(ir al contenido)

Logotipo navarra.es

Castellano | Euskara | Français | English

¡Utilice el buscador!

Herramientas para el contenido

Compártelo

  • Meneame
  • Delicious
  • Google
  • Facebook

Ver más noticias de este día

Navarra lidera las medidas propuestas por el Plan Nacional de Calidad de las Aguas

lunes, 18 de septiembre de 2006

Las previsiones presupuestarias para el Plan Director de Saneamiento de los Ríos superan los 85 millones de euros.


El Gobierno de Navarra ha dado hoy luz verde a la propuesta de actuaciones que la sociedad pública NILSA (Navarra de Infraestructuras Locales, S.A) ha diseñado para el período 2006-2015, en el marco del II Plan Nacional de Calidad de las Aguas, Saneamiento y Depuración. Dicha aprobación era preceptiva para la puesta en marcha de esta propuesta, tras haber sido aceptada por el Ministerio de Medio Ambiente y ratificada por el propio Consejo de Administración de NILSA el pasado 6 de septiembre.

En reconocimiento del liderazgo de Navarra en materia de depuración de aguas residuales, el citado Plan Nacional, elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente para cumplir con la Directiva Marco del Agua establecida por la Unión Europea, ha permitido a Navarra definir sus propios objetivos y actuaciones. Unas pautas que también servirán como base para la revisión del Plan Director de Saneamiento de los Ríos de Navarra 2006-2015.

La propuesta, que cuenta con un presupuesto global de 85.532.361 euros, contempla remodelaciones y ampliaciones en nueve depuradoras de poblaciones mayores de 2.000 habitantes equivalentes (medida de carga contaminante que no sólo mide el censo sino también los vertidos industriales), con antigüedades cercanas a los quince años (Aoiz, Sangüesa, Ablitas, Cortes, Fitero, Larraga, Lesaka, Ochagavía e Isaba), para que puedan seguir cumpliendo los objetivos que marca la Directiva. El coste previsto para estos trabajos es de 7.087.647 euros. Además, se proyecta la construcción de tres nuevos colectores en Fontellas, Oteiza-Morentin-Muniain de la Solana-Aberin, y Berbinzana-Miranda, para unir estas poblaciones a depuradoras ya existentes, lo que supondrá una inversión de 4.841.971 euros.

Aguas de tormenta

Por otra parte, y con el objetivo de solucionar problemas de aliviados a los ríos y de inundaciones, se prevé la construcción de tanques de tormentas en distintas localidades situadas en las cuencas del Queiles (Cascante, Murchante, Tudela), del Alhama (Fitero, Cintruénigo, Corella), del Arga (Biurdana, colector Oblatas-San Jorge) y del Cidacos (Tafalla y Olite). El presupuesto para esta partida es de 30.269.250 euros.

Desarrollo rural sostenible

El Gobierno de Navarra mantiene su estrategia de máximo respeto hacia el modelo de desarrollo del medio rural en este ámbito. Para ello ha previsto actuaciones en poblaciones de menos de 2.000 habitantes equivalentes. Por una parte, NILSA ha priorizado el tratamiento biológico en todas las poblaciones de más de 250 habitantes equivalentes, lo que supondrá 15 actuaciones que afectarán a las localidades de Abárzuza, Azcona, Arizala, Areso, Cirauqui, Mañeru, Ezcároz, Figarol, Labayen, Liédena, Monreal, Pueyo, Rada, Oronoz-Mugaire, Oieregi, Narvarte, Legasa, Doneztebe, Sunbilla, Tiebas, Urdax, Ziordia y Zubiri.

Por otra, ha asignado una partida presupuestaria de 15 millones de euros para los núcleos de menor población. La suma de ambos conceptos asciende a 25.582.568 euros.

Navarra, sensible al fósforo

Un exceso de nutrientes (fósforo, nitrato) en los ríos provoca la proliferación de algas que absorben el oxígeno necesario para que otras especies, como los peces, puedan vivir en ellos. La declaración de Navarra como zona sensible al fósforo supone reducir esta sustancia en las depuradoras que tratan el agua de núcleos de población mayores de 10.000 habitantes equivalentes, y que son Tudela, Cárcar-Andosilla-San Adrián, Estella, Valtierra-Arguedas, Tafalla-Olite, Bajo Arga (Funes, Falces, Caparroso, Marcilla y Peralta), Cintruénigo, Corella y Bajo Ebro (Cabanillas, Fustiñana, Ribaforada y Buñuel).

NILSA estudia primar la eliminación biológica del fósforo sobre la eliminación por precipitación química, ya que considera que permite la reutilización agrícola del fango que resulta del tratamiento del agua residual, aporta menos sales al agua y el coste de operación y mantenimiento es menor. La inversión necesaria para reducir el fósforo en las nueve plantas depuradoras se ha estimado en 15.990.925 euros.

Otro de los capítulos tenido en cuenta ha sido la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) como puntal de la labor de NILSA. Continuar trabajando en las líneas de tratamiento del agua residual, en los fangos resultantes y en la gestión de biosólidos supondrá un coste de 1.760.000 euros.

El objetivo es fortalecer el liderazgo navarro no sólo en depuración sino también en las líneas derivadas del tratamiento del agua, en las que el resto de comunidades autónomas todavía no ha profundizado.

Además de estas propuestas técnicas, se ha elaborado una previsión económica basada en la premisa de mantener constantes las aportaciones de los Planes de Infraestructuras Locales. También ha contado con el supuesto de que el Ministerio de Medio Ambiente financiará alrededor de un 30% de las inversiones necesarias, tal y como sucedió en el anterior Plan Nacional de Saneamiento y Depuración (1995-2005).


Gobierno de Navarra

Contacte con nosotros | Accesibilidad | Aviso legal | Mapa web