Abierta al tráfico la nueva rotonda de San Adrián que permite la conexión de la NA-134, el polígono y el casco urbano de la localidad

El consejero Ciriza y el alcalde Cigudosa han visitado el final de las obras que han contado con una inversión de 865.000 euros
16 de marzo de 2022
Vista de la nueva rotonda de San Adrián.
camera_alt Vista de la nueva rotonda de San Adrián.   Descargar imagen collections Ver galería de imágenes

La nueva rotonda de San Adrián, que permite la conexión de la NA-134, el polígono y el casco urbano de la localidad, ya se encuentra abierta al tráfico. El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y el alcalde de San Adrián, Emilio Cigudosa, acompañados por el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mari Rodríguez, el jefe de la Sección de Obras de Acondicionamiento, Patxi Ansorena, el propietario de la empresa Excavaciones Fermín Osés S.L, Fermín Osés, y el jefe de obra, Jesús Mª Urdiain, han visitado el final de los trabajos, que han contado con una inversión de 864.808,90 euros. 

La nueva glorieta permite además reducir el tráfico que atraviesa el centro del municipio y mejorar la seguridad vial de una carretera por la que circulan al día 9.300 vehículos, con un 10% de transporte pesado.

Las obras, que han supuesto una remodelación de un tramo de vía de 500 metros aproximadamente, se han ejecutado en el punto kilométrico 52+300 de la carretera del Eje del Ebro. En la margen izquierda de la misma confluyen el final de la travesía de San Adrián y el polígono industrial, mientras que en la margen derecha se sitúa el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA).
Anteriormente, existía una glorieta desplazada que conectaba el polígono industrial y la travesía y permitía la salida o incorporación a la carretera NA-134 únicamente en dirección sur. Con la disposición anterior la intersección no permitía que los vehículos que circulaban por la carretera San Adrián-Andosilla en sentido norte accedieran al polígono o a la localidad, ni posibilitaba la conexión de la travesía y el polígono con la carretera NA-134 en dirección norte, hacia el CNTA o Andosilla. Por tanto, los vehículos, muchos de ellos camiones con origen o destino en el polígono industrial, tenían que hacer uso de la travesía para realizar estos movimientos.

Las obras han consistido en la conversión de esta intersección en una glorieta cerrada, que dispone de un radio interior de 25 metros y radio exterior 30 metros, y permite todas las conexiones con los distintos viales existentes.

Para ello, se han adaptado las conexiones de cada ramal con la glorieta aprovechando las plataformas actuales y ampliándolas en los terrenos aledaños, dedicados actualmente a tierras de labor o jardines.