(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook

contacto de esta sección

Atención Ciudadana
Tel.: 948 012012
         012*
Horario:
De 8h a 19h de lunes a viernes.
E-mail: navarra@navarra.es
*Coste de la llamada: 0'34 euros independientemente de la duración.

Ver más noticias de este día

Salud inicia un plan de revisión de 12.000 pacientes mayores de 65 años que toman “protectores de estómago” martes, 21 de noviembre de 2017


Farmacia, Digestivo y Atención Primaria promueven una estrategia para racionalizar el uso de estos medicamentos


Protector de estomágo

Salud pretende conseguir un buen uso de los "protectores de estómago". ( ampliar imagen )

El Departamento de Salud ha puesto en marcha esta semana una campaña para optimizar el uso de los medicamentos conocidos como “protectores de estómago”, que conlleva en una primera fase la revisión del historial de 12.000 pacientes mayores de 65 años que actualmente tienen prescrito este fármaco. La iniciativa ha sido promovida por un grupo de trabajo compuesto por profesionales de la subdirección de Farmacia del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), los servicios hospitalarios de Digestivo y la gerencia de Atención Primaria.

Con esta campaña se busca optimizar y racionalizar el uso de los llamados Inhibidores de la Bomba de Protones (IBP), que destacan entre los medicamentos más consumidos por la población navarra, con el omeprazol a la cabeza. Se estima que una de cada diez personas toma un IBP diariamente en la Comunidad Foral, ya sea bajo receta médica o por cuenta propia, un uso que se desaconseja. La proporción aumenta entre la población mayor de 65 años, con casi una de cada dos personas en tratamiento.

En concreto, el año pasado un total de 137.830 usuarios y usuarias del SNS-O recibieron prescripciones de este tipo, lo que supuso un gasto para pacientes y sistema sanitario de 7 millones de euros. Estudios estatales e internacionales cifran entre un 50-70% el porcentaje de tratamientos inadecuados con este tipo de fármacos.

La estrategia de revisión de IBP iniciada en Navarra se focaliza en una primera fase en 12.000 pacientes mayores de 65 años polimedicados que, a sus tratamientos habituales, añaden este tipo de fármacos. En un futuro, se ampliará a otros grupos de población. Este proceso puede llevarse a cabo gracias a la herramienta informática Observa, un programa del SNS-O con capacidad de seleccionar a pacientes de Navarra que cumplen unos determinados criterios de inclusión y plantear así propuestas de intervención a nivel de grandes grupos de población, que posteriormente se revisan caso por caso.

La propuesta de intervención parte del equipo de Farmacia, que mediante este programa puede remitir una sugerencia de revisión de determinada medicación a los profesionales de Atención Primaria o Especializada, que deciden aceptar la sugerencia o rechazarla tras analizar el detalle de cada historial.

Campaña informativa: “Protectores de estómago, ¿siempre necesarios?”

Dada la envergadura de este plan de revisión, se ha desarrollado una labor previa de sensibilización de profesionales y también se ha lanzado una campaña informativa dirigida a pacientes medicados con IBP y población general, con el objetivo de concienciar a la ciudadanía de la necesidad de evitar un consumo de estos fármacos sin control médico o de prolongar su uso en el tiempo innecesariamente.

Bajo el título “Protectores de estómago, ¿siempre necesarios? / Urdail-babesak, beti dira beharrezkoak?”, el SNS-O ha editado 25.000 dípticos informativos dirigidos a la población general y 25.000 folletos explicativos más extensos, que se entregarán en mano en consulta a los y las pacientes candidatos a esta intervención de revisión.

Los folletos explican los casos en los que están indicados estos fármacos y ofrecen consejos sobre cómo abandonarlos una vez que cesan los síntomas para los que se aconseja su uso. Así, se recuerda que los IBP (omeprazol, esomeprazol, lansoprazol, pantoprazol y rabeprazol) están indicados para tratar o prevenir síntomas estomacales como ardor, reflujo o úlceras, ya que impiden que el estómago produzca mucho ácido. A este respecto, se llama la atención sobre la falsa creencia de que forman una película protectora en el estómago o similar, lo que les ha llevado a ser “mal llamados protectores de estómago”.

Según explica el grupo de trabajo promotor de la estrategia para optimizar el uso de IBP, estos medicamentos son seguros y bien tolerados cuando se toman indicados por personal facultativo y durante el tiempo necesario. Sin embargo, no son inocuos y pueden producir efectos adversos, sobre todo si se utilizan a largo plazo. Por otro lado, cuando estos fármacos se toman junto con otros medicamentos pueden restarles eficacia o favorecer la aparición de efectos secundarios. Se recuerda además que, “contra de la creencia popular”, la mayoría de los medicamentos no necesitan acompañarse de una medicación que “proteja el estómago”. “Tomar varios medicamentos a la vez no justifica el uso de IBP”, subraya el grupo de trabajo.

En Navarra muchas personas inician tratamiento con IBP para manejar síntomas de dispepsia o "ardor de estómago" que se resuelven posteriormente. Sin embargo, en algunos casos, el tratamiento se continúa a pesar de que los síntomas ya han desaparecido. Este perfil de pacientes destaca entre los candidatos a dejar el tratamiento en la estrategia que acaba de ponerse en marcha.

Abandono progresivo del tratamiento y consejos para tratar la acidez sin fármacos

A través de la campaña se recuerda que estos tratamientos “no deben ser de por vida” y requieren una reevaluación periódica. Se advierte, por otra parte, de que tras un uso prolongado no deben ser abandonados de forma brusca ni por cuenta propia, sino con seguimiento médico. Habitualmente, se aconseja dejar de tomarlos poco a poco, espaciando el uso diario a un consumo cada 2 o 3 días, para después de un mes dejarlos de tomar definitivamente.

En los folletos se ofrecen consejos para prevenir o aliviar los síntomas de acidez o molestias gástricas sin necesidad de fármacos. Se trata de cuidados básicos, como reducir el consumo de alcohol, evitar el tabaco y los alimentos que produzcan “ardor”, las comidas copiosas y no acostarse justo después de comer.

Revisión de uso de pañales combinado con fármacos para la incontinencia

La revisión de medicación a nivel de un gran grupo de población que comienza esta semana es la segunda de este tipo que se promueve desde la Subdirección de Farmacia, gracias a las posibilidades que ofrece el programa Observa. El primer proceso de estas características se impulsó el pasado mes de septiembre, cuando se planteó revisar el historial de pacientes que tuvieran prescritos al mismo tiempo pañales las 24 horas del día junto con medicamentos para la incontinencia urinaria, al considerar que estos últimos podrían ser prescindibles. Se busca evitar así el coste y los síntomas secundarios asociados a estos fármacos, como estreñimiento, sequedad de ojos y boca, visión borrosa, aumento de la presión intraocular, glaucoma o taquicardia, entre otros.

El programa Observa permitió la selección de un cupo de 392 pacientes con estas características. Una vez seleccionados los pacientes candidatos al cese de tratamiento farmacológico, la Subdirección de Farmacia emitió un aviso a través de la historia clínica a sus correspondientes centros de Atención Primaria. Dos meses después, más del 60% de estos pacientes ya han sido evaluados por su médico o médica de cabecera y se ha retirado el tratamiento en el 90% de los casos evaluados.


Nota de prensa:

Si desea descargarse en formato PDF esta información completa pinche aquí .

Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web