Pamplona, 22-27 febrero 

Retrospectiva: documental Japonés


retrospectiva

Cuando concluye la guerra, el 14 de agosto de 1945, Japón es un país arrasado, que ha sufrido durante cuatro meses el bombardeo masivo en sesenta ciudades y que, paralizado por la noticia de los ataques atómicos, se enfrenta al doble reto de entender qué ha sucedido en Hiroshima y Nagasaki y de afrontar la ruptura irreversible con mil años de historia.

La mañana del día 15 el Emperador Hiroito comunicó a los ciudadanos la rendición de Japón. Nunca antes el país había sido ocupado por tropas extranjeras. Tampoco los japoneses habían escuchado antes la voz del emperador. La primera vez que la escucharon fue para conocer el final. La segunda, el 1 de enero del año siguiente, para saber que Hiroito renunciaba a la categoría divina de su puesto.


retrospectivas

La cámara documental testimonió la mayor ruptura con una tradición e historia milenarias y registró los vertiginosos cambios que desde el punto de vista de la moral, la intimidad, la vida social, la expresión emocional y la identidad se produjeron a lo largo de los siguientes sesenta años. Esas películas, firmadas por Toshio Matsumoto, Shohei Imamura, Susumu Hani, Shinsuke Ogawa, Kazuo Hara o Naomi Kawase, conforman la retrospectiva El cine de los mil años.

Sin ninguna pretensión de totalidad, voluntariamente elíptico y sugerente, El cine de los mil años propone un primer acercamiento a este territorio fascinante, señalando algunas puertas de acceso, algunos nombres esenciales, algunas imágenes inolvidables, algunos sonidos que, como la voz del emperador, llegan a nuestros oídos por primera vez.