(ir al contenido)

Ordenación del Territorio
y Urbanismo

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

 Imagen decorativa
La Ordenación del Territorio y el Urbanismo en Navarra

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook

enlaces relacionados

Pamplona en 1957. La circunvalación es la Vuelta del Castillo.

Futuro Sistema Urbano de Navarra. POT.

Resulta difícil determinar cuándo se inicia en Navarra la Ordenación del Territorio como disciplina propiamente dicha. Hacia los años 60 del siglo XX aún no existía conciencia de hacer Ordenación del Territorio en el sentido de un conjunto de criterios incardinados, sistematizados y coherentes entre sí. Sin embrago, la entonces Diputación de Navarra desarrolla una serie de actividades sectoriales, organizadas en Direcciones que, en última instancia, van configurando nuestro territorio.

Poco a poco va surgiendo la necesidad de organizar todas estas actividades entre sí, de correlacionarlas y buscar sinergias. Con este fundamento van surgiendo nuevas Direcciones y paulatinamente se crean Direcciones más jóvenes, que se van adaptando a las necesidades de una sociedad y una cultura que evolucionan con rapidez.

En 1968 se crea la Subdirección de Urbanismo dentro de la Dirección de Arquitectura y, tan sólo un año después, en 1969, con objeto de sacar adelante el Plan de la Comarca de Pamplona, recién iniciado, se constituye como una nueva Dirección, independiente de la de Arquitectura.

En origen, la disciplina urbanística se ocupa de la ciudad, de la polis, de las actividades humanas que surgen vinculadas a una cultura y a un lugar, dejando a un lado el ámbito rural. Así, los primeros planes urbanísticos, como es el de Pamplona de 1957, programan y organizan el crecimiento de la ciudad, proyectan ensanches, vías de acceso, etc. Con el tiempo va surgiendo la necesidad de valorar el territorio y enmarcar los conceptos en un contexto espacial más amplio. Paulatinamente, el urbanismo va adquiriendo una visión territorial.

En los años 70 empiezan a correlacionarse muchas actividades y a verse el trabajo en equipo, interdisciplinar e integrador de múltiples aspectos, algunos de ellos intangibles como la cultura. Se va adquiriendo conciencia de la necesidad de ver Navarra de forma global con una concepción sistémica, de interrelaciones, de causas y efectos. En estos años se realiza un estudio prospectivo de Navarra denominado “Navarra 2000”. Este trabajo, basado en la Teoría de Sistemas, analiza diferentes escenarios sobre las condiciones técnicas, científicas, económicas y sociales de la realidad futura de Navarra con el fin de anticiparse a ella en el presente. En definitiva “ordenar es optar” y esto implica plantear prioridades y tomar decisiones que ordenan el territorio.

En 1984 (LORAFNA, Art. 44.1) se produce el traspaso de competencias a la Comunidad Foral de Navarra en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Poco a poco se va configurando el campo de acción de estas prácticas administrativas, aunque sin una conciencia muy clara y sin establecer aún la diferenciación que hoy hacemos entre Ordenación del Territorio y Urbanismo.

La Ordenación del Territorio debe responder a inquietudes de diferentes escalas, desde la localización óptima de una vivienda en un municipio, hasta la situación de Navarra en el contexto europeo. Se produce una especie de efecto zoom, de forma que algunos conceptos van emergiendo a medida que nos alejamos, mientras que otros se difuminan

La Ordenación del Territorio es el resultado de un proceso de reflexión permanente, continua. Se valora un elemento en el contexto universal de muchos otros. La unidad básica de ordenación es la ciudad, dónde se pone el parque o el hospital, por donde va el niño, dónde debe estar la fuente o el carril bici… A medida que se asciende, los conceptos cambian, se pierde el detalle y surgen otras ideas como son evitar las concentraciones excesivas de población en un mismo lugar, definir cómo llega la población a la capital o a los centros de trabajo, crear oportunidades de trabajo o de ocio en diferentes lugares, saber dónde se debe invertir. Ordenar adecuadamente implica buscar los puntos fuertes y débiles del territorio, fortalecer los primeros y eliminar, o al menos reducir, los segundos. Surgen los conceptos de equilibrio territorial y de sostenibilidad.


Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web