(ir al contenido)

Instituto de
Salud Pública y Laboral de Navarra

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Technorati
  • Google
  • Facebook
  • Yahoo

contacto de esta sección

Promoción de la Salud

Leyre, 15

31003  Pamplona

Tfno.: 848 42 34 50

Fax: 848 42 34 74

isp.promocion@navarra.es

Cigarrillo electrónico (e-cigarrillo)

La aparición reciente en el mercado de los nuevos de cigarrillos electrónicos y su rápida difusión plantea una serie de dudas tanto a consumidores y consumidoras como al personal sanitario.

¿Qué son los cigarrillos electrónicos?

Son dispositivos con forma de cigarrillo (también puro o pipa) convencional que liberan determinadas dosis de nicotina sin mediar combustión, a través de un calentamiento electrónico de la nicotina. La cantidad de nicotina depende de la carga del cartucho que se utilice, o de la concentración del líquido cargado. El dispositivo consta de una batería recargable, un atomizador y un depósito o cartucho que contiene el líquido que se vaporiza.

OMS recuerda que la nicotina es un producto químico adictivo de consumo humano, que en dosis excesivas puede llegar a ser letal (0.5-1.0 mg por kilo de peso). La nicotina ya sea inhalada, ingerida o en contacto directo con la piel, puede ser peligrosa para la salud y la seguridad de grupos de población: niños y niñas, jóvenes, mujeres embarazadas y en período de lactancia, personas con enfermedad cardíaca y personas mayores. Todos los componentes del cigarrillo electrónico deberían mantenerse fuera del alcance de niños y niñas.

¿Qué sustancias contiene el líquido recargable?

Puede contener nicotina, lo más frecuente entre 6 y 24 mg de nicotina por gramo, o no contenerla, ya que existen cigarrillos electrónicos sin nicotina.

La agencia americana del medicamento (FDA) analizó algunas marcas comercializadas de “e-cigarrillos” y alertó de la presencia de sustancias cancerígenas, como la nitrosamina, y de tóxicas, como el dietilenglicol, también utilizado como anticongelante. Observó que la cantidad de nicotina real era más alta que la indicada en la información del cartucho y verificó la presencia de otros productos químicos.

Además pueden contener otros aditivos alimentarios que dan diferentes sabores (tabaco, mentolados, afrutados...). Algunos sabores pueden resultar especialmente atractivos a los y las adolescentes. Por lo que no puede afirmarse que solo liberen “vapor de agua”.

Estado actual del tema

Un factor que determina la situación actual, es que el uso de cigarrillos electrónicos no está regulado por la legislación de tabaco (aunque contenga nicotina) y al no ser un producto medicinal ni alimenticio escapan al control de las entidades que regulan los contenidos de estos productos. Sin embargo, unos se publicitan como alternativas sanas al tabaco y otros como terapias para dejar de fumar.

En esta situación de desregularización o vacío legal, algunos países como Australia los prohibió en el año 2008, otros han regulado o están regulando su uso, promoción y publicidad. En el año 2009, el sistema canadiense de salud recomendó no comprar este tipo de productos por posibles riesgos para la salud y porque su eficacia y seguridad no ha sido correctamente evaluada). Y en otros como España se comercializan sin problemas.

El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) recuerda que en las farmacias existen productos de nicotina medicinal limpia, con plenas garantías sanitarias, que han demostrado su eficacia para paliar el hambre de nicotina y aliviar el deseo compulsivo de fumar.

La Red Catalana de Hospitales sin Humo y la Red de Atención Primaria sin Humo recomiendan aplicar la normativa del tabaco y prohibir su uso, venta, promoción y publicidad en el interior o exterior de los centros sanitarios.

Con fecha 18 de diciembre del 2013, el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas han acordado elaborar una norma estatal para prohibir el consumo de cigarrillos electrónicos en centros sanitarios y escolares, en las administraciones públicas y en el transporte público.

http://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3141

Como resultado de este acuerdo, La Ley 3/2014, de 27 de marzo, publicada en BOE del estado, el 28 de marzo de 2014, en su disposición duodécima, modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y modifica a su vez la Ley de Tabaco 28/2005.

http://www.boe.es/boe/dias/2014/03/28/pdfs/BOE-A-2014-3329.pdf   

Esta nueva normativa modifica la actual Ley del Tabaco para detallar los lugares donde se prohíbe el uso de los cigarrillos electrónicos, así como su publicidad y definición, a falta de conocer la nueva directiva del tabaco, que se debatirá en el Parlamento europeo próximamente.

Los cigarrillos electrónicos no se podrán usar en centros de las administraciones públicas y entidades de derecho público; también estará prohibido en los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos.

Y en el caso de los centros docentes o formativos, se prohíbe en los espacios al aire libre "salvo en los de centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios y aceras circundantes".

También están vetados estos cigarrillos al aire libre en parques infantiles o zonas de juego para la infancia, siempre que estén acotados y contengan "equipamiento o acondicionamiento destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores".

En lo que respecta al transporte, su uso está restringido en cualquier tipo de vehículos de transporte público urbano e interurbano, así como en transporte marítimo, ferroviario o aéreo. En este último caso, no obstante, la prohibición sólo afecta a aviones de compañías españolas o vuelos compartidos con compañías extranjeras.

Se adoptará un código de autorregulación publicitaria: se establece el régimen de publicidad aplicable a los cigarrillos electrónicos de forma que su promoción deberá hacerse exclusivamente en aquellos soportes y franjas horarias en los que no esté prohibida según la Ley del Tabaco. Así, se prohibirá su publicidad en la emisión de programas dirigidos a menores de 18 años y durante 15 minutos antes o después de la trasmisión de los mismos.

Además, en medios audiovisuales no se podrá ver su publicidad en la franja horaria comprendida entre las 16.00 y las 20.00 horas. En ningún caso se atribuirá a los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina una eficacia o indicaciones terapéuticas que no hayan sido específicamente reconocidas por un organismo público competente; y en su publicidad no podrán aparecer menores de 18 años.

El CNPT valora negativamente esta modificación de la ley del Tabaco 2005, puesto que queda debilitada al permitir el vapeo en bares y restaurantes; ofreciendo además un traje a medida publicitario a la industria del cigarrillo electrónico hasta que se haga efectiva la transposición de la Directiva Europea de los Productos del Tabaco que prohíbe explícitamente la publicidad.

A la ciudadanía y a la salud pública le queda mucho por hacer en el logro de los espacios públicos saludables libres de humo y de vapor.

Diferentes organismos OMS, el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), semFYC-PAPPS y la Agencia de Salud Pública de Cataluña señalan la existencia de un vacío legal, detectan claros intereses comerciales y piden su regulación por:

• Los líquidos que se utilizan en los dispositivos no están regulados.

• No existen evidencias concluyentes a favor o en contra de la seguridad de su uso.

• Pueden retener a fumadores en el consumo de nicotina (sin suficientes garantías sanitarias) y mantener la dependencia gestual.

• El vapor de los cigarrillos electrónicos puede contener sustancias tóxicas y nocivas para la salud y no deberían utilizarse en espacios públicos cerrados.

• A pesar de su uso creciente, no se dispone de evidencia científica sobre su eficacia como método para dejar de fumar. Actualmente se están realizando ensayos clínicos controlados.

• OMS y el CNPT recomiendan que hasta que se demuestre su seguridad y efectividad y se regule por organismos nacionales competentes, los consumidores deberían ser aconsejados para no usar estos productos.

• El CNPT sigue considerando que además de prohibir el consumo en espacios públicos cerrados, es necesario y urgente aplicar a estos dispositivos idénticas regulaciones que a las de los productos del tabaco: adecuar su fiscalidad, prohibir cualquier forma de publicidad o promoción y la venta a menores en las mismas condiciones que recoge la legislación vigente (ley 42/2010).

Para más información sobre el tema:

- http://www.boe.es/boe/dias/2014/03/28/pdfs/BOE-A-2014-3329.pdf  

- Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Cigarrillos electrónicos: situación actual, evidencia disponible y regulación (Noviembre 2013):
  http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/tabaco/InformesTabaco.htm 

- CNPT:
  http://www.cnpt.es/listado-recursos.asp

- semFYC-PAPPS:
  http://educacionpapps.blogspot.com.es/2013/09/podemos-recomendar-los-cigarrillos.html

- AECC contra el cáncer:  
 https://www.aecc.es/Comunicacion/nuestraopinion/Paginas/cigarrilloelectronico.aspx

- WHO: (Organización Mundial de la salud). (Tobacco free initiative):
  http://www.who.int/tobacco/communications/statements/eletronic_cigarettes/en/
  http://www.fda.gov/ICECI/EnforcementActions/WarningLetters/ucm225187.htm

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web