidenta de la Mancomunidad de Valdizarbe, Sabina García, han acudido a la presentación, que ha tenido lugar en las instalaciones del centro. Asimismo, han participado en la jornada el Banco de Alimentos de Navarra y Traperos de Emaus, colaboradores en el proyecto.

“El objetivo es concienciar a los y las más jóvenes para que sean transmisores del mensaje de la correcta gestión de residuos a sus familias y, en definitiva, que esta labor de concienciación trascienda lo escolar y se convierta en un programa de todo el pueblo”, destacan desde el Consorcio de Residuos de Navarra.

Las acciones impulsadas, al detalle

El propio alumnado ha dado cuenta de las diversas acciones que han llevado a cabo en función de los objetivos. En materia de prevención se ha realizado un reparto de portabocadillos entre el alumnado del centro escolar para fomentar la prevención de residuos; visitas de sensibilización a comercios y hostelería local; el reparto de tuppers, con la colaboración de las familias; o la elaboración de talleres de conservas con empresas locales para evitar el desperdicio alimentario, entre otras.

En cuanto a la reutilización, se han impulsado talleres con restos de retales de tela para elaborar bolsas reutilizables que se han repartido en el comercio local.

Por su parte, en materia de reciclaje se ha dotado al centro de cubos y contenedores; se ha visitado la planta de envases de Moratiel para conocer el proceso de separación de cada uno de los tipos; y se han impulsado en Larraga la Resto-copa, para la disminución de la fracción resto.

Presentación del proyecto de la mano de artistas navarros

La presentación de las acciones llevadas a cabo se ha celebrado hoy con el estreno de un mural sobre sostenibilidad elaborado por los propios estudiantes, así como una serie de acuarelas realizadas con pigmentos extraídos de materia orgánica en colaboración con la artista navarra Amaia Aizpun.

Asimismo, la jornada ha contado con varias actuaciones musicales por medio de los diferentes ciclos educativos en torno a la prevención y separación de los residuos, así como un taller de ilustraciones con el dibujante navarro Javier Etayo, autor de la exposición ‘Los otros peces del río’.

En el acto, han sido reconocidos José Luis Arizcun y Mario Merino, vecinos de la localidad, por su labor en materia de sostenibilidad tanto en el pueblo como con la comunidad educativa. José Luis Arizcun se encarga, de forma voluntaria, del cuidado de la compostadora y huerta del centro escolar. Mario Merino, por su parte, es el responsable del cuidado del compostador comunitario, así como de transmitir el ciclo del agua en los centros escolares de Valdizarbe, labor que comenzó, precisamente, de manera experimental en el propio centro San Miguel de Larraga.

Cabe destacar que el proyecto hacia la sostenibilidad del colegio se basa en varios principios, entre los que destacan la sostenibilidad local y global en el ámbito escolar; la participación democrática de toda la Comunidad Educativa; los valores de responsabilidad y equidad; el enfoque interdisciplinario y holístico; el aprendizaje orientado a la acción; y el aprendizaje colaborativo.