(ir al contenido)

Instituto de
Salud Pública y Laboral de Navarra

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Technorati
  • Google
  • Facebook
  • Yahoo

enlaces relacionados

contacto de esta sección

Promoción de la Salud

Plan Foral de Drogodependencias

Leyre, 15

31003 Pamplona

Tel.: 848 42 14 39

Fax: 848 42 34 74

pfdrogod@navarra.es

Blog

Abril de 2013

DROGAS Y CEREBRO ADOLESCENTE

Por: Plan Foral de Drogodependencias 

Las drogas afectan a diversos órganos del cuerpo y muy especialmente al cerebro. Hoy sabemos que el cerebro adolescente es más vulnerable que el cerebro adulto a los efectos de las drogas.

La adolescencia es un periodo muy importante para la maduración del cerebro y hay algunas funciones que si no se desarrollan en esta etapa de la vida no se desarrollaran jamás.

La adolescencia es un periodo de transición crítico en el desarrollo de la identidad, la autonomía o la madurez de los afectos y las conductas. También es un momento en el que las regiones cerebrales que más tardan en madurar (corteza prefrontal, hipocampo) están en pleno desarrollo, lo que las hace más vulnerables a los efectos de las drogas.

En los últimos años, estamos asistiendo a un enorme desarrollo de las neurociencias y existe unanimidad en que hay partes del cerebro humano que se siguen desarrollando hasta los 20 o 24 años. Así los consumos de drogas anteriores a estas edades tienen importantes efectos nocivos en el desarrollo de los y las adolescentes teniendo efectos a corto y largo plazo.

Los efectos en el cerebro adolescente influyen en funciones básicas como la memoria, la motivación, el proceso de aprendizaje, la impulsividad y la toma de decisiones, aspectos estos de enorme relevancia tanto en las relaciones personales, familiares y sociales del adolescente, como en su rendimiento académico.

Más allá de estas consecuencias a corto plazo, los consumos tempranos de drogas tienen efectos a largo plazo como son, entre otros, la mayor probabilidad de que el consumo de drogas acabe en una adicción.

Para más información:

  • Guía sobre drogas (2007)

http://www.pnsd.msc.es/Categoria2/publica/pdf/guiaDrogas.pdf  

  • Drogas y cerebro

http://www.drogasycerebro.com/

http://www.askagintza.com/EUSKARA/drogak_larrugorrian.htm

http://learn.genetics.utah.edu/content/addiction/reward/

  • Alcohol y cerebro adolescente

http://www.adicciones.es/files/09-14%20editorial%20cadaveira.pdf

Enero de 2013

¿CÓMO SE SI MI HIJO CONSUME?

Por: Plan Foral de Drogodependencias 

El ámbito escolar como indicador relevante.

Todos lo padres se hacen la misma pregunta. Quieren una respuesta científica y definitiva ¿Tal vez mirándoles a los ojos? o quizás ¿haciéndoles unos análisis determinantes? Buscan lógicamente soluciones técnicas a un posible problema que en cualquier caso se les antoja inaccesible para ellos.

Anteriormente han intentado hablar con sus hijos respecto a posibles consumos, recibiendo por parte de los menores evasivas y silencios. En este ambiente aumentan las dudas y se inician los registros en dormitorios y mochilas buscando confirmación de sus sospechas. A partir de aquí las dos preguntas iniciales se hacen recurrentes.

Ante todo este mar de dudas sin respuestas emerge el ámbito escolar como indicador casi infalible a la hora de detectar un posible consumo de un adolescente.

Hay que advertir ya inicialmente que no todos los adolescentes que tienen problemas escolares hayan iniciado algún tipo de consumo. Por ello, hay que descartar cualquier factor médico, orgánico o social. Pero de la misma manera se puede asegurar que un adolescente consumidor, de cualquier sustancia peligrosa, planteará rápidamente problemas en el ámbito escolar.

Un menor, a diferencia de un adulto, no puede ocultar por mucho tiempo su relación con las drogas. La mente de un menor consumidor se vuelve dispersa, pérdida de memoria y déficit de atención que le imposibilita seguir un curso normalizado.

En esos primeros momentos de alerta, deben confluir dos acciones distintas y complementarias: Por un lado, la labor de detección por parte del ámbito escolar y la acción inmediata y coordinada de los padres.

Cuanto antes se actúe mejor, un problema incipiente es fácil de solucionar. Posponiendo la acción, el problema se agrava, necesitando más esfuerzos posteriores y en algunos casos sin solución.

El ámbito escolar por tanto, es fundamental en la detección de consumos en menores, así como una herramienta de normalización para solucionarlo.

Para más información:

http://www.pnsd.msc.es/Categoria2/publica/pdf/Ceapa_EstasPreparado.pdf

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web