(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook

Ver más noticias de este día

El Museo de Navarra adquiere un retrato de José María de Huarte pintado por Zuloaga

lunes, 24 de diciembre de 2007

El Museo de Navarra ha adquirido recientemente un cuadro de Ignacio Zuloaga y Zabaleta (1870-1945). Se trata del retrato de José María de Huarte y Jáuregui, un óleo sobre lienzo con unas medidas de 215 x 155 centímetros, por el que se han pagado 150.000 euros.


Retrato de José María de Huarte, obra de Zuloaga

Retrato de José María de Huarte, obra de Zuloaga. ( ampliar imagen )

El retrato es obra de madurez, realizada por Zuloaga en 1937, tan sólo ocho años antes de su muerte. En esa época, el pintor, que residía en la villa guipuzcoana de Zumaia, debió conocer a José María de Huarte, comandante jefe del bando denominado nacional, en la plaza de Zarautz. Fue entonces cuando realizó el retrato.


José María de Huarte y Jáuregui (Pamplona, 1898-Madrid, 1969) nació en la casa familiar de la calle Mayor de la capital navarra. Contrajo matrimonio con Isabel González de Olañeta e Ibarreta, viuda del duque de Montpensier. Fue marqués consorte de Valdeterrazo y de los Antrines, con Grandeza de España. Antes de este matrimonio era caballero de la Orden de Malta y había recibido numerosas condecoraciones y distinciones honoríficas.


El retratado era erudito en heráldica y genealogía. Fue autor de diversas publicaciones sobre estas materias, entre las que destaca “El Nobiliario del Reino de Navarra. Nobleza Ejecutoriada en los Tribunales Reales de Corte y Consejo de Navarra (1519-1832)”. Desde el año 1927 al 1936 ocupó el cargo de archivero-jefe del Archivo Real y General de Navarra.


De Huarte aparece en el cuadro de cuerpo entero y ligeramente girado. Va vestido con el hábito de la Orden de Malta y tiene el brazo izquierdo flexionado y apoyado en la cadera. Su figura, muy estilizada, marca una clara línea vertical en el lienzo.


El cuadro es un retrato de composición clásica. Los trazos de su pincel marcan el perfil del retratado sobre un fondo neutro, sin elementos que distraigan la mirada del espectador.


La obra se mostró en las exposiciones de Londres de 1938, Bilbao en 1939 y Zaragoza en 1946.



Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web