(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

 Imagen decorativa
Recomendaciones ante aludes

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Technorati
  • Google
  • Facebook
  • Yahoo

Estas recomendaciones van dirigidas a personas que practiquen el montañismo y a excursionistas que desarrollen su actividad en zonas expuestas a aludes, tanto en Navarra como fuera de ella.

Antes de realizar la salida al monte

Informarse y consultar el Boletín de peligro de aludes, donde también podrá informarse de la escala europea del riesgo de aludes puesto que no se recomienda iniciar la salida si el índice de peligro es superior a 3 en la escala europea.

Consultar igualmente la previsión meteorológica. El fuerte viento o los cambios de temperatura pueden incrementar el riesgo de aludes.

Planificar la excursión. Analizar los itinerarios expuestos para evitarlos. Existen numerosas páginas web que recogen abundante información en este sentido.

Prever el material necesario y mantenerlo en perfecto estado:

  • ARVA (dispositivo de búsqueda de víctima de avalanchas). Llevarlo siempre puesto aunque aparentemente no exista riesgo. Hacer previamente prácticas de su uso.
  • Mochila con airbag flotante.
  • Teléfono móvil.
  • Pala y sonda.
  • Casco.
  • Pasamontañas o pañuelo para colocárselo en la boca si procede.

subir

En el monte, antes de comenzar la excusión

Si aun siendo el índice de peligro inferior a 4, se encuentran con una nevada reciente de más de 50 centímetros, evitar hacer travesías y salir de pistas señalizadas.

Si la nevada reciente es de más de 30 centímetros, el peligro se localizará principalmente en las pendientes inclinadas En este caso evitar travesías por esas zonas y limitarlas a lugares seguros.

En caso de fuerte viento o cambios rápidos de temperatura y existencia de nieve vieja, aunque la nevada reciente sea de pequeños espesores pueden generarse situaciones de peligro. En este caso evitar travesías y salir de pistas señalizadas.

Observar si se producen caídas espontáneas de aludes y coladas recientes. En este caso evitar travesías y salir de pistas señalizadas.

En situaciones de calor, hace falta controlar el espesor de la capa superficial de nieve húmeda. Cuanto más húmeda sea la nieve, más probables son los aludes de fusión. Clavando el bastón podremos medir el espesor de la nieve húmeda con baja cohesión.

Si el espesor es de más de 30 centímetros y las pendientes son pronunciadas, evitar travesías y salir de pistas señalizadas.

Observar las características del terreno:

  • La pendiente: La gran mayoría de aludes se producen entre los 30 y 45 grados de inclinación, por lo tanto se debe conocer el valor aproximado de la pendiente donde estamos.
  • La orientación de la vertiente: atención con las vertientes situadas a sotavento porque son las zonas donde encontraremos las placas de viento. En caso de calor se deberá evitar las vertientes sur, es donde se producirán con más probabilidad los aludes de fusión.
  • El relieve: Atención a las palas regulares y zonas convexas. Un terreno ondulado evita la formación de grandes aludes.
  • La vegetación: Mientras que un bosque denso es una zona segura, en un bosque clareado se pueden producir aludes.

subir

Durante el recorrido

Transitar siempre por zonas seguras:

  • Lomas y cornisas, a fin de evitar aludes procedentes de zonas superiores.
  • Atravesar las laderas por la parte más alta.
  • Zonas ventosas (situadas a barlovento), ya que siempre habrá menos nieve.
  • Zonas de relieve ondulado antes que por zonas de gran pendiente.
  • El bosque proporciona anclajes al manto. Es preferible un bosque denso antes que un bosque claro.
  • Evitar las pendientes más verticales de las vertientes y zonas convexas, donde la tensión dentro del manto nivoso es mayor.
  • Evitar vertientes de sotavento, a menudo con presencia de cornisas (posibles placas de viento).

Si se va en grupo, transitar con precaución y en fila, dejando entre si suficiente distancia de seguridad (como mínimo 10m en el ascenso).

Si lleva esquís y se pasa por zonas de peligro, soltarse las correas de seguridad y las de los bastones.

En caso de subir o bajar, hacerlo por la línea de máxima pendiente.

Antes de cruzar una vertiente sospechosa, buscar una ruta alternativa. En caso de no ser posible hacerlo por la zona más alta posible, de uno en uno, mientras el grupo espera en el lugar más seguro.

subir

Durante un alud

Mantenga la calma e intente huir por el lateral más próximo en dirección diagonal y descendente.

Cierre la boca para que no se llene de nieve.

Agárrese a cualquier roca o árbol para no ser arrastrado.

Libérese de esquís, tablas, raquetas, bastones… para evitar quedarse atrapado.

Si no encuentra agarradero, luche para permanecer a flote en el alud mediante movimientos de natación intentando mantenerse en lo alto y tratando de abrirse camino hacia los lados del alud. Al mismo tiempo protegerse la cabeza de las rocas.

Para garantizar salir con vida es muy importante no quedar sepultados. La posibilidad de salir con vida si se evita ser sepultados, se incrementa notablemente.

Si permanece sepultado, es importantísimo adoptar forma de bola y tratar de salir antes de que el alud se modere y se detenga en el valle, porque se endurecerá en pocos minutos.

Para poder respirar, desplace la nieve con los brazos y con las rodillas e intente hacer una cámara respiratoria.

Antes de moverse debe saber en qué posición se encuentra: haga gotear la saliva de los labios: Si va hacia la nariz es que se está boca abajo.

Si no puede salir, no haga esfuerzos inútiles, muévase lo menos posible, respire lentamente y espere y esté atento a la ayuda.

subir

Tras el alud

Avisar rápidamente por teléfono a los Servicios de emergencia a través del 112.

No se puede perder tiempo yendo a buscar ayuda hasta que hayamos localizado a las víctimas.

Es prioritario encontrar a las personas sepultadas lo más rápido posible. Se pondrán todos los ARVA en recepción y, mientras un miembro del grupo dirige la operación desde fuera y vigila que no caigan más aludes, los restantes empezarán la búsqueda a partir del punto de desaparición de la víctima, observando a la vez posibles indicios superficiales.

Es muy importante practicar el rescate con ARVA; si hay un accidente no se puede improvisar.

En caso de no llevar ARVA, localice el lugar donde se vio por última vez a las víctimas y señalice la dirección que llevaban.

Observe y escuche por si aparecen objetos o se oyen señales.

Cuando encuentre personas sepultadas practíqueles maniobras de reanimación y de primeros auxilios.

Fuentes: Servicio de Protección Civil del Gobierno de Navarra; L'Institut Cartogràfic de Catalunya; Dirección General de Protección Civil del Ministerio del Interior; Ministère de l'Aménagement du Territoire et de l'Environnement; Direction de la prévention des pollutions et des risques, Francia; Protezione Civile ed Emergenze, Regione Liguria.

subir

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web