La población mantiene una alta valoración de la atención sanitaria pública de Navarra

La ciudadanía sitúa por encima del “8” la mayoría de servicios, que logran niveles similares al periodo prepandémico, según la última Encuesta de Satisfacción de Salud
07 de abril de 2022

La población mantiene un notable nivel de satisfacción sobre la atención sanitaria pública de Navarra pese al impacto de la pandemia. Aunque con ligeras oscilaciones y variabilidades por servicios, factores o zonas, la última “Encuesta de Satisfacción de la Ciudadanía” encargada por Osasunbidea en 2021 registra notas superiores al “8” (en una escala del 1 al 10) en diversos indicadores  claves, muy en la línea de los constatados en la última encuesta de este tipo que data de 2019, antes de la llegada del COVID-19.

El estudio se basa en un total de 6.824 encuestas realizadas por una empresa especializada en octubre del año pasado, distribuidas a lo largo de las distintas Áreas de Salud y servicios de atención que forman el SNS-O.  Se trata de una encuesta que se suele realizar anualmente, pero que, debido a las circunstancias especiales del 2020, en ese año no se acometió de manera que la última referencia comparable data del momento prepandémico.

Es un estudio que analiza cada uno de los servicios de Atención Primaria, Urgencias Extrahospitalarias, Atención Especializada (ingresados y consultas), Urgencias y Salud Mental consultando a la población que ha tenido contacto con estos ámbitos. En  todos ellos busca testar la valoración de personas usuarias sobre 10 factores como la accesibilidad –el parámetro  que más se resiente respecto a ediciones previas en las que siempre ha sido el que tiene mayor margen de mejora-, agilidad y puntualidad, amabilidad y empatía, información y consejos, personalización, confianza en la profesionalidad, confort, tiempo por paciente, atención de urgencia y satisfacción global por estamentos.

La Atención Primaria merece un 8,3 de calificación global entre las personas usuarias

Según un primer avance de los resultados de la encuesta, ya disponible en la web de Salud, se observa una foto bastante similar respecto a la situación detectada dos años antes, aunque con algunas diferencias tanto en la evolución como entre las valoraciones de los diferentes servicios.

Primaria tiene una media general de satisfacción del 8,3, lo que la sitúa en niveles bastante parecidos a los constatados a los años pre pandémicos de 2017 (8,3), 2018 (8,3) y 2019 (8,4), respectivamente. Por áreas de Salud, Estella es la que saca una mejor calificación, seguida de Pamplona y Tudela.

Pasando a aspectos más concretos, destacan la confianza en los y las profesionales (Enfermería es el estamento mejor puntuado -con casi un 9-, seguido de Medicina), la valoración en las instalaciones y sus horarios, así como la rapidez para dar una cita en el mismo día o los siguientes recibe un respaldo importante lo mismo que el relativamente poco tiempo de estancia en la sala de espera.  No obstante,  en el ítem “accesibilidad” para contactar con el centro baja del 7,6 al 7,3. Este es el concepto que en todas las ediciones de la serie histórica siempre aparece con mayor margen de mejora. Y en ello, conscientes de que hay una notable variabilidad por centros y tramos horarios, está trabajando Salud en el Plan de Acción de Primaria y con otras medidas como el refuerzo de medios técnicos en cuanto a centralitas telefónicas, terminales, etc.

Por el contrario, como se indicaba, suben las calificaciones en confort y atención de urgencia, con niveles del 8,9 y 8,3, respectivamente.  De todas formas, en todos los casos son oscilaciones que afectan a décimas, por lo que resulta complicado marcar tendencias.

Cabe resaltar que, desde una perspectiva de actividad y prestación final del servicio, la gran mayoría de las solicitudes de cita en el centro de salud –tres de cada cuatro o más-  se atendieron “siempre” (un 27,6) o “casi siempre” (52,1%) en el mismo día, según la población consultada, que también destaca unos reducidos tiempos de espera física en el centro. De hecho, no superan los diez minutos en dos de cada tres encuestados, siendo la franja de 0 a 5 minutos la que aglutina al mayor número de pacientes, un 35,9%.

La población también valora con un 7,9 la “garantía de ser atendido por el mismo médico o médica cuando lo solicita” y el 70% también conoce por “su nombre” al enfermero o enfermera.  Las y los pacientes ponen un 8,49 de nota al “tiempo que le dedica el o la facultativa médica”, mientras que el “interés por resolver su problema en una sola visita sin hacerle volver” merece una calificación de 8,1. En conjunto, el 92,4% de las personas consultada consultados asegura que recomendaría a sus amigos o familiares su centro de salud.

Atención especializada en el sistema hospitalario: un 8,75 de nota media

La valoración global de toda la atención hospitalaria navarra merece un 8,75, un valor similar al de 2019 y mejor que en los dos años precedentes. En concreto, la serie histórica es: 8,7 (2017); 8,7 (2018); 8,5 (2019) y 8,7 (2021). El Hospital Reina Sofía recibe en términos globales una nota superior a los otros tres (un 8,88) dentro de que todos (un 8,57 el HUN y un 8,63, el Hospital García Orcoyen) tienen un notable alto, aunque, lógicamente, el volumen y variedad de actividad  no es  comparable con el Hospital Universitario.

Entrando ya más en el detalle de la “atención especializada”, se constata una mejoría en varios apartados como la “competencia profesional” (alcanza un 9,3 cuando hace dos años era un 9,1) mientras que la “accesibilidad” –el punto siempre más débil- también sube del 7 en 2019 a 7,4 en 2021, con los tiempos para revisiones mejor valorados que las primeras consultas. Salud, como en el caso de Primaria, trabaja para avanzar en esta cuestión y después del periodo más agudo de la pandemia se han encadenado ya cinco meses con bajadas en las listas de espera, todavía con números elevados,  pero en las que  se aprecia ya  un punto de inflexión y una tendencia.

En atención especializada la situación se analiza desde el punto de vista de dos situaciones: las consultas y las estancias como personas ingresadas. En el primer capítulo, es decir, cuando el o la paciente es atendida por un especialista en su consulta tras una cita, la nota global es de un 8,73, prácticamente el mismo valor que en 2019 y superior a los de 2018 (8,56) y 2017 (8,6). La competencia profesional y el trato personalizado reciben las mejores puntuaciones 9,3 y 9,1, al igual que en años anteriores ya que el margen de mejora aquí es escaso, algo que sí existe como se apuntaba en “accesibilidad” donde las valoraciones concretas se sitúan en torno al 7, en la media de los últimos tres ejercicios.

Las altas calificaciones se repiten cuando se les pregunta a personas que han estado “ingresadas”. La satisfacción global llega a un 8,75 con valores luego ya desagregados por el trato de distintos profesionales (médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, trabajadores y trabajadoras sociales, etc.) que rondan el 9,5, una cifra a la que no se llega por solo dos décimas en la valoración global de la “competencia profesional” que se mantiene estable. En esa tendencia de pocos cambios se sitúa también la accesibilidad (sobre todo en tiempos de espera) que repite también desde esta visión de ingresos como el ámbito con mayor margen de mejora, aunque logra un 7,9 global. Finalmente, como sucede con los centros de salud ante la pregunta de “si volvería al mismo centro a ser atendido” merece un 9,4 sobre 10 en las respuestas obtenidas entre las personas encuestadas.

Mejoran las Urgencias mientras que los centros de Salud Mental logran un 8,3

El Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea tiene dos tipos de urgencias: las dependientes de Atención Primaria (distintos centros de salud y Buztintxuri/Doctor San Martín en Pamplona / Iruña) y las dependientes de los hospitales. En los dos casos la valoración global (adultos y pediatría) es elevada ya que recogen un 8,49 y un 8,56, respectivamente.

Desglosando más estos apartados se puede ver que en las Urgencias Extrahospitalarias de adultos, la percepción positiva de la población ha mejorado en estos dos años al pasar de aun 8,38 en 2019 a un 8,52 ahora, una tendencia que también se da en las urgencias de adultos hospitalarias (8,56 en 2021) aunque en este nivel de especializada el salto se dio entre 2018 (8,2) y 2019 (8,55), una mejoría que se consolida pese a la pandemia.

Estas progresiones positivas aún son más evidentes en Urgencia pediátricas, que pasan en los centros dependientes de Primaria de un 8,1 a un 8,4 entre 2019 y 2021, mientras que en el Hospital Universitario de Navarra, por dar un dato de especializada, sube de 8,49 a 8,53, muy por encima del 7,9 de 2017, por ejemplo.

En cuanto al ámbito de Salud Mental, los hospitales de día reciben una calificación global elevada, con un 8,8 de nota con el “trato personalizado” y la “competencia profesional” por encima del 9, mientras que los centros de salud mental logran un 8,31 con un ligero descenso sobre 2019 de dos décimas, provocado en parte por la bajada en accesibilidad/tiempos de espera.