(ir al contenido)
comienza contenido web

navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

El Convenio de 1990

El Convenio Económico de 1990 es el instrumento que regula las relaciones tributarias y financieras entre Navarra y el Estado en la actualidad.


El Convenio de 1990 regula las relaciones financieras y tributarias entre Navarra y el Estado, en el marco de la Constitución Española.

El texto reconoce la autonomía de Navarra para establecer y recaudar sus propios tributos dentro de unos márgenes, en consonancia con la Constitución Española de 1978, que ampara y respeta los derechos históricos de Navarra, y la LORAFNA, que establece que la actividad tributaria y financiera de Navarra se regulará por el sistema tradicional del Convenio Económico.

Por tanto, el Convenio es consecuencia de la autonomía financiera de Navarra y no a la inversa.

De la misma manera, reconoce expresamente el carácter pactado del Convenio, que es inmodificable unilateralmente. Para su reforma es necesaria una negociación entre las partes y su posterior tramitación por parte del Parlamento de Navarra y las Cortes Generales, pudiendo sólo ser aprobada o rechazada, no modificada, en las cámaras respectivas.


Tanto su aprobación como las posteriores actualizaciones han recibido un respaldo mayoritario en las Cortes Generales y el Parlamento navarro.

El texto establece la necesaria coordinación y colaboración entre ambas administraciones, las reglas para armonizar ambos regímenes fiscales y los criterios para calcular la aportación de Navarra al Estado por los servicios y funciones que no tiene transferidos.

Fue firmado el 31 de julio de 1990 y, tras su tramitación parlamentaria, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 27 de diciembre de aquel año. Desde entonces, ha sido actualizado en 1993, 1997, 2003, 2007 y 2015 para acomodarse, fundamentalmente, a los cambios habidos en el sistema tributario español.

El respaldo al Convenio Económico ha sido mayoritario en el Parlamento de Navarra y en las Cortes Generales, tanto en su aprobación como en las posteriores modificaciones, con un 97% de votos emitidos favorables y únicamente un 1% de votos en contra y un 2% de abstenciones.

fin contenido web